Despliega el menú
Aragón

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE ARAGÓN

Lambán: "Espero que pronto tengamos mascarillas, gel y respiradores para autoabastecernos"

El presidente aragonés, que pedirá a Sánchez garantías para la cadena alimentaria, no descarta recurrir a "nuevas formas de hospitalización" si las ucis se saturan por el Covid-19

JAVIER LAMBAN ( PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DE ARAGON ) / CORONAVIRUS / 20/03/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Javier Lambán, presidente de Aragón, en su despacho, donde atendió la llamada de HERALDO
Oliver Duch

¿Cuántas horas duerme al día desde que se declaró el estado de alarma?

Cinco. No suelo dormir mucho.

¿Infravaloraron los gobiernos europeos la amenaza real que suponía el coronavirus?

Era imposible de prever cuál podía ser el alcance real. Todo el mundo nos hemos sorprendido de alguna forma y después hemos tratado de reaccionar de la manera más eficaz de la que hemos sido capaces.

¿Qué les diría a los aragoneses que se preguntan cómo es posible que el Gobierno central autorizara manifestaciones y mítines el 8-M y al día siguiente anunciara el cierre de los colegios?

Ese tipo de consideraciones a estas alturas ya no nos llevan a ningún sitio. Es hora de apretar filas, de unidad, de coordinación y cooperación y, cuando pase todo esto, se podrán hacer los análisis correspondientes.

Faltan mascarillas, equipos de protección… ¿Cuándo habrá material suficiente para garantizar la seguridad de los profesionales indispensables?

En estos momentos no hay problemas ni de camas ni de ucis. El principal problema es el material, y lo vamos a tratar de remediar requiriéndoselo al Gobierno. Nos hemos encontrado con la colaboración de la CEOE, la patronal aragonesa, para inventariar las industrias que se pueden dedicar a producir los materiales que necesitamos. Confío en que pronto tendremos geles, mascarillas y respiradores para autoabastecernos.

¿Cuántas empresas estarían implicadas en esa producción?

Unas cuantas, la respuesta está siendo muy positiva. No me cansaré de enviar mensajes de gratitud a la ciudadanía, que está cumpliendo a la perfección esa tensión cívica que le estamos reclamando. Creo que los efectos de los confinamientos los notaremos a muy corto plazo en el número de contagios. Y doy las gracias también a las empresas que nos han hecho llegar sus reservas de guantes y mascarillas; y a todos los profesionales que están haciendo que podamos hacer frente a esta crisis. 

Vimos cómo Javier Marión, gerente del Servicio Aragonés del Salud, se emocionaba en una de sus comparecencias. ¿Eran lágrimas de agradecimiento, de preocupación o de impotencia?

De agradecimiento; de impotencia, en absoluto. El Salud está funcionando de una manera excelente. Tenemos problemas de material en todas las comunidades. La impotencia sería bajar los brazos y darse por vencido. A los políticos se nos tiene que exigir que ofrezcamos seguridad a los ciudadanos y que seamos eficaces al aplicar las normas, a evitar contagios, prevenir y curar para superar cuanto antes la crisis sanitaria y hacer frente al primer impacto económico que sobre las empresas y el empleo está teniendo.

Los zarpazos en la economía ya han comenzado. ¿Cuántos Expedientes Temporales de Regulación de Empleo tramita la DGA?

Por ahora son 264 ERTE, con 3.307 trabajadores afectados.

El futuro será muy complicado.

Hay que empezar a pensar en los escenarios que se nos vienen encima, que son cualquier cosa menos tranquilizadores. No sabemos cuál va a ser el paisaje después de la batalla, pero me temo que será escalofriante en cuanto a destrucción de empleo. No es descartable que este año no solo Aragón y España sino Europa entren en recesión. No sabemos de qué naturaleza será esta crisis, pero sí que es distinta a la de 2008 y no podemos hacer lo mismo. Europa se equivocó entonces. Además de trabajar en atajar la catástrofe sanitaria, estamos tratando por todos los medios de que no se paren los proyectos y sectores estratégicos de nuestra economía. Si ya eran muy necesarias la logística, la agroalimentación y la digitalización hace unos meses, cuando salgamos de la crisis sanitaria habrá que activarlas con mayor motivo si cabe.

