Despliega el menú
Aragón

Política

Casado abre la precampaña en Zaragoza con la promesa de eliminar tributos y subir pensiones

Asegura que suprimirá los impuestos de Sucesiones y Patrimonio si es presidente por considerar que son "injustos". Hace un último llamamiento a la «responsabilidad» a Ciudadanos para compartir coalición el 10-N.

El PP ha abierto este domingo la precampaña electoral en Aragón con un clásico de su ideario, la promesa de una rebaja fiscal. Poco más de un año después de perder el Gobierno por una moción de censura, el presidente nacional del partido, Pablo Casado, se ha comprometido en Zaragoza a suprimir los impuestos de Sucesiones y Patrimonio si llega a gobernar tras las elecciones del próximo 10 de noviembre. Así lo ha asegurado en la celebración del día del afiliado del PP-Aragón, en el parque de atracciones, donde ha defendido que con su supresión por ley el PSOE no podrá "paralizarlo" en los parlamentos autonómicos. "Son impuestos injustos que lastran a las familias de clase media que han ahorrado toda la vida para dejar su casa o sus ahorros a hijos y nietos", ha defendido.

Lo que no ha aclarado es cómo piensa compensar, solo a las arcas autonómicas de Aragón, los 194 millones de euros que se prevén recaudar este año para atender los servicios públicos o mantener las carreteras.

No ha sido el único anuncio en esta materia, ya que el líder regional del partido, Luis María Beamonte, ha adelantado que la próxima semana registrará en las Cortes de Aragón una proposición de ley para bonificar al 99% las herencias entre padres, hijos y cónyuges, lo que beneficiaría a las 167 personas que, con los datos fiscales de 2016, siguen pagando tras haberse elevado la exención a 500.000 euros. La medida cuenta de entrada con el rechazo del cuatripartito (PSOE, PAR, Podemos y CHA) y de IU, ya que en el pleno celebrado hace dos semanas ya se opusieron en la Cámara a una proposición no de ley del PP para instar a DGA a dicha bonificación.

Casado ha protagonizado la fiesta anual de los populares, para la que el partido ha llegado a vender casi 2.000 tiques para almorzar paella y en la que los dirigentes provinciales, Javier Campoy (Zaragoza), José Antonio Lagüéns (Huesca) y Joaquín Juste (Teruel), han cerrado  filas en torno al líder con el objetivo de ganar las próximas elecciones generales.

A este respecto, el presidente nacional ha puesto Aragón de ejemplo y "símbolo del pacto", al que ha llamado una vez más a Ciudadanos para conformar la plataforma España Suma y garantizar una mayoría absoluta. "En estas elecciones se decide si gobierna el PP o seguimos bloqueados con Pedro Sánchez", ha sentenciado.

La rebaja fiscal no ha sido la única propuesta electoral que ha lanzado en Zaragoza. A renglón seguido, Casado ha prometido "subir y garantizar" las pensiones a los 9,5 millones de jubilados, cuyo voto será clave el 10-N. Para hacer "sostenible" el sistema, ha sostenido que solo hace falta crear empleo y crecimiento económico. "Os quiero recordar que cuando ha gobernado el PP siempre se han revalorizado las pensiones, mientras González las dejó quebradas y con Zapatero, congeladas. No podemos permitir que otro Gobierno socialista ponga en riesgo lo que os merecéis tras trabajar 50 años", ha dicho.

Tras el capítulo de las promesas electorales, el líder popular ha entrado de lleno a criticar al presidente en funciones, Pedro Sánchez, por "justificar" al presidente de la Generalitat, Quim Torra, por haber hecho defensa, según Casado, de las actuaciones de los miembros de los CDR detenidos en Cataluña.

Casado ha tendido la mano del PP al líder socialista para "hacer cumplir la ley y preservar la paz y la convivencia en Cataluña", aunque al mismo tiempo le lanzó una advertencia sobre el juego de alianzas para gobernar instituciones con independentistas: "No se puede coger una mano al PP y la otra dársela a JxCat en la Diputación de Barcelona y a ERC en Badalona o Castelldefels".

Ultima llamada al pacto a Cs

El presidente del PP también ha aprovechado las últimas horas que restan para comunicar alianzas electorales, el plazo concluye este lunes a las dos de la tarde, con el fin de hacer el enésimo llamamiento a Ciudadanos para sumar fuerzas. Sin llegar a citar a Albert Rivera, ha manifestado que lo que algún político "sin mucha responsabilidad ha decidido no unir en una oferta electoral" lo tendrán que solventar los ciudadanos con su voto.

Precisamente, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha destacado minutos antes en la apertura del acto que si gobierna es gracias a una coalición con Cs respaldada por Vox, lo que demuestra la "suma de la moderación" no solo ha funcionado "sino que ha multiplicado".

Casado ha enlazado sus dardos a Rivera con el que ha lanzado a Sánchez, al que sí ha citado para echarle en cara que pretenda lograr por "agotamiento electoral lo que no le han dado los españoles" en las urnas, en referencia a la posibilidad de gobernar en solitario.

Con antelación, el presidente del PP-Aragón, Luis María Beamonte, ha dedicado su intervención a repetir los ataques al cuatripartito de Lambán, que ha vuelto a calificar de "Gobierno del sillón" y a cuyos socios ha pretendido afear que cambien de aliados para el 10-N.

Igualmente ha defendido la rebaja fiscal e insistido en cuestionar la subida pactada por la izquierda en la pasada legislatura cuando el año pasado dejó de ejecutar casi el mismo importe, 220 millones. Beamonte no ha tenido reparos al imputar al Gobierno de Lambán un "atraco impositivo" y también el "ataque a las familias, crispación, tacticismo y soberbia", además de responsabilizarle del deterioro económico, la "fuga de empresas" y del hecho de que en agosto encabezara la caída de autónomos en España.

Casado tiende la mano a Sánchez si decide aplicar el 155 en Cataluña y le pregunta si respetará la sentencia del ‘procés’, en una clara alusión a un hipotético indulto a los condenados, si lo son, independentistas catalanes.
Etiquetas
Comentarios