Despliega el menú
Aragón

aragón

Descienden un 40% los infartos que se tratan en Aragón por miedo a ir al hospital

En los primeros 15 días de confinamiento se han atendido 19 alertas de código infarto en los hospitales Miguel Servet y el Clínico en Zaragoza, cuando la media son 2,1 casos al día en la Comunidad.

Los infartos, las enfermedades respiratorias y el cáncer son las causas más frecuentes de mortalidad en la UE.
Los infartos, junto con las enfermedades respiratorias y el cáncer, son las causas más frecuentes de mortalidad en la UE.
Pixelaway

La pandemia del coronavirus está provocando que personas con síntomas de sufrir un infarto no acudan estos días a los hospitales por miedo al contagio, con el peligro que ello implica. Eso está ocurriendo a nivel nacional y Aragón no es una excepción. Según fuentes del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, en los 15 días que llevamos de aislamiento (desde el 16 de marzo) se han atendido en este centro y en el Clínico Lozano Blesa un total de 19 alertas código infarto; lo que representa un descenso que ronda el 40% (en la Comunidad se registran una media de 2,1 infartos al día).

A estos datos se suma un estudio de la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología que revela que el numero de pacientes que se tratan por infarto en la Comunidad han disminuido un 42% durante la primera semana de confinamiento. "La segunda será similar o incluso peor", apunta Oriol Rodríguez, cardiólogo Intervencionista en el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, en Badalona (Barcelona), y autor de dicho informe, que se va a presentar esta semana.

Para elaborar el estudio, la Asociación ha recogido información de 80 centros de toda España (en Aragón, con datos de los hospitales Miguel Servet y el Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza ) y ha analizado cómo ha variado la actividad asistencial dentro de la cardiología intervencionista entre la última semana de febrero y la del 16 al 22 de marzo, la primera del aislamiento decretado por el Gobierno central. "Hace un año hicimos un registro de todos los infartos que había en nuestro país en todas comunidades durante un periodo de tiempo y aprovechando esta red, y viendo que se trabajaba menos y se hacían menos procedimientos, hemos hecho este informe", explica.

El mismo panorama a nivel nacional

De él se desprende que los procedimientos que se hacen de cardiología intervencionista han caído casi a la mitad en nuestra Comunidad. "El número de infartos registrados en la última semana de febrero fueron doce y la del 16 al 22 de marzo, siete. Lo que se ha visto es congruente con lo que se ve en el resto de España, con un descenso del 40%", indica.

Por regiones, la caída mayor de casos tratados lo registran Extremadura (hasta un 85%), Castilla-La Mancha y Andalucía. En el lado opuesto, el estudio apunta a Cataluña (con un 26%) y el País Vasco.

Para Oriol Rodríguez, la disminución de infartos tratados puede tener muchas implicaciones. "La primera es que probablemente hay muchos pacientes que tienen un infarto y lo pasan en casa por no ir al hospital; eso se relaciona con mayor muerte súbita. Uno de los problemas del infarto es que los pacientes hacen arritmias y estas pueden provocar un paro cardíaco. Cuanto más tiempo se tarda en consultar al hospital más riesgo hay de que el paciente haga un paro cardíaco y se muera antes de llegar al centro sanitario", destaca.

Asimismo, alude a las graves consecuencias de demorarse en acudir al hospital. "No lo tenemos medido, pero es una impresión. Los pacientes que consultan vienen con más tiempo de evolución del infarto y eso hace que tengan más riesgo de complicaciones. Esto empeora mucho el pronóstico. La impresión que tenemos es que con esta epidemia va a aumentar la mortalidad por el infarto y la morbilidad (las complicaciones relacionadas con el infarto)", advierte.

Oriol Rodríguez hace un llamamiento a la gente que crea que puede estar teniendo un infarto: "Que llamen a emergencias, que no se queden en casa. El coronavirus es una enfermedad grave y tiene una elevada mortalidad, como vemos, pero la mortalidad por el infarto es muy superior. La gente que no consulta va a tener mucha más mortalidad que la que tiene el propio covid-19".

"El coronavirus es una enfermedad grave y con una elevada mortalidad, pero la mortalidad por el infarto es muy superior"

Opresión en el pecho (a veces en el abdomen también) que puede irse hacia el brazo o el cuello, malestar, mucha sudoración e incluso náuseas y vómitos. Esos son los síntomas de sufrir un infarto, tal y como recuerda Oriol Rodríguez. Si alguien los siente, ya sabe que no puede quedarse en casa.

Siga toda la información sobre el coronavirus, en Heraldo.

Etiquetas
Comentarios