Aragón

Investigación

Nanociencia para sustituir los antibióticos

Un estudio liderado por la Universidad de Zaragoza analiza la presencia de antibióticos en ríos cercanos a ganaderías y busca alternativas para estas sustancias en la nanociencia

Una investigadora recoge muestras de agua en el río Gabas en las Landas francesas.
Una investigadora recoge muestras de agua en el río Gabas en las Landas francesas.
Outbiotics

Las explotaciones ganaderas intensivas especialmente cerdo, pollo o conejo son el mayor motor económico rural de las zonas de Aragón, Cataluña, Navarra, País Vasco y sur de Francia. En España y Francia hay censados 41,5 millones de cerdos, de los cuales más del 38% se encuentran en esta parte del territorio. Para mantener su bienestar, en muchos casos es necesario tratarlos con antibióticos, cuya eliminación genera algunas dificultades.

Un estudio europeo (OutBiotics), coordinado por la Universidad de Zaragoza, y en el que participan universidades y empresas de ambos lados de los Pirineos, ha constatado la presencia de antibióticos en prácticamente la totalidad de la veintena de ríos y afluentes analizados de la cuenca del Ebro y del sur de Francia, aunque en cantidades tan bajas que no implican, por ahora, ningún problema para la salud. En territorio aragonés se han tomado muestras en los ríos Alcanadre, Aragón Subordán, Cinca, Clamor Amarga, Flumen, Arba de Riquel y Gállego. Solo uno de ellos ha mostrado total ausencia de antibióticos. Se trata del río Aragón Subordán, afluente del Aragón.

Pero el objetivo de este proyecto va más allá del mero diagnóstico. «El proyecto tiene otros dos objetivos que se desarrollarán en fases posteriores. Entre ellos, el desarrollo de nanomateriales que por sus propiedades bactericidas puedan sustituir a los antibióticos y, por otro lado, el desarrollo de métodos más eficaces para eliminar estas sustancias en las estaciones de depuración», explica  Juan Ramón Castillo, catedrático emérito de Química Analítica de la Universidad de Zaragoza y coordinador del proyecto OutBiotics.

«En estos ríos se han detectado restos de hasta seis grupos de antibióticos, pero en concentraciones que no tienen, hasta donde hoy se conoce, ninguna implicación en la salud humana, pero que sí apuntan a la necesidad de perfeccionar los sistemas de eliminación de antibióticos en las plantas depuradoras para mejorar aún más si cabe la calidad del agua que se vierte de nuevo a los cauces naturales», incide Castillo.

En concreto, se han detectado y determinado antibióticos de seis grupos: fluoroquinolonas, macrolidos, sulfonamidas, lincosamidas, tetraciclinas, y beta-lactamas mediante técnicas analíticas de última generación de extraordinaria sensibilidad, que alcanzan a detectar el número de partes por trillón.

Nanopartículas de plata

Tras la toma de muestras en los ríos, se están llevando a cabo estudios de suministro a animales de sustancias nanobactericidas, compuestas por nanopartículas de plata sobre una base de caolín que llegan en los animales a través de la alimentación. La encargada de elaborarlas ha sido la empresa aragonesa Laboratorios Enosan.

Se trata de nanopartículas que pueden emplearse para combatir algunas enfermedades. «Aunque estas sustancias no podrán sustituir completamente a los antibióticos, sí que podrán reducir su uso. Además, tienen la ventaja de que no son tóxicas, no producen ningún tipo de efecto secundario y se eliminan por completo», detalla el coordinador del proyecto.

Además, se va a analizar la trazabilidad de estas sustancias nanobactericidas en cultivos que hayan sido abonados con purines producidos por cerdos que hayan sido tratados con ellas. Es decir, se quiere averiguar si esos nanobactericidas llegan a las plantas, en qué proporción y si tienen algún efecto sobre ellas.

Etiquetas
Comentarios