Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

Empresas

Tres décadas de alimentación animal

Después de 30 años de actividad, el grupo turolense Gapiba ha arrancado una nueva línea de negocio: la producción de piensos ecológicos.

El grupo de producción de piensos para alimentación animal Gapiba está ubicado en la localidad turolense de La Puebla de Híjar.
El grupo de producción de piensos para alimentación animal Gapiba está ubicado en la localidad turolense de La Puebla de Híjar.
A. R.

Cuando van a cumplir tres décadas de actividad, el grupo de producción de piensos para alimentación animal Gapiba, ubicado en la localidad turolense de La Puebla de Híjar, ha decidido dar un nuevo impulso a su producción para arrancar la producción de piensos ecológicos. «El mercado está despuntando por esa vía ya que los consumidores son cada vez más exigentes y se preocupan cada vez más por la calidad de los productos», explica Juan Salvador, director general de Gapiba e hijo del fundador de la compañía.

Para desarrollar esta nueva vía de negocio, Gapiba ha adquirido y adaptado una fábrica en Híjar, para lo que ha tenido que destinar una inversión de unos 800.000 euros. De esta ubicación saldrán los nuevos piensos ecológicos, que se comercializarán bajo la marca Biofeedoo y que llegarán al mercado nacional, aunque los responsables de la empresa no cierran las puertas a vender a otros países.

Durante el pasado mes de diciembre Gapiba inició la producción de los primeros kilos de pienso ecológico. «Ha sido un periodo de adaptación y de familiarización con todo lo que supone esta nueva vía de producción. No tanto con los procesos de fabricación, que son iguales a los del pienso convencional, como con los pasos previos», explica Salvador.

«Hay que tener un cuidado exquisito -añade el director general de Gapiba- a la hora, por ejemplo, de seleccionar a los proveedores».

Para Gapiba «la alimentación de los animales es un factor fundamental en su desarrollo y el bienestar, lo que se traduce directamente en la calidad de la carne y rentabilidad para el ganadero», afirman desde la empresa. Y es precisamente en esta filosofía en la que se enmarca esta nueva línea de negocio del grupo turolense, en un momento en el que, como explica Salvador, «el mercado de pienso convencional es muy maduro».

La principal característica de los piensos ecológicos es que se fabrican con ingredientes procedentes de la agricultura ecológica, no modificados genéticamente y libres de determinadas sustancias como plaguicidas tipo herbicidas, insecticidas u otros contaminantes de origen químico, manteniendo así el máximo respeto al medio ambiente.

Cereales como trigo, cebada o centeno u oleaginosas como la soja son algunas de las materias primas para la elaboración de este tipo de piensos.

Perspectivas para 2020

En la actualidad, el grupo empresarial Gapiba está formado por tres empresas: Ganados y Piensos del Bajo Aragón, dedicada a la fabricación de piensos; Silos Val de Zafán, destinada a la compraventa de cereal; y Agroganadera Bajo Martín, con la integración y explotación de ganado porcino, una actividad que ha sido tradicional en la familia Salvador y que supone alrededor del 30% de la actividad de grupo.

El objetivo de Gapiba para el año que ahora comienza es «consolidar la apuesta que hemos realizado por esta nueva línea de negocio que supone el pienso ecológico», apunta el director general del grupo.

Todo ello, aún haciendo frente al condicionante que supone estar ubicados en una zona como el Bajo Aragón. «Es complicado, sobre todo para aspectos como la contratación. La falta de población hace difícil algunas veces encontrar en nuestra zona ciertos perfiles profesionales», asevera Salvador.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión