Aragón

refugiados

El Sáhara entra en la Aljafería

Los menores han sido recibidos por el presidente de las Cortes, Javier Sada, quien ha hecho un balance positivo del intercambio. En la cita, el delegado saharaui en Aragón, Sidahmed Darbal, ha agradecido la colaboración e implicación de las familias, asociaciones y DGA. 

Varios niños saharauis charlan con políticos zaragozanos en el patio de San Martín de la Aljafería
Varios niños saharauis charlan con políticos zaragozanos en el patio de San Martín de la Aljafería
Oliver Duch

Una veintena de niños saharauis del programa ‘Vacaciones en paz’ han visitado este jueves las Cortes de Aragón y el edificio del Palacio de la Aljafería en el que se asientan. Los niños y sus familias de acogida aragonesas han sido recibidos por el presidente de las Cortes, Javier Sada, quien ha manifestado su alegría por el balance positivo de estos dos meses de intercambio. “Damos las gracias a todas las familias por haber participado en este programa, algo que ayuda a poner a Aragón en el mapa”, ha declarado.

En esta visita también participó el delegado saharaui en Aragón, Sidahmed Darbal. “La situación saharaui es muy compleja desde hace cinco años y a día de hoy la guerra está más cerca que ayer. Vivimos en campos de refugiados en el marco de un tratado de paz entre comillas y después de varias décadas no hemos conseguido volver a nuestra tierra. Creemos que la única manera de conseguir esto es mediante la guerra, algo que no queremos porque somos un pueblo amante de la paz” ha afirmado.

Los niños han estado perfectamente. Damos las gracias a las asociaciones y familias por haber hecho esto posible y al Gobierno de Aragón por financiar el viaje. Nuestra intención es recibir un apoyo a nivel nacional para poder mejorar nuestra situación”, ha añadido Darbal.

A comienzos de verano, 136 menores saharauis llegaron a la capital aragonesa y desde ahí se distribuyeron por diferentes puntos de la región. “Durante estos dos meses hemos hecho muchas actividades. Es la primera vez que participo en el intercambio y la recomiendo porque es una experiencia muy enriquecedora”, ha destacado Jorge Calderón, vecino de Zaragoza. En esta línea, uno de los niños saharauis ha indicado que lo que más le divierte es ir a la piscina y jugar al fútbol con los amigos. “Me gusta venir a Zaragoza porque aquí hay cosas que ahí no tenemos”, ha afirmado.

El próximo lunes, 134 niños regresarán al Sáhara (dos se quedan en España por motivos médicos menores). “Estamos un poco tristes porque se marchan y porque vuelven a campamentos de refugiados en los que habitan desde pequeños. Los niños ahí son felices porque están con su familia en el entorno en el que han nacido. Sin embargo, la situación de los adultos es mucho más complicada, ya que siempre esperan un referéndum que les haga volver a su tierra”, ha señalado Laura Barceló, de la asociación Um Draiga.

Etiquetas
Comentarios