Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

salud mental

El servicio de Psiquiatría del Clínico se opone a que Sanidad reduzca su espacio en 700 metros cuadrados

"A la hora de detraer recursos, la salud mental es el eslabón más débil", critican los profesionales, después de que la DGA haya decidido ocupar con un nuevo centro de investigación el área de tres unidades psiquiátricas. ​Los médicos hablan de "indignidad de las instalaciones", "falta de camas" e "insuficiencia de personal"

Planta octava del Hospital Clínico, donde está ubicado el sector de hospitalización de psiquiatría infanto-juvenil.
En la imagen de archivo, la planta octava del Hospital Clínico, donde está ubicado el sector de hospitalización de psiquiatría infanto-juvenil, y al que tendrán que mudarse las unidades afectadas por la reforma.
Oliver Duch

“Nos quitan casi una tercera parte del espacio actual del que disponemos e hipotecan cualquier desarrollo futuro”. La reorganización de espacios en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza para dar cabida a una nueva área de investigación, anunciada la semana pasada, ha caído como un jarro de agua fría en el servicio de Psiquiatría de este centro hospitalario. Hasta tres unidades se van a ver afectadas por la reforma, en un servicio que se presta ya con “gran precariedad y en unas instalaciones que rozan la indignidad”, tal y como denuncia el jefe del mismo, el doctor Valero Pérez Coma.

Para dar cabida a ese nuevo espacio de investigación dependiente del Instituto de Investigación Sanitaria -que incluirá laboratorios de innovación, aulas para sesiones clínicas y formación, y diversos locales de consulta para el desarrollo de investigación clínica con pacientes- se van a ocupar unos 700 metros cuadrados en la tercera planta donde están ahora instaladas tres unidades psiquiátricas.

La primera es la de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace, que atiende a pacientes que están en planta médica, pero que requieren también atención psiquiátrica, con un programa específico de tratamiento para esas patologías mixtas.

También tendrá que abandonar su ubicación actual la unidad de referencia de Trastornos en la Conducta Alimentaria infanto-juvenil, que tal y como recuerda Pérez Coma, es “la única que hay en Aragón”. “Atendemos casos realmente graves y cada vez con mayor prevalencia”, subraya el facultativo.

Por último, la nueva área de investigación eliminará también “la única sala que por tamaño y condiciones” permite ofrecer talleres, de relajación o psicomotricidad por ejemplo, para pacientes con trastornos mentales graves y del llamado hospital de día.

La salud mental, "el eslabón má débil"

Según explicó en su día el Departamento de Sanidad, los servicios se trasladarán a la planta octava del mismo hospital, junto al sector de hospitalización de psiquiatría infanto-juvenil. Una solución que no contenta, en absoluto a los profesionales, que advierten de que “se está hipotecando cualquier desarrollo futuro” y de que “van a empeorar las condiciones asistenciales de los pacientes”.

“Una vez más, a la hora de detraer recursos”, protesta Pérez Coma, “el eslabón más débil vuelve a ser la salud mental”. La queja la expone directamente el jefe de servicio, pero el conjunto de profesionales que trabajan en las distintas unidades la suscriben, hasta el punto de que la han plasmado por escrito para “hacerla pública” y después de haberse sentido “ninguneados” por los responsables de la administración sanitaria.

Y es que llueve sobre mojado. Tal y como protestan en el escrito, “es alarmante la situación de precariedad en la que se encuentra la atención a la salud mental” en el sector 3 en el que trabajan, que atiende a más de 350.000 personas.

Por poner algún ejemplo, critican que solo dispongan de 20 camas para la hospitalización de adultos, lo que equivale a 5,7 camas por 100.000 habitantes, “la ratio más baja de Aragón”.

Para una buena atención, apuntan, la dotación debería ser de casi el doble, entre 35 y 42 camas. Esta situación obliga, para casos de hospitalización urgente, a traslados a Huesca y Teruel con “consecuencias muy negativas para pacientes y familiares”.

También acusan una dotación de personal “absolutamente insuficiente”. Y aportan datos: solo dos psicólogos en el centro médico de especialidades Inocencio Jiménez para atender a 125.000 habitantes, lo que supone una ratio de “menos de la mitad” que en otros sectores sanitarios.

Pocas camas y poco personal, junto a unas instalaciones en el Hospital Clínico “que dejan mucho que desear”. Otro ejemplo lacerante: solo hay tres duchas para el aseo diario de 20 pacientes.

Los profesionales del servicio lamentan también “la absoluta improvisación” con la que, según critican, se trabaja desde la administración. Recuerdan, en este sentido, que hace solo unos meses se contemplaba desde las Consejerías de Sanidad y Servicios Sociales la ampliación de camas para la hospitalización de niños y adolescentes (ahora solo hay seis para todo Aragón, lo que obliga a demorar ingresos o remitirlos a centros privados). Un proyecto que, ahora, con la reforma de espacios se hace “inviable”.

La necesidad de un plan director

“El clínico es un hospital muy pequeño y detraer un ala entera al espacio clínico no es un buen planteamiento. No estamos en contra de la investigación, para nada, en nuestro propio servicio tenemos un equipo puntero a nivel internacional, pero podrían haber pensado y planificado mejor donde ubicar los nuevos espacios para el Instituto de Investigación Sanitaria”, afirma el jefe de servicio.

Para evitar esa improvisación, desde Psiquiatría del Clínico reclaman un plan director para el sector que a día de hoy no existe. Aseguran estar cansados de hacer propuestas y plantear la puesta en marcha de programas “imprescindibles y habituales en otros territorios”, para escuchar siempre que “no hay recursos”. Por eso, les ha sorprendido “la diligencia y celeridad” con que se ha actuado para conseguir los cerca de 250.000 euros que costará la reforma en cuestión.

“Estamos muy preocupados por las consecuencias asistenciales de una decisión tomada en contra de nuestro criterio. Solo queremos defender la salud de nuestros pacientes y un trato digno a los mismos”, concluyen.

Apoyo del Colegio de Médicos

El Colegio de Médicos de Zaragoza ha mostrado su respaldo a los profesionales sanitarios del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Lozano Blesa y apoya el comunicado que han elaborado tras el anuncio de la Gerencia del Sector Sanitario Zaragoza 3 de reducir su espacio en 700 metros. De igual modo, solicitan a la Administración que reconsidere esta decisión ya que supondrá una pérdida importante de la calidad del servicio, ya en situación precaria y, en consecuencia, en la atención de los pacientes.

Etiquetas
Comentarios