Despliega el menú
Aragón

elecciones generales

La derecha es naranja en la noche negra del PP

Los populares pierden la mitad de los votos y de los escaños con uno de los pocos sorpasos de los de Rivera en todo el país y a menos de un mes de las elecciones locales.

Elecciones 2019. Hotel Palafox. PP / 28-04-2019 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
Pedro Navarro consuela a una simpatizante del PP Aragón
Guillermo Mestre

En Aragón hubo sorpaso por la derecha, y de los que más duelen, tanto por su extrema virulencia, al ser el mayor batacazo de los populares en Aragón en toda su historia, como por el momento en el que llega, a menos de un mes de las autonómicas y las municipales.

La noche empezó mal para el PP, y acabó todavía peor. Su tímida esperanza de liderar el pacto nacional de la derecha se disipó tan pronto como se confirmaba que sus escaños se evaporaban, y los cazaban al vuelo Cs (en Huesca y Teruel) y Vox (Zaragoza). Si había una variable negativa que no se manejaba en las filas populares era el sorpaso naranja. Y eso que había señales de que lo estaban buscando, como el fichaje de la abogada gitana oscense Sara Jiménez y los mítines de Inés Arrimadas en Huesca y en Teruel.

Los de Luis María Beamonte sí esperaban la victoria de Sánchez que vaticinaban todas las encuestas. Cuando llega la campaña electoral, el PSOE toca a rebato, cierra filas y aparca sus diferencias, al menos hasta que se conozcan los resultados. Veremos cuando todo ‘escampe’ pues hay heridas que nunca llegan a cicatrizar.

Con marcha militar se paseó también Vox por Aragón, donde pasó de 2.000 votos en 2016 a más de 91.700 y un escaño, el del abogado madrileño Pedro Fernández que se presentó por Zaragoza y que celebró en la plaza Colón de Madrid una victoria "agridulce".

Esperaban mucho más. Tanto como gobernar. Pero tal y como se dio el resultado a nivel nacional, la única opción que suma dejando a un lado a los independentistas es la de centro, de PSOE y Cs, de la que unos y otros reniegan.

Unidas Podemos fue el otro gran perdedor de la noche. En Aragón cuestionaron a Madrid por controlar las listas al Congreso y la pérdida de 37.000 votos y un escaño, el de Huesca, constata que no estaban equivocados.

Y con las múltiples incertidumbres sobre el liderazgo en la derecha arranca, ahora, la batalla por las autonómicas y las municipales, con un escenario totalmente abierto. Aunque la izquierda está muy fragmentada, la hegemonía del PSOE, más con la caída de Podemos, es indiscutible y afianzaría sus resultados.

Ciudadanos, con solo cinco de los 67 diputados en las Cortes de Aragón, llega como segunda fuerza más votada en las generales y con la llave de las instituciones aragonesas. La crítica postura que el socialista Javier Lambán siempre ha asumido contra el desafío soberanista de Cataluña abre la posibilidad de un pacto ente PSOE y Cs en Aragón, una opción que Sánchez y Rivera descartan por ahora en España quizá para no contaminar el 26-M.

Cuando parecía que la noche no podía ir a peor, se confirmaba un nuevo golpe al PP zaragozano: a la pérdida del escaño de Pedro Navarro en el Congreso, que dio la cara en la sede del PP, se sumaba que José Manuel Aranda también se queda fuera del Senado. No había consuelo en el PP aragonés, que lejos de la alegría del PSOE y en un ambiente de total desolación, intentaba digerir el cruel resultado de su noche más negra.

Etiquetas
Comentarios