Despliega el menú
Aragón

Aragón busca pacientes curados de Covid-19 para usar su plasma en otros enfermos

El Banco de Sangre y Tejidos indica que los donantes deberán certificar haber recibido el alta hospitalaria y tener un test PCR negativo para que se les puedan extraer muestras.

Un donante, en el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón
Un donante, en el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón
DGA

El Banco de Sangre y Tejidos de Aragón hace un llamamiento a aquellas personas que han superado el Covid-19 para que donen plasma con el que poder ayudar a otros pacientes en su proceso de curación. Su plasma hiperinmune, una vez procesado, podría ayudar a reducir el curso de una enfermedad desbocada de momento en España y que ha causado ya más de 4.000 muertos e infectado a más de 56.000 personas.

En este sentido, José María Domingo, director técnico del centro, insiste en que los potenciales donantes, “por ahora no demasiados en Aragón, aunque esperamos que cada vez sean más y más”, deben haber sido diagnosticados como positivos en coronavirus con las pruebas PCR (reacción en cadena de polimerasa), haber estado hospitalizados y recibido posteriormente el alta con el consiguiente análisis PCR negativo. Solo entonces podrán ser donantes de plasma, explica Domingo, que descarta a quienes se hicieron una prueba que dio positivo y pasaron la enfermedad en casa, pero no tienen un test negativo que demuestre que han vencido al virus aunque ya no tengan síntomas y se encuentren perfectamente. “No nos podemos arriesgar a que tengan todavía un residuo viral en sangre”, explica este experto.

Los potenciales donantes deberán tener entre 18 y 60 años, pesar más de 50 kilogramos, tener buen estado de salud y haber estado siete días o más asintomáticos. No deberán tener antecedentes transfusionales ni obstétricos, ni tampoco gestaciones previstas, y es recomendable que tengan anticuerpos anticovid positivos.

Solidaridad en tiempos de pandemia

En estos tiempos de pandemia, son muchas las iniciativas solidarias que están sacando a relucir lo mejor de la ciudadanía. Por ello, Domingo apela a esa solidaridad para pedir a estos pacientes ya curados que se pongan en contacto con el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón y aporten un granito de arena que puede ser vital. Debido a que la ley de Protección de Datos impide a los hospitales proporcionar una lista de pacientes curados, el centro debe recurrir a otros cauces para dar con ellos. Así que pide a los aragoneses ya sanados que sean quienes se pongan en contacto. “Les explicaremos el proceso tranquilamente, es un proceso estándar, nada diferente a una extracción convencional”, explica. A quienes no cumplen estos parámetros les ruega que se abstengan de llamar. “Lo harán con la mejor intención del mundo, pero solo consiguen bloquear los teléfonos”, añade Domingo.

Para participar debe dirigirse al Banco de Sangre y Tejidos de Aragón en el teléfono 876 764 300, de lunes a viernes de 8.00 a 21.00, y sábados de 8.30 a 14.00, indicando el nombre y apellidos y un número de teléfono para contactar posteriormente con el potencial donante. También puede enviarse un correo electrónico director técnico del banco, a la dirección jmdomingobsta@gmail.com. Es necesario aportar un consentimiento del paciente/donante, verbal en primera instancia y por escrito a posteriori. El personal facultativo del centro procederá a llamar a los pacientes potenciales donantes para hacer un precribado telefónico antes de la cita para la donación en sus instalaciones.

Una vez extraído el plasma, este será congelado a -30 grados hasta que sea demandado por los hospitales para inyectárselo a los pacientes que pueden aprovecharse de sus beneficios.

Anticuerpos contra la infección

El tratamiento surge de la idea de que, cuando una persona se enferma, el cuerpo genera anticuerpos que luchan contra la infección. De esa manera, cuando ese sujeto se recupera los anticuerpos se quedan flotando en su sangre, especialmente en el plasma, que es la parte líquida de la sangre. Por tanto, el tratamiento consiste en recolectar esos anticuerpos que quedan flotando en el plasma para inyectárselos a una persona enferma y ayudarle a luchar contra el virus.

Todo este proceso se lleva a cabo gracias a la coordinación entre Bancos de Sangre de toda España, explica Domingo. Pero esta iniciativa no es la única en este sentido. Así, la Comunidad de Madrid también tiene previsto contactar con profesionales de hospitales con el fin de tantear con cuántos pacientes curados se podría contar para extraerles plasma hiperinmune. Este ensayo clínico, en el que van a participan el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid y otros hospitales de la región, la más afectada por la pandemia, está pendiente de las autorizaciones del Ministerio de Sanidad.

Esta terapia, que se basa en experiencias previas y en estudios que se han desarrollado en otros países, ya ha sido aprobada por la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), y ya se ha llevado a cabo para hacer frente a otras infecciones como la gripe española de 1918, el SARS o el MERS.

En 2014, cuando la auxiliar de enfermería Teresa Romero se contagió de ébola tras atender al religioso Manuel García Viejo, se la trató con plasma de otra religiosa, Paciencia Melgar, que superó la enfermedad en Liberia.

Además, la multinacional catalana de hemoderivados Grifols está colaborando en varios ensayos clínicos en Estados Unidos y España con el objetivo de desarrollar un potencial tratamiento contra el coronavirus Covid-19.

La compañía ha indicado que en Estados Unidos está colaborando con varios organismos estatales, como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para recoger plasma de pacientes que han superado la enfermedad, procesarlo y producir inmunoglobulinas 'anti-Covid-19'. Esta colaboración también incluye el desarrollo de estudios preclínicos y clínicos necesarios para determinar la eficacia de esta terapia.

Por otro lado, en España la firma catalana está trabajando en un ensayo clínico con plasma de pacientes recuperados inactivado por azul de metileno y colabora con determinados centros de donación y hospitales públicos. También está colaborando con algunos centros hospitalarios en el diseño de diversos estudios clínicos para comprobar la eficacia y la potencial utilización de algunos medicamentos contra el Covid-19.

Grifols ha agregado que está trabajando en el desarrollo de un método de diagnóstico propio del coronavirus, con capacidad de procesar 1.000 muestras diarias y que "podría estar disponible en las próximas semanas".

Regístrate en la newsletter de HERALDO y tendrás cada día toda la información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios