Aragón

Gobierno de Aragón

Soro recuperará la promoción de vivienda pública para frenar el alza del alquiler

La DGA, que no construye desde hace una década, podría entregar los primeros pisos en tres años.

Soro, a su llegada a las Cortes, junto a parte de su equipo que le acompañó en su comparecencia.
Soro, a su llegada a las Cortes, junto a parte de su equipo que le acompañó en su comparecencia.
Oliver Duch

El consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, está decidido a recuperar la construcción de vivienda pública destinada al alquiler con el fin de intervenir «de forma eficaz» en el mercado inmobiliario. Su intención es ‘pinchar’ la burbuja de precios que padecen los inquilinos, como pasa en otros territorios, aunque la licitación de los proyectos y la posterior construcción requerirá un periodo mínimo de tres años.

Este fue uno de los principales anuncios que ha hecho este viernes el líder nacionalista en las Cortes de Aragón, donde ha comparecido para dar cuenta de sus líneas de trabajo para la legislatura. Soro no ha aclarado el número de viviendas que pretende levantar –se limitó a decir que la cifra será «ambiciosa y suficiente»– ni su financiación, aunque sí ha trasladado su voluntad de colaborar con los ayuntamientos. Sobre los plazos, ha reconocido a este diario en los pasillos que no se podrán entregar llaves hasta el final de la legislatura.

El consejero ha señalado que no solo se trata de garantizar el derecho de acceso a una vivienda, sino de «intervenir en el mercado de alquiler de forma eficaz para contribuir a rebajar los precios».

El parque público de vivienda está congelado desde hace una década, ya que la última promoción de Suelo y Vivienda de Aragón se remonta a 2011, con el Gobierno PSOE-PAR: un bloque en la calle de Doctor Iranzo de Zaragoza con 31 pisos protegidos, 38 plazas de garaje y 31 trasteros.

De manera paralela, se mantendrán las ayudas de alquiler tras el «calvario», así lo ha calificado el propio consejero, que sufren los centenares de familias que esperan desde finales de 2018 a la resolución. Lo único positivo es que los beneficiarios tendrán garantizadas las ayudas tres años. Igualmente, aludió a la necesidad de retomar la tramitación de la Ley de Vivienda, como le ha requerido la oposición.

El consejero de Vertebración también quiere acabar con la sequía de inversión en carreteras, para lo que ha anunciado un «plan extraordinario» de obras, complementario al de conservación, sin aclarar cifras, plazos ni su necesaria financiación.

Arropado por todo su equipo, Soro se ha mostrado convencido de poder revertir la situación y aumentar la inversión tras cuatro años con la inversión bajo mínimos. Su intención es corregir la depauperada red viaria autonómica, pero ha dejado muy claro que aun así no podrá «compensar» el déficit acumulado en el último cuarto de siglo en mantener un mapa de 5.700 kilómetros.

Consciente de las limitaciones presupuestarias, ha adelantado que ya está estudiando cómo sacar este plan extraordinario «sin reeditar el plan Red», mediante «otras fórmulas» que no ha adelantado a los diputados ni tampoco han esbozado sus colaboradores tras la comparecencia. «En lo que sí coincidimos todos es en que con el presupuesto ordinario va a resultar imposible y hay que buscar otras soluciones para adicionar un presupuesto extraordinario», ha apuntado.

En su intervención, ha reivindicado su gestión para recuperar la estación de Canfranc y reabrir el paso internacional, detallando en este caso plazos, y ha pedido el respaldo de la Cámara autonómica para seguir reclamando financiación para la reconversión del tren de Teruel en un corredor de altas prestaciones, al igual que para las grandes infraestructuras pendientes.

Tampoco se ha olvidado del reto de la lucha contra la despoblación, del que ha dicho  que ahora toca actuar tras la planificación y la adopción de las primeras medidas en la pasada legislatura. En este sentido, ha confirmado  su intención de volver a convocar el Fondo de Cohesión.

Etiquetas
Comentarios