Despliega el menú
Aragón

entrevista 

Mariví Broto: "Los maltratadores tienen que perder el derecho a visitar a sus hijos"

La consejera de Ciudadanía, que repite en el cargo, plantea servicios comunes de comidas y lavandería para que los mayores puedan seguir viviendo en el medio rural

Aragón
La consejera de Ciudadanía de la DGA, Mariví Broto, durante la entrevista
José Miguel Marco

La Renta Social Básica, uno de los proyectos estrella de la pasada legislatura, no salió adelante. ¿Se plantea recuperarla en la actual?

Primero quiero decir que estoy muy feliz de que tengamos gobierno. Llegar a un acuerdo es un ejemplo. De la renta básica tendremos que hablar y plantear qué queremos hacer. Si sale un proyecto de ley será muy positivo. Si no, tendríamos que plantear una ley para facilitar la inclusión social.

En 2015, asumió la Consejería de Ciudadanía tras la tragedia de Santa Fe (murieron ocho ancianos) y decidió reforzar la inspección en las residencias. ¿Son ahora más seguras?

Fue un comienzo complicado. Cambiamos la legislación y se han cerrado 22 residencias. Podemos decir que hay más seguridad.

El Estado sigue sin cofinanciar la aplicación de la Ley de la Dependencia. ¿Puede avanzar la DGA en la mejora de las prestaciones?

Seguimos exigiendo una mayor aportación del Estado, aunque se ha incrementado de 31 a 36 millones. Queremos acabar con la lista de personas que están pendientes de recibir una prestación. La DGA ha contratado más personal para realizar las valoraciones y activó el 1 de junio una orden que agiliza el procedimiento.

Ismael es la última víctima mortal de la violencia de género en Aragón. ¿Qué más puede hacer desde su consejería para acabar con esta lacra?

Tenemos que poner todo nuestro esfuerzo en acabar con ella. Hay que denunciar y participar activamente para plantarle cara. Desde la DGA hemos puesto medios para que las mujeres que denuncien tengan asistencia jurídica y psicológica, y también ayudas para las víctimas y sus hijos. Me parece muy importante que se modifique la ley para que los hijos de las mujeres víctimas de violencia no tengan que acudir a los puntos de encuentro familiar. Los maltratadores tienen que perder el derecho a visitar a sus hijos porque se corre peligro.

Esta legislatura el Instituto Aragonés de la Mujer será gestionado por Podemos. ¿Le supone algún problema?

Estoy segura de que quien lo gestione lo va a hacer con el mismo interés ya que es un tema crucial en el que todos estamos absolutamente comprometidos.

El presidente de la DGA, Javier Lambán, se comprometió a liderar un gobierno feminista. ¿Cómo se traduce esa intención a la acción política?

Un gobierno feminista es aquel en el que hay mujeres, y eso ya lo hemos demostrado. Y también tiene que hacer una política feminista que promueva la igualdad entre hombres y mujeres. Hay que cumplir la ley que se aprobó por unanimidad en las Cortes la pasada legislatura.

¿Le preocupa que la postura de Vox hacia la mujer enrarezca el clima en el Parlamento?

No. Los planteamientos que tienen respecto a la violencia de la mujer son muy minoritarios.

Durante casi tres meses de gobierno en funciones han quedado bloqueadas algunas subvenciones sociales. ¿Cómo se plantea recuperarlas?

Anticipamos las subvenciones del Instituto Aragonés de Servicios Sociales al convocarlas con carácter plurianual (2018-19). Solo quedan las de la Federación Aragonesa de Solidaridad.

En el último año se han registrado críticas a la gestión que el Gobierno de Aragón está haciendo de los menores extranjeros no acompañados (menas).

Hemos trabajado con total responsabilidad y bajo el cumplimiento de las leyes. Tenemos la obligación de acoger a los que llegan a Aragón. Hemos atendido a unos 250 en nuestro centro de acogida y en las plazas que tenemos concertadas con diversas asociaciones. Los menas deben ir a centros educativos y tener una vida normalizada, igual que los menores que han nacido aquí. Vienen a España porque quieren una vida mejor. Si un mena es un delincuente, el trato que se tiene que hacer es como con cualquier otro menor que comete un hecho que es punible.

¿Tienen constancia de si alguno de los 250 menas a los que han atendido se ha visto implicado en altercados?

No. Cuando un menor no acompañado comete un delito es obligatorio que se comunique a la Fiscalía para que lo haga llegar a los jueces y ellos consideren la medida más adecuada, que podría ser ingresar en nuestro centro de internamiento, en el que el número de menas es pequeño.

¿Sería viable atender a estos menores en centros públicos en lugar de concertar plazas con asociaciones que los atienden en pisos particulares?

Atendemos en total a 2.000 menores. Nos parece una buena medida tenerlos en plazas concertadas.

La soledad no deseada es otro de los graves problemas a los que se enfrenta la sociedad aragonesa. ¿Qué alternativas plantea?

La soledad se combate con compañía, y nos parece muy importante el programa de envejecimiento activo. Pusimos en marcha el teléfono 900 25 26 26 para los mayores que se sienten solos.

¿Llegarán las medidas de apoyo al medio rural?

Queremos trabajar con las entidades locales y del tercer sector para apoyar a las personas mayores que viven en el mundo rural y garantizar a los que se quieren quedar allí una atención próxima. Hay que ver cómo podemos plantear servicios de comidas a domicilio, lavandería, acompañamiento. Que los mayores puedan tener la autonomía y vivir solos, pero con una estructura pública de apoyo.

¿Confía en tener los recursos económicos necesarios para poder llevarlo a cabo?

Claro que sí. Nuestro departamento ha crecido un 30% y tenemos el mayor presupuesto que hemos tenido nunca. Los servicios sociales son fundamentales para la mejora de la sociedad. Cuando una sociedad está tranquila y segura crece mucho más. Es una cuestión de justicia y de seguridad.

En la anterior legislatura se quedó en el tintero la ley de apoyo a las familias. ¿Llevará a las Cortes el proyecto de ley esta legislatura?

Hicimos tanto esfuerzo legislativo que no nos dio tiempo a plantear todas las leyes. Esperamos llevarla al Parlamento y que sea una ley para favorecer a todas las familias de Aragón y a todos los modelos de familia diferentes que existen.

Sí se aprobó en el último tramo la ley de derechos de las personas con discapacidad...

Se aprobó con consenso, y ahora hay que cumplirla y avanzar en todas las áreas que suponen alguna mejora: el empleo, la igualdad entre hombres y mujeres...

Etiquetas
Comentarios