Aragón

entrevista

Adrián Jarabo: "Veremos algo cuando físicamente es imposible"

Adrián Jarabo Torrijos (1986, Zaragoza) es doctor informático. Investigador en el Graphics and Imaging Lab de la Universidad de Zaragoza.

Millones de fotones iluminan a Adrián Jarabo.
Millones de fotones iluminan a Adrián Jarabo.
José Miguel Marco

La revista ‘Nature’, publicación de referencia de la ciencia, muestra en su última entrega un artículo fascinante: un método que permite ver a través de las esquinas. El proyecto ha sido elaborado por la Universidad de Zaragoza. Adrián Jarabo forma parte de este equipo científico que nos introduce en el futuro.

El equipo lo conformamos Diego Gutiérrez, Ibón Guillén y yo. Los tres pertenecemos al Instituto de Ingeniería de Aragón (I3A), concretamente al grupo Graphics and Imaging Lab.

¿Cómo podría sintetizar en un tuit lo logrado?

Pocos caracteres tiene un tuit…

El doble que hace poco tiempo…

Cierto. La idea es desarrollar una técnica de imagen para ver objetos que no son visibles. Lo diré de forma más simple: ver detrás de las esquinas.

Imposible para el ojo humano…

Veremos algo cuando físicamente es imposible, se lo aseguro.

Cualquier chiste fácil les tildaría de cotillas, pero esta historia me parece sencillamente flipante. Y disruptiva…

En 2013 ya desarrollamos una cámara que permitía ver muy rápido: un billón de fotogramas por segundo. Siguiendo el recorrido de cada fotón se puede reconstruir una escena. Se demostró en el laboratorio. Este hecho despertó mucho interés en el mundo científico. También en la NASA y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (Darpa).

Las más prestigiosas universidades del mundo se pusieron a trabajar en este campo.

Stanford, MIT, Toronto… Darpa desarrolló un proyecto incluyendo a Zaragoza. Éramos de los pocos socios no norteamericanos implicados en la iniciativa.

En este momento de celebración del cincuentenario de la llegada del hombre a la Luna, está muy claro que ustedes persiguen cartografiarla.

Es uno de los objetivos. Algunos cráteres de la Luna se cree que son entradas a cuevas.

Qué miedo…

Si los cartografiamos de forma precisa, en vez de enviar a otro Armstrong a la Luna y hacerle meterse en un agujero y esperar a que salga, podemos verlo de forma remota desde un satélite.

Alunizante y alucinante a la vez.

Hay más aplicaciones. Desde la medicina a la conducción autónoma. Y, por supuesto, en situaciones de rescate, militares… De ahí el alto interés del Darpa.

La guerras, desde la II Guerra Mundial, ya no las ganan los soldados, las gana la tecnología: el cerebro de Alan Turing…

Turing, además de descifrar el código Enigma, es un actor clave en la inteligencia artificial, en computación. La bomba atómica, el Proyecto Manhattan, también fue posible gracias a la computación.

Y eso que decían que la informática solo resolvía necesidades innecesarias…

Es absurdo negar la trascendencia de la informática, su incidencia en nuestras vidas. Todos tenemos un móvil, conducimos un coche con cierto nivel tecnológico… Los humanos somos perezosos, nos gusta que las cosas se nos hagan fáciles. Y es irrebatible que la informática ayuda a ello.

El hombre se informatiza, la informática se humaniza… Pronto puede ser complicado discernir el hombre de la máquina.

Las máquinas calculan, ordenan; pero no pueden imaginar. Continúa habiendo claras diferencias.

La informática, las redes, ¿crean adicción? ¿Se han adueñado de nuestra intimidad?

Yo procuro que en mi caso no sea así. Utilizo internet esencialmente en el trabajo, en horario laboral. Tengo wasap, pero no soy fan de esa aplicación.

¿Tiene Twitter?

No.

¿Y Facebook?

Sí, pero hace años que no me introduzco en él.

¿Facebook es un ejercicio de vanidad?

Tampoco demonicemos: también es un muy importante medio de comunicación.

Etiquetas
Comentarios