Despliega el menú
Aragón

COMARCA RIBERA BAJA DEL EBRO

Alforque, Gelsa y Velilla celebran la reapertura del puente sobre el Ebro

El único nexo de unión entre ambas orillas del río ha estado cerrado por obras durante un año.

El puente de Gelsa se reabrió el 20 de diciembre.
El puente de Gelsa se reabrió el 20 de diciembre.
Zafarache

El único nexo de unión entre las localidades a ambas orillas del río Ebro en la comarca de la Ribera Baja, el puente de Gelsa, ha estado cerrado por obras durante un año. La ansiada reapertura se produjo el pasado 20 de diciembre y los vecinos de los principales municipios afectados lo quieren celebrar por todo lo alto.

Así, los ayuntamientos de Alforque, Gelsa y Velilla organizan una fiesta el próximo 11 de enero para inaugurar oficialmente la nueva construcción, que ha tenido que ser intervenida de urgencia dado su estado de deterioro.

Todos los vecinos están invitados a participar en una jornada festiva que comenzará con una chocolatada a las diez de la mañana en Velilla. Después, el centro de la actividad pasará a Gelsa, donde se recorrerá un pequeño trayecto hasta el puente, con la música de la banda municipal y la coral. Una vez allí, en este escenario clave para la comarca, actuarán los danzantes de Velilla de Ebro.

En cualquiera de las tres localidades organizadoras se podrán adquirir tiquets para participar en una comida popular, que irá acompañada por una exposición fotográfica que hará un repaso por la historia del puente de Gelsa, y actuará el grupo de jota local.

Fuegos artificiales y discomóvil serán otras de las actividades que se proponen para las últimas horas de esta jornada festiva.

El pasado 20 de diciembre, los primeros vehículos volvieron a circular por el puente de Gelsa, una maniobra que no ha podido realizarse durante los últimos doce meses. La nueva estructura mantiene la estética de arcadas del anterior puente. Pero solo se parecerá en esto ya que su solidez y anchura permitirán que ahora puedan cruzar dos camiones en sentidos opuestos al mismo tiempo, sin temblores, sin socavones y, sobre todo, sin el miedo de los conductores.

Etiquetas
Comentarios