Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Sanidad

El Salud abre más quirófanos de tarde para frenar la escalada de las listas de espera

Solo en el hospital Miguel Servet la previsión es operar a más de mil personas entre octubre y diciembre.

El Servet mantendrá durante el mes de julio quirófanos abiertos en horario de tarde.
Sanidad ha puesto en marcha medidas para reducir lista de espera.
Oliver Duch

Tras meses de escalada, Sanidad intenta por fin poner freno a la lista de espera quirúrgica, que ha alcanzado su récord en estos últimos cuatro años con más de 4.200 pacientes pendientes de una intervención desde hace más de seis meses. Los quirófanos de los principales hospitales aragoneses están a pleno rendimiento y las famosas peonadas, operaciones que los médicos hacen de manera voluntaria por la tarde y se les paga como extra, se han disparado en las últimas semanas. Solo en el hospital Miguel Servet de Zaragoza la previsión es poder llegar a intervenir a más de mil pacientes hasta mediados de diciembre.

Este plan de choque comienza después de que durante los primeros nueve meses de año los bloques quirúrgicos hayan estado a medio gas. El déficit de anestesistas y la negativa de estos profesionales a hacer peonadas en el Miguel Servet si la dirección no mejoraba su organización y sus condiciones económicas han ralentizado las intervenciones y han aumentado las esperas, sobre todo, en algunas especialidades como Traumatología o Cirugía General. En la primera más de 1.600 pacientes llevan más de seis meses pendientes de una intervención y en la segunda, 746.

El Salud ha tomado medidas tras el máximo de pacientes en lista de espera desde que Javier Lambán llegó al Gobierno, en 2015, y a pocas semanas de la próxima cita electoral del 10 de noviembre. Ha completado las plantillas de anestesistas y ha dado la orden a los profesionales de utilizar al máximo los quirófanos en turno de mañana y de tarde para hacer el máximo de cirugías y reducir la lista de espera estructural, aquella de más de seis meses. Esta es la única que se hace pública a través de la página web del Departamento de Sanidad.

Así, mientras en los últimos meses apenas se abrían medio centenar de quirófanos vespertinos en el Miguel Servet, en octubre ya llevan unos 130 y la previsión es alcanzar los 200 la semana que viene.Por ejemplo, solo en Traumatología se cuenta con once quirófanos más semanales. Toda esta actividad extra supondrá operar a más de 600 pacientes este mes (la media de enfermos en cada quirófano cada tarde es de unos tres).

Según algunas fuentes consultadas, el ritmo de trabajo durante el mes de octubre ha sido tan frenético, que los profesionales han solicitado hacer alguna cirugía menos durante el próximo mes de noviembre. No obstante, los profesionales del Miguel Servet confían en poder operar entre 1.000 y 1.200 pacientes de lista de espera entre octubre y mediados de diciembre, antes de llegar a la Navidad, cuando se concentran las vacaciones de los profesionales sanitarios y algunos pacientes son más reacios a pasar por el quirófano.

El resto de hospitales aragoneses también han pisado el acelerador para intentar reducir la abultada lista de espera o, al menos, evitar que siga incrementándose. Hay que tener en cuenta que aunque se consiga sacar a muchos enfermos, también entran otros tantos cada día.

Plan en el resto de centros

Aunque el hospital Nuestra Señora de Gracia (Provincial) no había dejado de operar por la tarde, las peonadas en algunas especialidades han aumentado considerablemente.Si en los últimos meses los quirófanos vespertinos se habían dedicado a operar cataratas, ahora se han incrementado los destinados a sacar lista de espera de Cirugía General del Clínico (388 pacientes llevaban más de 180 días aguardando una operación en septiembre). También el Royo Villanova, por ejemplo, desde hace tiempo se ocupa de procesos de Cirugía General del Clínico.

Precisamente, en este último hospital también están a pleno rendimiento después de que se haya podido completar la plantilla de anestesistas con la contratación de hasta siete profesionales. Tras el paréntesis de los últimos meses, el Clínico ha recuperado el ritmo y ha pasado a hacer entre cuatro y cinco quirófanos cada tarde e incluso hay tres o cuatro días este mes que han llegado a abrir hasta seis de tarde para quitar lista de espera.

El hospital Obispo Polanco también está recurriendo a las peonadas para hacer cirugías de algunas de las especialidades con más demora, como Oftalmología. Aunque no de una manera generalizada por la falta de anestesistas, el centro sí que está echando mano de las horas extra de los profesionales para operar a pacientes de las listas de espera. Incluso, según admiten algunas fuentes consultadas, ha aumentado la actividad de ecografías en horario vespertino para reducir la acumulación de pruebas.

Etiquetas
Comentarios