Despliega el menú
Aragón

Investigación

Almendra y melocotón, se someten a examen en el CITA

El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) cuenta con la única EEDHE de Europa centrada en el almendro.

En el laboratorio de la EEDHE se llevan a cabo detallados estudios.
En el laboratorio de la EEDHE se llevan a cabo detallados estudios.
CITA

Lograr almendras más resistentes a la sequía o a las heladas, de floración más tardía o de maduración más temprana. O conseguir melocotones de mayor calibre y sabor más intenso para atraer a los consumidores. Estos son algunos de los retos que se plantean los mejoradores de todo el mundo cuando prueban nuevas variedades en sus campos de ensayo, con el fin de ofrecérselas luego a los productores. Pero no en todos los casos las variedades que presentan en el mercado son nuevas ni ofrecen mejores resultados.

Por este motivo, y para comprobar su carácter original, existen las Estaciones de Examen de Distinción, Homogeneidad y Estabilidad (EEDHE) especializadas en el ensayo técnico de diferentes cultivos. En el caso de Aragón, el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) cuenta con la única EEDHE de Europa centrada en el almendro, de manera que es en Montañana donde se examinan todas las nuevas variedades que se comercializan en Europa.

«Nosotros nos encargamos de comprobar que las variedades que obtienen los mejoradores y que traen al centro para analizarlas son realmente nuevas. Para ello, recogemos su material vegetal y lo comparamos con las colecciones de referencia que tenemos en el Banco de Germoplasma del CITA», apunta José Manuel Alonso, director de la estación EEDHE y responsable de los ensayos técnicos.

Este año, Alonso recuerda que se están sometiendo a examen cinco variedades diferentes de almendra y 70 de melocotonero. En este último caso, se trata de especies de floración media y tardía, ya que los casos de floración temprana se hacen en Valencia.

En España, hay diez centros especializados en frutales de clima templado, que se encargan de analizar diferentes variedades de albaricoquero, almendro, avellano, cerezo, higuera, melocotonero, nogal y peral. También se estudia el comportamiento de frutas tropicales, como el aguacate, chirimoyo, mango, piña y plátano; y en otras EEDHE se dedican a comprobar los cítricos, olivo, vid y fresas.

Esta comprobación es larga y, sobre todo muy precisa, ya que durante los primeros años del estudio se hace una caracterización morfológica de las flores, los frutos que se obtienen o las características del árbol. Y todo ello para comprobar, casi cuatro años después, que se trata de una opción nueva, totalmente diferente a las que existen en el mercado.

«Las variedades que sometemos a ensayo se cultivan en una parcela de acceso restringido dentro de una finca experimental del CITA de casi cien hectáreas, porque estamos hablando de material vegetal muy valioso. Todas las variedades cuentan con derechos, que luego los agricultores pagan en forma de royalties, de ahí la importancia que tiene reconocer una variedad nueva porque es la única manera de validarla para poder comercializarla e incluirla en el registro oficial», matiza José Manuel Alonso.

Además, en la EEDHE cuentan con un laboratorio perfectamente equipado para poder realizar los trabajos de identificación varietal. En total, trabajan en este proyecto media docena de profesionales cuyo reto pasa por comprobar que las especies que presentan los mejoradores son realmente novedosas para el agro nacional e internacional.

Etiquetas
Comentarios