Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

entrevista 

"Ya llevamos treinta misiones a China, Djibouti, República Checa, Canarias o Melilla por la pandemia"

El general Julián Roldán es el jefe de la Jefatura de Movilidad Aérea en Zaragoza donde coordinan todos los aviones y helicópteros que usa el Gobierno para combatir el coronavirus

El general Julián Roldán en la Jefatura de Movilidad Aérea.
JULIAN ROLDAN ( GENERAL JEFE DEL JMOVA ) / CORONAVIRUS / 30/03/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Oliver Duch

¿Cuántas misiones han emprendido desde el Ejército del Aire relacionadas con el coronavirus?

Hasta la fecha, ya llevamos unas treinta misiones de aerotransporte de material y personal por todo el mundo contra la pandemia.

El Gobierno acude a los aviones militares para traer material sanitario desde China y la República checa. ¿Cómo se produjo?

Un Hércules C-130 acudió a la República Checa a por trajes EPI y mascarillas y un Airbus A400M a Shanghai dos veces a por test. Los dos aviones son del Ala 31 de la Base de Zaragoza. A raíz de la declaración del estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 se nombraron autoridades delegadas competentes. Entre ellas, la ministra de Defensa, fue una de la habilitadas para dictar las órdenes para prestar todos los servicios que permitan la protección de las personas, lugares y bienes. Por tal motivo, ordenó al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, que emitiera el Plan de Operaciones en el que se detallaran las medidas a llevar a cabo por las Fuerzas Armadas para dar una respuesta rápida, efectiva y contundente contra el coronavirus. Una de esas medidas es dedicar medios de transporte aéreo para realizar las operaciones de transporte de personal y material.

¿Desde Zaragoza se controlan todos los vuelos de transporte?

A partir de aquí comenzaron a llegar todas las peticiones, entre ellas las de transporte aéreo, al Mando de Operaciones, dependiente del JEMAD, quién las asigna al MACOM, que las ejecuta a través de su Jefatura de Movilidad Aérea (JMOVA), que está en Zaragoza.

¿La Base Aérea de Zaragoza está cerrada al paso de civiles por el riesgo de contagios?

El General Jefe de la Base Aérea, atendiendo a las órdenes e instrucciones recibidas para prevenir y contener la transmisión del virus y mitigar su impacto entre el personal que trabaja en la Base, ha tenido que tomar una serie de medidas que permitan garantizar la disponibilidad operativa de las unidades allí ubicadas. El Ala 31 tiene que preservar las tripulaciones y personal de mantenimiento para tener la máxima disponibilidad. En esta Jefatura se han tomado medidas similares, aunque adaptadas a nuestra instalación. A pesar de las medidas adoptadas el peligro está al acecho, hasta ahora lo tenemos controlado, pero en esta crisis nunca podemos lanzar las campanas al vuelo porque el enemigo es muy imprevisible y traicionero.

¿Desde la Jefatura de Movilidad Aérea, que usted dirige, planifican todos los días las operaciones aéreas necesarias?

Desde la JMOVA se planifican y coordinan todas las misiones de aerotransporte en el territorio español asignadas al Ejército del Aire para esta operación de crisis sanitaria denominada «Operación Balmis» y el mando y control se realiza desde el Centro de Operaciones Aéreas del Mando Aéreo de Combate. Además de las misiones que ha relacionado del Ala 31 de la Base Aérea de Zaragoza, hemos asignado misiones a los aviones C-295 del Ala 35 (Base de Getafe), a los C-212 del Ala 37 (Base de Valladolid), al C-295 del Ala 35 y a los helicópteros Súper Puma del 802 Escuadrón de Búsqueda y Salvamento del Ala 46, que están en la Base de Gando, en Canarias. En ellas se han transportado personal y material de la Unidad Militar de Emergencias (UME), así como material sanitario de varias instituciones.

Además, se trasladaron a 23 militares españoles desde Djibouti porque había uno contagiado. ¿Fue una misión complicada?

Se realizó con un A400M y tripulación duplicada por la duración del vuelo y se tomaron todas las precauciones para que el traslado se efectuase dentro de las medidas dictadas por las autoridades sanitarias militares. Por tal motivo se contó con la colaboración de la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) del Ejército del Aire, militares profesionales acreditados en la atención médica a bordo de aeronaves. Era un vuelo que conocemos por la misión contra la piratería, pero se convirtió en extraordinario.

¿La crisis sanitaria les ha llevado en Aragón a no dar permisos o traer militares en la reserva?

