Despliega el menú
Aragón

tráfico

Un nuevo dron de la DGT vigilará y multará desde otoño en las carreteras de Aragón

El aparato ‘cazará’ todo tipo de infracciones, excepto los excesos de velocidad. 

Según precisan fuentes de la DGT, el Matrice 200 que llegará a Aragón tiene instaladas dos cámaras y necesita a una pareja de operarios para su correcto manejo
Según precisan fuentes de la DGT, el Matrice 200 que llegará a Aragón tiene instaladas dos cámaras y necesita a una pareja de operarios para su correcto manejo
DJI

La Dirección General de Tráfico (DGT) en Aragón incorporará próximamente un nuevo dron de última generación que además de labores de vigilancia y regulación del tráfico podrá grabar las infracciones al volante para tramitar las correspondientes multas. De acuerdo con fuentes de la DGT, está previsto que el aparato –un dispositivo modelo Matrice 200 de la marca china DJI– llegue a las oficinas de Zaragoza a finales del próximo mes de septiembre o principios de octubre.

Este dron se incorporará al que ya está destacado en Aragón desde hace meses, que por sus prestaciones más limitadas no puede grabar las infracciones y tan solo está realizando labores de regulación y vigilancia del tráfico.

El Matrice 200 tiene cuatro hélices de 17 pulgadas y no llega a los cuatro kilos de peso. Su discreto tamaño esconde, sin embargo, unas prestaciones que lo convierten en uno de los drones más solventes del mercado. De hecho, se utiliza en proyectos de ingeniería para inspección de puentes y aerogeneradores y también en rescates de alta dificultad y en la lucha contra incendios forestales.

Loading...

Puede volar a una altura máxima de 120 metros y tiene capacidad suficiente para desplazarse en un radio de 0,5 kilómetros, unas distancias que le hacen pasar prácticamente inadvertido para los conductores.

Sus baterías tienen una autonomía que alcanza los 38 minutos y sus motores de alto rendimiento son capaces de asegurar un vuelo estable con vientos de hasta 35 km/h, según las especificaciones del fabricante. El Ministerio del Interior ha adquirido cuatro drones de este modelo, que en el mercado se pueden encontrar por alrededor de 5.500 euros.

Según precisan fuentes de la DGT, el Matrice 200 que llegará a Aragón tiene instaladas dos cámaras y necesita a una pareja de operarios para su correcto manejo. Mientras uno de ellos controla y dirige el vuelo, el otro vigila las imágenes que va mandando el procesador del dron hasta una pantalla de control (normalmente una televisión de una amplia pantalla plana de alta definición) instalada en tierra.

La labor de control de los drones de la DGT se extenderá prácticamente a todo tipo de infracciones, salvo los excesos de velocidad. Las cámaras que lleva instaladas el dron tienen tanta calidad que desde el aire podrán filmar las maniobras antirreglamentarias y también lo que ocurre dentro de los vehículos, principalmente, el uso del teléfono móvil al volante y el del cinturón de seguridad. De forma prioritaria, los drones se desplegarán en carreteras peligrosas con riesgo alto de accidentes y en aquellas por las que transitan con frecuencia ciclistas, motociclistas y peatones.

La actividad de las cámaras

La labor del Matrice 200 para ‘cazar’ infracciones se sumará a la que realizan desde el año pasado una veintena de cámaras de televisión repartidas por toda la Comunidad. Controladas desde el Centro de Gestión de Tráfico Pirineos-Valle del Ebro, estos dispositivos hacen fotogramas del parabrisas y se puede determinar si el conductor lleva puesto o no el cinturón y si está utilizando el móvil.

El año pasado tramitaron 56 multas en Aragón y este año ya han cursado 23. De esta forma, tanto las cámaras ya existentes como el dron que llegará próximamente se convertirá en uno de los mejores aliados de la DGT para luchar contra algunos de los mayores desafíos de la seguridad vial en España: las distracciones.

De acuerdo con fuentes de la Jefatura Provincial de Tráfico de Zaragoza, los principales factores que en los últimos años se están detectando en accidentes mortales son la conducción distraída, la velocidad inadecuada y el alcohol.

Una asociación cuestiona que los drones puedan sancionar

No hace ni un mes que la DGT puso en marcha sus drones para multar a los conductores imprudentes y ya les han salido detractores, porque la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ha cuestionado recientemente esta forma de castigo.

La organización afirma que los aparatos no están sometidos a "ningún control técnico" que certifique su correcto funcionamiento conforme a la Ley de Metrología. Además, AEA sostiene que las pruebas metrológicas a las que han sido sometidos solo son "ensayos voluntarios" que no garantizan "ni su buen funcionamiento ni la inalterabilidad de las imágenes".

Pero no es este aspecto el único que critica AEA, que considera que la validez de las denuncias de los drones puede estar viciada porque las infracciones que captan los drones no son observadas directamente por la Guardia Civil, si no por funcionarios de la DGT. En este sentido, la asociación de automovilistas apunta que estos empleados públicos no son agentes de la autoridad y por eso sus manifestaciones y observaciones no gozan de presunción de veracidad, como sí ocurre con los agentes del Instituto Armado, "que tienen la condición de agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico", recuerdan desde AEA.

La organización advierte de que cuando las multas de los drones empiecen a llegar a los conductores, estos podrán impugnarlas aludiendo a que no tienen "las necesarias garantías jurídicas".

Etiquetas
Comentarios