Despliega el menú
Aragón

ferrocarril 

Crefco reclama que el Canfranero sea electrificado y tenga un ancho europeo

Javier Garrido, portavoz de la coordinadora, presenta la movilización por la reapertura para el próximo día 14 en Canfranc y este año subirán en el tren de naturaleza. 

Javier Garrido, portavoz de Crefco, en la sede de Ecodes, ha presentado la movilización por la reapertura del Canfranc el próximo domingo 14 de julio.
Javier Garrido, portavoz de Crefco, en la sede de Ecodes, ha presentado la movilización por la reapertura del Canfranc el próximo domingo 14 de julio.
Oliver Duch

El portavoz de la Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco), Javier Garrido, ha reclamado que la línea internacional que se recupere en el Pirineo central con el apoyo de la Comisión Europea debería estar electrificada y disponer de un ancho europeo UIC, como se está construyendo para el AVE. 

Estos dos puntos son las conclusiones del Libro Blanco que ha elaborado Crefco, junto a los compañeros franceses del Comité por la Reapertura de la Línea Olorón-Canfranc (Creloc), para coincidir con la elaboración de los estudios de España y Francia, Aragón y Nueva Aquitania, sobre la rentabilidad del ferrocarril financiado por la Comisión Europea. 

Según el portavoz de la Coordinadora, para que esta línea tenga más futuro debería electrificarse y ser viable para el transporte de mercancías y no solo pensarlo para los viajeros, como ocurre en el lado frances, y defenderlo desde el punto de vista medioambiental, en medio del cambio climático.

La síntesis del texto del Libro Blanco, que se hará público próximamente, apunta que solo faltan 33 kilómetros entre Bedous y Canfranc para restablecer la circulación del enlace internacional de Pau a Zaragoza (311 kilómetros). Destacan que el ancho europeo llega ya a Huesca, con el AVE, y el paso internacional estaría conectado con las dos grandes plataformas logísticas multimodales de Plaza y la Terminal Marítima de Zaragoza. 

Asimismo, en las conclusiones Crefco y Creloc señalan que los tráficos esperados en la reapertura son "muy importantes" porque en 2018, al ritmo de 400 camiones diarios, suponen 3,3 millones de toneladas de mercancías que transitan al año por el valle del Aspe. De ellas, 150.000 toneladas son de maíz francés que Silos de Canfranc carga en trenes desde la localidad fronteriza hacia Cataluña. Incluye las posibilidades de las empresas Opel-PSA, que produce 400.000 automóviles al año que exporta en su mayor parte, la fábrica Saica, que exporta papel reciclado por carretera, la firma Campa Ubicat Semat, que puede alojar 15.000 vehículos que distribuye por toda España, el grupo BSH-Balay que efectúa grandes exportaciones o las actividades químicas de empresas en Lacq, Sabiñánigo, Monzón y Zaragoza, que son complementarios. 

Entre las alternativas, Crefco considera que con la reapertura podrían circular ocho trenes en cada sentido, ya que conecta a tres ciudades con más de 700.000 habitantes (Burdeos, Zaragoza y Toulousse) y el tráfico regional sería "rápido, cadenciado, competitivo e intermodal". "La trasferencia de tráficos (camiones, autobuses y automóviles) de la carretera al ferrocarril responde a la necesidad de proteger un medio natural emblemático pero muy frágil, el Pirineo", concluyen en el Libro Blanco.    

Javier Garrido ha explicado en rueda de prensa en la sede de Ecodes que este año hay que reivindicar esta reapertura pero no olvidar "celebrar que ya se están haciendo obras en la estación" a la espera de que sea una "realidad" en otoño. "Esperamos que se reabra en el año 2024", ha manifestado el portavoz de Crefco.  

Aunque esto es un avance en las reivindicaciones de ambas coordinadoras por la reapertura, Garrido mantiene que están pendientes de que "concluyan los estudios de financiación europea para empezar las obras de la línea" porque los fondos europeos ya están aprobados.

Luis Granell, miembro de Crefco, ha explicado que este año el tren de la naturaleza va a facilitar varios expertos que les explicaran durante el viaje el paisaje, la biología, los problemas de los residuos del lindano o del río Gállego. "El viaje dura cuatro horas y queremos que se nos hagan cortas", ha manifestado Granell, quien ha recomendado que se compren los billetes del Canfranero por internet para que Renfe pueda decidir si hace falta subir en un tamagochi o en un tren 599 que tiene más capacidad de pasajeros.        

Etiquetas
Comentarios