Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Sanidad

El Provincial, pionero en la reconstrucción de hombro con injertos de cadáver

El hospital ya ha practicado por artroscopia 15 cirugías de este tipo este año.

La Unidad de Cirugía Artroscópica y Hombro del Provincial se creó en 2017.
La Unidad de Cirugía Artroscópica y Hombro del Provincial se creó en 2017.
Toni Galán

Con el objetivo de buscar unas cirugías menos agresivas, el hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) es pionero en hacer, por medio de artroscopias, reconstrucciones capsulares de hombro con "matrices dérmicas de cadáver". El procedimiento consiste en sustituir los tendones rotos e irreparables por estos injertos con el fin de obtener una extremidad funcional y evitar o, al menos retrasar, una prótesis en esa zona.

Ha sido la Unidad de Cirugía Artroscópica y Hombro del Provincial la que ha liderado este año 15 cirugías de este tipo. La técnica consiste, según explica el coordinador de la unidad, Sami Val, en utilizar ese tejido de cadáver, darle forma y estabilizar el hombro. "Al llevarlo a cabo de forma mínimamente invasiva, el postoperatorio y la recuperación del paciente son francamente satisfactorios", explica Val.

Esta técnica es posible, explica el doctor Val, cuando todavía no existe artrosis. Entonces, es necesario recurrir a una prótesis de hombro con cirugía abierta. En este tipo de situaciones, la Unidad del Provincial también ha desarrollado técnicas para implantar suplir las carencias de hueso que muchas veces tienen los pacientes. "Hemos desarrollado técnicas para implantar huesos del banco de huesos para suplir esas carencias", señala Val. De hecho, recuerda que el equipo de la unidad, compuesta por cuatro personas, busca siempre la mejor alternativa a todos los casos que se le presentan. Recuerda, de hecho, que otra de las alternativas que se le ofreció a una paciente con un "brazo muerto" fue una cirugía compleja, con "una transferencia del pectoral mayor desde el esternón conservando su propio plexo neurovascular". "Era la única alternativa que teníamos y el equipo del Provincial nos fuimos a practicarla en un cadáver al hospital Ramón y Cajal de Madrid. Antes de llevar a cabo una cirugía, vemos las posibilidades que tiene", apunta.

Aumento de lesiones

El número de procesos de la unidad ha ido aumentando considerablemente desde que se puso en marcha hace dos años. Actualmente, cuenta con una media de 280 cirugías anuales, de las cuales casi un 50% son de artroscopias de hombro y un 40% de rodilla. Este tipo de cirugía mínimamente invasiva también se hacen de cadera y otras articulaciones, como tobillo, muñeca o codo.

Val reconoce el incremento de lesiones de este tipo en los últimos años, sobre todo, vinculadas al aumento de actividad deportiva en pacientes de más de 30 años. "No es que sea malo hacer deporte, pero sí que hay que practicarlo de acuerdo a las posibilidades físicas que tienes y la lesión que padeces", explica. Por ejemplo, cada vez practican más artroscopias de cadera para evitar el deterioro progresivo de la articulación en patologías preartrósicas como el denominado pinzamiento femoroacetabular.

Etiquetas
Comentarios