Cada unidad, centro u organismo militar se ha tenido que adaptar a la situación extraordinaria que estamos viviendo y, para poder garantizar su misión, han tomado las medidas convenientes coordinadas con sus respectivos Mandos. En la JMOVA tenemos a todo el personal disponible, sin permisos oficiales, dividido en dos turnos para evitar contactos próximos y garantizar la gestión del transporte aéreo.

¿Han cancelado ejercicios o se han salido de la EATC (Mando Europeo de Transporte Aéreo)?

Se han cancelado los ejercicios y mantenemos el sostenimiento de las misiones en el extranjero, priorizando en todo momento la crisis sanitaria u operación Balmis, como así se ha apodado en Defensa. Tuvimos que coordinarnos y replegar la semana pasada a los EF-2000 (Eurofighter) que estaban en el ejercicio Red Flag en Estados Unidos. Estamos preservando el personal porque esta crisis es impredecible y traicionera y por eso necesitamos máxima disponibilidad. Con el EATC seguimos trabajando y, por ahora, no se ha considerado necesario retomar el avión sin coordinarnos con ellos.

Las compañías aéreas privadas han empezado a anunciar que eludirán los vuelos. ¿Serán solo los aviones militares que realicen estos vuelos del Gobierno?

Hasta la fecha se están contratando algunos vuelos con empresas o compañías para transportar material sanitario. A partir de ahora, dependiendo del volumen de mercancías que se hayan contratado, las autoridades competentes tendrán que determinar los medios a emplear. Nosotros estamos preparados para apoyar con máxima disponibilidad.

¿Han tenido que tomar muchas medidas de seguridad en sus dependencias contra el virus?

Se han tomado todas las medidas recomendadas y elaborado en un plan de prevención específico para la Jefatura que hemos divulgado entre el personal. Tenemos dos positivos y tres con síntomas leves en casa que evolucionan favorablemente. Cada unidad cumple su misión y, para ello, aplicando esas medidas contamos con el personal necesario para que no haya muchos contactos estrechos y garantizarlas.

¿Tienen previsto alguna operación especial si el coronavirus se extrema?

Las Fuerzas Armadas y, en particular, el Ejército del Aire, llevaremos a cabo todas las misiones que se nos encomienden para luchar contra esta pandemia al igual que lo están haciendo nuestros conciudadanos, cada uno desde su puesto de responsabilidad. Tenemos que llevar material a Melilla con escala en Sevilla y luego la llevarán en helicóptero a Ceuta. Llevamos a personal de la UME y material desde la Base de Gando hasta Lanzarote para desinfección de edificios. Estamos pendientes en llevar carga a Palma de Mallorca como servicio rápido. Estamos disponibles para traer material sanitario de China.

¿Los militares esperaban que esta epidemia fuera tan fuerte?

Esta crisis es inédita e insospechada. Nadie nos escapamos de una epidemia pero no pensábamos que nos fuera hacer parar. En nuestra generación no nos lo esperábamos.

¿El avión Hércules de la Base está dando sus últimos coletazos?

El Hércules del Ala 31 ha acabado su misión en el destacamento Marfil en Dakar (Senegal) y ya ha regresado el día 31 de marzo a Zaragoza porque el plan es darle de baja a finales de año. El Ejército del Aire intentará llegar a algún acuerdo de con otros países para darles salida. El avión que estaba en Gabón, un C295 del Ala 35, va a sustituir al Hércules en Dakar.

"Hay mucha gente que se juega la vida contra el coronavirus!"

El general Julián Roldán reside en el mismo edificio de la Jefatura Movilidad Aérea y esa circunstancia le va bien en la cuarentena. A las 8.15 se celebra un ‘briefing’ o reunión con los oficiales de operaciones, transporte y de secretaría general para valorar la semana y como van a afrontar el día. Explica que en las semanas anteriores a la operación Balmis se adaptaron «a las normativas e instrucciones» de sus mandos para afrontar las misiones de transporte aéreo. «Hemos adaptado los grupos y el edificio acaparando el material imprescindible de protección individual», precisa.

Pero cuando se le recuerda si ha vivido algo similar al coronavirus, el jefe de la Jefatura Aérea cree que es algo «inédito». Aun así rememora que ha vivido «algunas situaciones muy complicadas en misiones de rescate» cuando fue integrante del 803 Escuadrón de Búsqueda y Salvamento del Ejército del Aire y «en determinadas operaciones de rescate de heridos y enfermos como miembro de las tripulaciones del destacamento Helisaf en Afganistán».

«La diferencia es que se hacían algunas misiones en las que, por cumplirlas y salvar vidas, sabías que estabas corriendo mucho peligro, incluso que tu vida y la de tus tripulantes estaban en riesgo, pero en esta crisis sanitaria son innumerables las personas que están luchando por sus conciudadanos jugándose la vida», concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión