Despliega el menú
Aragón

teruel

Un hombre en prisión y dos en libertad con fianza por una presunta agresión sexual en Teruel

Los hechos ocurrieron en los servicios de un bar y la víctima, una mujer de 28 años, denuncia que fue objeto de tocamientos tras verse acorralada por tres varones.

Uno de los detenidos a su entrada a los juzgados de Teruel
Uno de los detenidos a su entrada a los juzgados de Teruel
Antonio García/Bykofoto

Un hombre ingresó este pasado domingo en la prisión provincial de Teruel y otros dos quedaron en libertad con fianza como presuntos autores de un delito de agresión sexual que se habría cometido en los servicios de un bar de copas de la capital turolense en la noche del viernes al sábado pasados. La víctima, una mujer de 28 años que pudo zafarse del ataque, denunció los hechos y la Policía Nacional detuvo a los supuestos autores esa misma madrugada. Dos de los tres detenidos –todos originarios de Guinea Conakry y con edades comprendidas entre 21 y 29 años– residen irregularmente en España.

Los tres detenidos pasaron en la mañana del domingo  a disposición del juez de guardia en Teruel, que, tras tomar declaración a la víctima, a una testigo y a los tres sospechosos, ordenó el ingreso en prisión de uno de ellos. Le considera el presunto autor de tocamientos en los órganos genitales de la denunciante. A otro detenido, que habría sujetado a la mujer, le dejó en libertad con una fianza de 3.000 euros que deberá depositar antes del próximo día 10. Por último, el tercer arrestado, que no habría entrado en contacto con la víctima pero habría presenciado la agresión, quedó en libertad con una fianza de 600 euros.

La víctima, residente en Teruel aunque natural de Zaragoza, presenta una fuerte afección psicológica como consecuencia de lo ocurrido, según indicó una fuente cercana al caso, aunque no sufrió lesiones físicas, salvo unas marcas de agarrones en los brazos que podrían responder al ataque. La mujer explicó que pudo empujar a sus agresores y escapar.

Según indicó, pasaba una noche de fiesta con su novio y un grupo de familiares y, cuando se separó de ellos para ir al baño, se produjo la agresión. Señaló que inmediatamente después del ataque estaba tan conmocionada por lo ocurrido, que no se atrevió a contárselo a las personas que la acompañaban. Finalmente, confesó el ataque sufrido a sus acompañantes y se procedió a la denuncia. A partir de entonces, se siguió el protocolo previsto en estas ocasiones con una revisión de la víctima en el hospital Obispo Polanco.

La descripción que la joven facilitó de los agresores a la Policía Nacional posibilitó la rápida detención de dos de ellos en las proximidades del local donde ocurrieron los hechos. A continuación, los agentes se desplazaron al piso de Teruel que comparten los tres detenidos y allí procedieron a capturar al tercer sospechoso siguiendo también la precisa descripción de la denunciante.

Relato pormenorizado

Los tres arrestados negaron las acusaciones de agresión ante el juez, aunque reconocieron haber estado los tres juntos en el local de copas donde, según la víctima, se produjo la agresión sexual. Una fuente cercana a la investigación señaló que la denunciante realizó un relato pormenorizado de los hechos.

Uno de los detenidos a su entrada a los juzgados de Teruel
Otro de los arrestados a su entrada a los juzgados de Teruel
Antonio García/Bykofoto

La agresión se habría producido en el espacio común que da acceso a los baños de hombres y mujeres de un bar de la plaza Bolamar. El cuarto que antecede a los servicios está separado del resto del establecimiento por una puerta. Los hechos se desarrollaron con gran rapidez cuando la víctima salía del baño y dos hombres se abalanzaron sobre ella. Mientras uno de los atacantes la sujetaba, otro le bajó los pantalones y realizó los tocamientos. La joven empujó a sus agresores y pudo escapar. Todo ocurrió en torno a las 4.00 del sábado, cuando el establecimiento se empezaba a vaciar de público al acercarse la hora de cierre.

El juez aplicó distintas medidas legales a los acusados en función de su implicación en los hechos y de su situación personal. El hombre enviado a prisión y supuesto autor de los tocamientos se encuentra en España en situación irregular, mientras que el detenido que quedó en libertad con una fianza de 600 euros –y que mantuvo una actitud más pasiva durante la agresión– también reside irregularmente en Teruel, pero trabaja esporádicamente cuidando de un anciano. Por último, el varón que sujetó, presuntamente, a la víctima vive en España legalmente como asilado y trabaja a tiempo completo en una residencia de la tercera edad. Los tres implicados residen en un piso de acogida de una oenegé.

Los dos sospechosos que quedaron en libertad tienen que depositar la fianza antes del próximo día 10 y, mientras tanto, deben comparecer cada día en el juzgado o en la Policía Nacional antes de las 10.00.

Una vez aportada la garantía económica impuesta por el juez, deberán personarse en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes a la espera de juicio. Tienen prohibido ponerse en comunicación con la víctima por cualquier medio y acercarse a menos de 100 metros de ella.

Los detenidos pueden ser condenados a penas que oscilan entre uno y cinco años por agresión sexual. Durante la comparencia ante el juez, estuvieron acompañados de un intérprete de francés al no hablar español ninguno de ellos. Una fuente judicial señaló que la víctima reconoció sin duda a los tres detenidos como los agresores, tanto presencialmente como a través de fotografías.

Etiquetas
Comentarios