El Gobierno impulsa un plan de choque de 200.000 millones.

Creo que ha sido una decisión muy acorde con el momento. Las autonomías vamos a necesitar mucho más dinero, las carencias presupuestarias van a ser mayores. La economía va a necesitar estímulos fortísimos que España solo puede aplicar y poner en funcionamiento con el resto de los países europeos. Vamos a necesitar una política muy ambiciosa de la UE en términos fiscales, porque si no, nos podemos instalar en el fondo de un pozo económico del que nos costará salir más incluso que en 2008.

Una empresa aragonesa, Certest Biotec, fabrica 40.000 test del Covid-19 al día. ¿Se han puesto en contacto con ellos?

La política de localizar empresas que nos puedan surtir de lo que necesitamos incluye todos los recursos que pueda imaginar para hacer frente a la crisis.

¿Cuándo se podrán incrementar de forma notable las pruebas de coronavirus a casos sospechosos como recomienda la Organización Mundial del Salud (OMS)?

No me atrevo a hacer ningún pronóstico. Lo único que puedo decir es que estamos tomando todas las medidas a nuestro alcance para disponer de los recursos que necesitamos lo antes posible.

Hay infectados por coronavirus en varias residencias y la mayoría de los fallecidos en Aragón se contagiaron en ellas. ¿Atenderán la petición de ayuda que están lanzando desde los centros?

Se está trabajando en un plan para que haya una estrecha coordinación entre Sanidad y las residencias. Se trata de proteger y cuidar mucho a las personas que trabajan en las residencias, que son espacios donde esta crisis se manifiesta con mayor virulencia.

El Gobierno central transferirá recursos a las autonomías. ¿Cuánto dinero llegará a Aragón?

Unos 11 millones para sanidad y servicios sociales, pero hoy en la videoconferencia con Pedro Sánchez le pediré más. Y reclamaré que no se olvide de la cadena alimentaria del primer eslabón al último. Hay que tomar medidas para preservar la seguridad sanitaria de los profesionales que se dedican a ello, desde el campo hasta los supermercados y las tiendas.

Garantizar ahora el suministro de alimentos a la población parece fundamental.

Es tan importante que funcionen los hospitales como que funcione la cadena alimentaria. Aragón produce alimentos para 12 o 14 millones de personas, y somos 1,2 millones; por lo tanto, capacidad productiva tenemos. Pero es importante que las fábricas alimentarias estén abiertas, que la logística funcione y que en las tiendas haya vendedores. Hay rigideces en lo que se refiere al uso de vehículos para el traslado de los profesionales que, en mi opinión, son excesivas, y se requiere mucha seguridad sanitaria para quienes se ocupan de este menester.

¿Hay alguna predicción sobre cuándo alcanzará Aragón el pico de contagios por Covid-19?

No lo sé. Y si me pregunta cuántos contagios va a haber, tampoco. Lo único que tengo que decir es que voy a coordinarlo todo para que lleguemos al pico cuanto antes, para que la estabilización de los contagios se produzca cuanto antes, para que el número de contagios sea el menor, y para que los aragoneses sientan que están gobernados por unos políticos que milagros no pueden hacer, pero que están siendo capaces de hacer las cosas con la suficiente responsabilidad como para que estén seguros.

¿Se plantean incrementar la capacidad de las unidades de cuidados intensivos (unas 190) con hospitales de campaña como hacen otras comunidades?

Los expertos en sanidad nos tranquilizan bastante respecto a la disponibilidad de camas en los hospitales, de ucis, e insisten en que lo primero que tenemos que solucionar es lo del material, y en ello estamos. Desde el punto de vista de la prevención no le oculto que no dejamos de valorar escenarios que espero que no lleguemos a vivir, y para eso estamos pensando en la posibilidad de que tengamos que recurrir a espacios de hospitalización nuevos. Contemplamos la posibilidad, espero que remota, y tenemos algunas ideas para activarlas si fuera necesario.

