Despliega el menú
Aragón

renovables

Un sol de energía para el campo

Cada vez más explotaciones agrícolas instalan paneles solares para tener energía. Es más rentable, limpia y más eficiente, lo que facilita la actividad de los agricultores.

Un trabajador de Greengrouping instala paneles solares en el techo de una explotación ganadera aragonesa.
Un trabajador de Greengrouping instala paneles solares en el techo de una explotación ganadera aragonesa.
Greengrouping

Entre 30 y 40 explotaciones agrícolas de la zona del Somontano y comarcas cercanas han instalado en lo que va de 2019 equipos de energía solar fotovoltaica para el suministro de sus negocios. Artífice de ello ha sido la empresa energética Greengrouping, ubicada en Barbastro y dedicada al montaje y mantenimiento de este tipo de equipamientos.

«Desarrollamos nuestra actividad en dos ámbitos dentro del sector agrícola: el autoconsumo y la gran generación de energía», explica Manuel Burrel, director de Greengrouping, que arrancó su actividad en 2005, y que cuenta con una plantilla de siete personas entre ingenieros y personal técnico y de administración. «Tenemos la perspectiva de ampliar nuestra plantilla», añade Burrel. Y es que «el sector agrícola está cada vez más receptivo a colocar estos equipos», afirma.

En cuanto a las instalaciones agrícolas, estas pueden ser de dos tipos: de suministro de energía o de bombeo solar. «La diferencia es que, en la segunda, destinada al control de caudal de riego, se instala un variador que regula el agua», explica el responsable de Greengrouping.

Estas instalaciones permiten aislar la explotación agrícola de la red eléctrica general, pudiendo llegar así a ser autosuficiente en el consumo energético. Con ello, disminuye la factura eléctrica de la explotación, aumentando la rentabilidad para el agricultor. Estos sistemas también pueden ser aplicados en zonas aisladas con un acceso deficiente a la red eléctrica, permitiendo con ello el desarrollo de estas áreas marginales y fijar población en el medio rural.

Además, debido a la incorporación de sistemas de monitorización, se consigue una mayor eficiencia en el uso del agua, ya que no solo se puede tener un control casi total de la instalación de riego desde dispositivos móviles, sino también acceso a un histórico de datos de uso y gasto. Si a estos sistemas les sumamos tecnologías TIC, que ajustan la disponibilidad eléctrica con las necesidades de riego, tenemos una combinación perfecta que aumenta de forma considerable la eficiencia.

De hecho, la instalación de paneles solares puede proporcionar ahorro energético no solo de manera directa, sino de manera indirecta. «Si se colocan en las cubiertas de las granjas, los paneles sirven de aislante, llegando a crear una diferencia de temperatura de hasta cuatro grados más cálida en invierno y más fresca en verano entre el interior y el exterior».

Explotaciones "agrovoltaicas"

Además de ser inagotable y limpia, la energía solar «ofrece una alta rentabilidad, ahorros de entre el 30% y 40% en la factura energética», incide Burrel. Además, la amortización es relativamente rápida. En cinco o seis años, los equipamientos están amortizados.

Incluso algo menos de tiempo, cuatro años, es lo que le costará a Antonio Rabal, propietario de una granja de porcino en Peralta de Alcofea, amortizar la inversión realizada en paneles solares que producen la energía necesaria para gestionar los alimentadores de los animales. «Hemos pasado de utilizar el generador de gasoil una media de tres horas diarias a usarlo unos quince minutos. Incluso, en los tres meses de verano, el generador no ha sido necesario», explica Rabal, que además destaca la «tranquilidad» que da saber que hay electricidad 24 horas al día.

En la misma línea se manifiesta Joaquín Barrio, un agricultor de la zona de Usón, que, en este caso, espera la conclusión de los trabajos de instalación de unos paneles con un equipo de bombeo de caudal de riego para una plantación de almendros. «Regar con energía solar es una maravilla». «No me tengo que preocupar de averías, de tener que reponer piezas… He ganado en calidad de vida», añade este agricultor, que ya tiene instalados algunos paneles solares en sus terrenos.

Por su rentabilidad, su limpieza y su eficiencia, la energía solar se convierte en una gran aliada de los productores agroalimentario. Ha venido para quedarse, e incluso ya se habla del término «agrovoltaica» para denominar a las explotaciones alimentadas con este tipo de energía.

Etiquetas
Comentarios