Aragón

política 

El sector crítico de Podemos aboga por investir a Lambán sin entrar al Gobierno

Marca distancias con la dirección autonómica, que insiste en ocupar una consejería. La comisión negociadora intensifica desde mañana los contactos con los socialistas.

Mitin central de Podemos Equo en Huesca /23-5-19/ Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Erika Sanz, en las pasadas elecciones autonómicas, con Maru Díaz y Nacho Escartín.
Rafael Gobantes

El sector crítico de Podemos-Aragón ha decidido fijar postura en las negociaciones que mantiene la dirección del partido con el PSOE para investir a Javier Lambán como presidente autonómico. Lejos de asumir los postulados oficiales, rechaza de plano entrar en el Gobierno regional y aboga por pactar "compromisos claros" con los socialistas a cambio de garantizar la elección del líder socialista. Y como ya ocurrió hace cuatro años, «pelear» desde la oposición para que las leyes y presupuestos de la legislatura recojan sus prioridades en beneficio de los ciudadanos.

Dos días después de que el presidente de Aragón, Javier Sada, acordara la celebración del pleno de investidura para los días 30 y 31, la cabeza visible de los contestatarios con la ejecutiva, la diputada autonómica Erika Sanz, decidió el pasado jueves marcar el terreno en las redes sociales. A través de su cuenta de Facebook, consideró "incomprensible" que Podemos se plantee "siquiera" asumir el acuerdo programático firmado por PSOE y PAR el 13 de junio.

Para cargarse de razones, alude a que en ese gobierno de coalición entrarían en colisión "desde el minuto cero" con las políticas que exijan aplicar los aragonesistas. Y enumera las "políticas ligadas a las rebajas fiscales a los ricos, pelotazos urbanísticos destrozando nuestros valles o el aumento de financiación a la concertada a costa de eliminar aulas públicas".

"Insulto a la inteligencia"

Erika Sanz, que ganó las primarias para encabezar la lista autonómica por Huesca a una de las negociadoras de Podemos con el PSOE, Marta de Santos, tacha de "insulto a la inteligencia" plantear a los votantes y militantes que se pueda formar un gobierno progresista con el PAR. "Son en buena parte los responsables de la emergencia social que hay en Aragón", sostiene.

La cabeza visible del sector crítico incide en que el partido nació para ser "herramienta de cambio" y, por tanto, no debería "sacrificar" su programa por ocupar puestos en el Ejecutivo autonómico.

Sus críticas más laceradas las dedica, sin dar nombres, a los que desde la dirección de su partido "no se ven más que gobernando a cualquier precio porque es cansado luchar leyes y presupuestos y denunciar las tropelías del Gobierno". Por ello, les insta una vez más a dar un paso al lado, especialmente después de haber perdido 83.000 votos y 9 de los 14 escaños que tenían en la pasada legislatura. "Igual va siendo lo suyo", apostilla.

La dirección autonómica no oculta su preocupación por el movimiento del sector crítico, en el que se integra Anticapitalistas y otros colectivos, especialmente cuando a finales de la próxima semana se deba someter al criterio de la militancia la suerte de las negociaciones con el PSOE.

Su pretensión de formar parte del Consejo de Gobierno se mantiene firme, lo que choca de frente con el veto del PAR. Aunque nadie duda de que en función de la persona se podrían limar las diferencias, la opinión compartida entre los dirigentes aragonesistas es que no se puede reblar en este punto.

En las filas socialistas se insiste en ofrecer puestos de segundo nivel, que en función de cuáles sean sí podría ser una decisión asumida finalmente por la comisión ejecutiva del PAR.

La investidura de Sánchez, clave

En todo caso, la clave está en la consulta que se haga a los inscritos de Podemos-Aragón. Y no solo influirá cómo se acote la pregunta, sino el ambiente que reine en la militancia tras el pleno de investidura de Pedro Sánchez, que comenzará el lunes y se podría alargar hasta el jueves si hace falta una segunda votación.

La suerte de lo que pase en Madrid será "determinante" en Aragón, como reconocen distintos dirigentes del partido morado y en las filas socialistas. No solo porque influirá en el clima de las negociaciones que se intensificarán a partir de mañana en Zaragoza, sino por condicionar en buena medida el ánimo de la militancia. "No hay que olvidar que los inscritos votarán cuando se haya fraguado el éxito o el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez", indicaron.

No obstante, en ambos partidos son optimistas y reconocen los avances logrados a lo largo de esta semana, aunque mantienen su discreción en aras de rematar un acuerdo en los próximos días.

Etiquetas
Comentarios