Si las ucis se saturan, ¿tienen alguna instrucción sobre qué tipo de pacientes tendrán prioridad?

No ha llegado ninguna instrucción al respecto.

¿Contempla la posibilidad de contratar más profesionales?

La decisión de contratar a los profesionales que la sanidad necesite ya está tomada, aunque creo que a día de hoy no se necesitan más. Pero las cifras cambian día a día. Hay que ser muy precisos en la información que se da a los ciudadanos para no generar expectativas positivas ni negativas. Ni para alarmar más de lo debido, ni para edulcorar la situación. Muchas de las actitudes que tenemos que adoptar son las de una guerra. Cuando pase, habrá que impulsar medidas de reconstrucción.

Torra se queja en Europa de la gestión que hace el Gobierno de la crisis del coronavirus en Cataluña. ¿Es momento de usar la crisis sanitaria como arma política?

Como no debe ser arma política, y en aras de la responsabilidad, ni siquiera voy a valorar las opiniones de este señor, pero se puede imaginar lo que pienso de ellas.

Veníamos de una época política convulsa. ¿Va a suponer esta crisis sanitaria un punto y aparte para empezar a hacer las cosas de otra forma primando la unidad?

Lo que está ocurriendo va a suponer un cambio radical de paradigmas, de prioridades. Después de la crisis van a ser imprescindibles grandes acuerdos y mucha serenidad. Puede que a algunos se les ocurra plantear algún tipo de crisis constitucional. Yo creo que lo último que se tendría que plantear en este país en ese momento es añadir problemas nuevos a los que ya tenemos. Las cosas habrá que hacerlas con firmeza y con determinación, pero con mucha serenidad y espíritu de unidad, con mucho patriotismo.

Tras la pedagogía sobre el confinamiento se van a endurecer las sanciones. ¿Es necesario?

Si tiene éxito el confinamiento, tendrá éxito la lucha contra el coronavirus. Es una medida fundamental. Creo que no se tendrá que recurrir a la aplicación de muchas sanciones porque el comportamiento de la gente está siendo ejemplar, pero para los pocos que incumplan las prescripciones, las sanciones son justas y necesarias.

Parece que el confinamiento se ampliará. ¿Tiene alguna previsión de cuánto tiempo más será?

Nadie tiene ninguna duda de que pasados estos 15 días, en el Congreso se tendrá que aprobar una ampliación no sé si de una semana, otros 15 días o cuánto tiempo.

¿Qué deberemos aprender de esta crisis sanitaria cuando acabe?

Espero que podamos extraer lecciones de cara al futuro. Una de ellas será que debemos instalarnos definitivamente en el mundo global y que habrá que tomar medidas tanto en protocolos de prevención y de actuación como en investigación para que este tipo de circunstancias sean asumibles, predecibles y gestionables. Y vemos que los españoles, por muy propensos que sean a la calle, cuando por razones de Estado se apela a su responsabilidad y a su patriotismo, responden de una forma admirable. Los políticos tenemos que estar a su altura y ser tan responsables y patriotas como ellos. Quizá en los últimos años no hemos estado a la altura de las circunstancias. Ahora hay que tener altura de miras, pensar ante todo en el país, en Aragón, en el interés general, y dejarnos de planteamientos cortoplacistas y miserables que en los últimos años han dominado la política española.

¿Que mensaje envía a los aragoneses en este difícil momento?

Que confíen en los poderes públicos, en los trabajadores y en los empresarios. Estamos trabajando juntos, intentando ser eficaces y ofrecer seguridad, y con la contribución de los ciudadanos con esa conducta ejemplar del confinamiento lo superaremos. No va a ser fácil. Lo peor seguramente está por llegar tanto en términos sanitarios y económicos, pero por la vía de la coordinación y de la cooperación, los aragoneses pueden estar convencidos de que saldremos adelante.

Etiquetas
Comentarios