Despliega el menú
Aragón

inmigración

La inmigración hace crecer la población aragonesa por primera vez desde 2011

Aunque el saldo vegetativo sigue siendo negativo, con una tasa de -4.131 personas, la Comunidad ganó el año pasado casi 10.000 habitantes llegados desde el extranjero.

Unidad de neonatos en el Miguel Servet
Unidad de neonatos en el Miguel Servet
HA

La demografía aragonesa lució el año pasado un pequeño brote verde. Por primera vez en siete años volvió a crecer la población y lo hizo con un ritmo notable de 7.659 personas, gracias al empuje de la inmigración, tanto de extranjeros como de españoles llegados desde otras comunidades. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la población de Aragón aumentó en 2018 en un 0,58%, sobre todo en Zaragoza, y la Comunidad pasó de 1.313.135 el 1 de enero de 2018 a 1.320.794 habitantes el primer día de 2019.

El saldo vegetativo (nacimientos frente a defunciones) volvió a ser negativo: se ‘perdieron’ 4.131 personas nacidas en el territorio, pero para compensar llegaron 9.968 nuevos habitantes desde el extranjero, y 1.867 desde el resto de España. Con este incremento, la Comunidad corta una dinámica de muchos años consecutivos perdiendo población o ganando escasos habitantes. De hecho, al margen del año 2008 que siempre distorsiona las estadísticas por la Expo de Zaragoza, las últimas veces que se habían conseguido incrementos estos fueron realmente escasos: en julio de 2011 se ganaron 70 habitantes y en diciembre de hace dos años, 187.

El aumento de población en Aragón se sitúa algo por debajo del de la media de España (0,59%), aunque la tendencia nacional es calcada a la aragonesa: la llegada de inmigrantes contrarresta la crisis en España, donde cada vez nacen menos niños y donde la población es cada vez más anciana.

Aunque la nota de esta oleada del INE no discrimina por provincias, en la web del propio Instituto se pueden rastrear los datos de cada territorio: así, esta fotografía de población arroja que en la provincia de Huesca viven 219.301 personas (127 más que hace un año), por 133.344 en la de Teruel (se han perdido 506 vecinos) y 968.149 en Zaragoza (8.038 más).

Este pequeño alivio para la estadística aragonesa no consigue compensar la caída constante de ciudadanos que se ha dado en los últimos tiempos y que se cifra en casi 41.000 personas desde 2012. El crecimiento solo es positivo comparándolo con los últimos siete años, en los que la Comunidad perdió hasta el 2,8% de su población, según las cifras del INE. Los expertos señalan que desde 2015 el crecimiento de la población solo se sustenta en la llegada de extranjeros y solicitan a los gobiernos implementar medidas de igualdad y de conciliación para impulsar la tasa de natalidad.

Etiquetas
Comentarios