Despliega el menú
Aragón

UNIVERSIDAD

Las consecuencias de copiar en un examen

En algunos estudios se ha comprobado que 7 de cada 10 universitarios han copiado alguna vez.

Algunos estudios, han comprobado que siete de cada 10 universitarios han copiado alguna vez.
Algunos estudios, han comprobado que siete de cada 10 universitarios han copiado alguna vez.
Guillermo Mestre

Viral se hizo la historia de que un profesor británico pilló a 14 de sus 99 alumnos copiando en un mismo examen. El profesor, consciente de que estos utilizaban una conocida página web para copiar durante la prueba, trucó la respuesta en esa web. Y es que lejos quedaron las notas metidas dentro de un bolígrafo transparente o las anotaciones en los pañuelos de papel o en la tapa de la calculadora. Ahora, las técnicas utilizadas por los estudiantes son cada vez más ingeniosas y tecnológicas, y los profesores son conscientes de ello.

Del 16 de enero hasta el próximo 8 de febrero, los estudiantes de la Universidad de Zaragoza se examinan de sus asignaturas del primer cuatrimestre. Y, aunque la institución aragonesa no tienen constancia de cuántas personas utilizan estos métodos, desde la biblioteca de la Universidad de Alcalá de Henares se realizó un estudio que desveló que siete de cada diez alumnos admiten haber copiado, al menos, una vez durante su carrera universitaria.

Ante este panorama, el mercado echa humo cada vez que se acercan épocas de exámenes. Pinganillos de segunda mano en Wallapop o en MilAnuncios, personas que se ofrecen a ayudarte a hacer el examen o tiendas, como La Tienda del Espía, con presencia en Zaragoza, que ofrecen todo tipo de tecnologías. El precio de estos dispositivos, que pasan desde pinganillos con 'bluetooth' a cámaras muy pequeñas que retransmiten el contenido del examen, son variables, pues se pueden encontrar desde los 50 euros de segunda mano hasta los 300 euros en el caso de los más sofisticados y minúsculos.

Y, ¿qué ocurre si detectan que un alumno está copiando? Según el acuerdo del 22 de diciembre de 2010, del Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza, por el que se aprobó el Reglamento de Normas de Evaluación del Aprendizaje, “si en el desarrollo de una prueba de evaluación el profesorado involucrado tiene conocimiento de la quiebra de los principios de decoro, legalidad o mérito individual tales como el uso de documentos o herramientas no permitidas, la copia o intento de copia de los resultados obtenidos por compañeros, la comunicación entre estudiantes en temas referentes a la evaluación, el plagio o un comportamiento impropio, se procederá a la expulsión inmediata del estudiante de la prueba de evaluación, se le suspenderá la prueba y se levantará acta de los motivos, que se elevará al centro junto con las verificaciones documentales que estime oportunas para su valoración”. Es decir, suspenderá el examen.

Desde el Vicerrectorado de Estudiantes explican que “generalmente, esas cuestiones se resuelven en cada centro y salvo que sea un problema difícil de resolver, no trasciende al Vicerrectorado”. Eso sí, quedan registradas en el expediente del alumno. Por este motivo, desde la Universidad no cuentan con una estadística en la que se indique cuantos estudiantes han sido pillados utilizando algunas de estas técnicas.

Y, ¿con qué fórmulas cuenta el profesor para poder detectar estas prácticas irregulares? En la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), conocida como Selectividad, las administraciones educativas de cada comunidad autónoma han dictado instrucciones para realizar los exámenes, como no llevar el móvil y cualquier dispositivo electrónico similar o dejar las orejas despejadas para evitar sospechas. La Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza llegó a anunciar la puesta en marcha de inhibidores con los que se intentaba frenan el uso de pinganillos u otros aparatos electrónicos, pero finalmente no se instalaron porque el Gobierno nacional no aprobó su utilización.

Por eso, ahora, los profesores cuentan, únicamente, con su propia perspicacia. Según el Reglamento de Normas de Evaluación del Aprendizaje, “es responsabilidad del departamento que imparta las materias a evaluar el asegurar la suficiente vigilancia y supervisión durante el desarrollo de las pruebas”. 

Etiquetas
Comentarios