Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

El Gobierno de Aragón ultima una guía para afrontar el Covid-19 como una emergencia global

Fijará los procedimientos sanitarios, psicosociales, logísticos y de suministro de alimentos y de material de protección.

Aragón
Lambán y los consejeros de la DGA, en un gabinete de crisis.
DGA

Aragón ultima un plan que recogerá la estrategia global para plantar cara al Covid-19 como una emergencia sanitaria. Responsables de Protección Civil y del 112, en colaboración con todos los departamentos del Gobierno aragonés, preparan un documento en el que se detallarán los procedimientos sanitarios y psicosociales contra el coronavirus, desde la detección de síntomas hasta el tratamiento, las medidas de aislamiento, las normas de seguridad y la logística, con una atención especial a garantizar el suministro de alimentos, medicamentos y material de protección.

La consejera de Presidencia, Mayte Pérez, confía en que el plan esté listo esta misma semana para remitirlo a todos los miembros del Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de Aragón para que lo revisen. "Es una guía concreta sobre el Covid-19 que puede ser extrapolable a algún otro caso que suponga una emergencia sanitaria de esta índole que espero que tardemos muchísimo tiempo en llegar a aplicar", explica.

La futura ley de emergencias que la DGA comenzó a redactar tras los daños causados por la borrasca Gloria, en la que se unificará la legislación previa y se buscará una mejor coordinación de los recursos materiales y humanos, incluirá también la forma de actuar ante una emergencia sanitaria. En estos momentos, Aragón carece de un plan específico, como ocurre en la mayoría de las comunidades autónomas. "No nos volverá a pasar", asegura Mayte Pérez, que recuerda que estamos ante una "emergencia insólita, sin precedentes", en la que nos enfrentamos a "una guerra cuyo monstruo no tiene cara". 

La crítica situación provocada por la crisis sanitaria y económica del Covid-19 se combate a diario desde el gabinete de crisis en el que se ha reconvertido el Consejo de Gobierno del Ejecutivo autonómico. A las 9.00, todos los consejeros, con el presidente de Aragón, Javier Lambán, a la cabeza, participan en una reunión de forma presencial o por videoconferencia para ajustar la estrategia a seguir para frenar la expansión del virus y limitar sus efectos. "El presidente nos plantea las cuestiones concretas que entiende prioritarias, y cada departamento va aportando las dificultades que encontramos y de qué manera podríamos abordarlo", detalla Pérez.

Como consejera de Presidencia, participa también en la reunión del Cecop, un órgano "más operativo", que mantiene el contacto con los ayuntamientos, las comarcas y las diputaciones. La coordinación con el Ejecutivo de Pedro Sánchez se lleva a cabo a través de la Delegación del Gobierno, que controla las Fuerzas de Seguridad del Estado, con videoconferencias sectoriales y con bilaterales. Así se solucionan las dudas sobre la interpretación de las normas o la adaptación a la regulación y el territorio de la Comunidad.

Aunque el objetivo fundamental es "resolver las urgencias" que causa en las personas el coronavirus, el Ejecutivo autonómico recuerda que tiene unos "efectos colaterales" a medio y largo plazo, y eso obliga a pensar también en el futuro. "Tenemos la obligación de trasladar al Gobierno central y a Europa la necesidad de articular medidas extraordinarias que sean un revulsivo para nuestra economía, que va a sufrir muchísimo por esta crisis", advierte Pérez. Por su parte, intentan avanzar cuanto está en su mano, como refleja la decisión de activar la ampliación de Plaza, para que siga siendo un "referente logístico" en Europa

Etiquetas
Comentarios