Despliega el menú
Aragón

Semana Santa en Aragón

Grandes procesiones en versión reducida por miedo a la lluvia en Zaragoza

Muchas cofradías acortaron sus procesiones ante la previsión de lluvia. Se escucharon tambores, jotas y saetas, pero la tallas tuvieron que salir protegidas por plásticos.

Bajo un cielo encapotado salieron este jueves la mayoría de las cofradías zaragozanas que, a pesar de la previsión de lluvia, no se resignaron a quedarse en sus templos. Solo la Llegada y la Eucaristía decidieron suspender sus salidas, si bien completaron actos dentro de sus sedes canónicas, en donde se dieron cita innumerables fieles. En el Perpetuo Socorro se pudo ver de cerca el hermoso Cenáculo de la Eucaristía y asomaron algunas lágrimas -incluso de los fornidos costaleros- porque "es mucho esfuerzo para tener que suspender finalmente", explicaban.

Aunque en realidad la lluvia no llegó a romper, el mal tiempo también trastocó el resto de procesiones vespertinas. La mayoría de las cofradías decidieron acortar sus recorridos y no salir con todo su patrimonio, dado que la probabilidad de que cayera agua sobre las antiquísimas tallas era superior al 80%. Fue el caso -por ejemplo- de los hermanos calasancios del Prendimiento, que acortaron su procesión y dejaron a cubierto a su Dolorosa de Palao. El Silencio sacó a su Cristo de la Agonía por las calles de San Pablo y dudó si hacer lo mismo con la Virgen Blanca, que finalmente sí salvó las escaleras de la parroquia para alegría de los vecinos del Gancho. El Descendimiento, por su parte, optó por asomarse a la plaza del Justicia, ante una inusitada expectación, dado que el público parecía ávido de ver imágenes y escuchar redobles. Mientras, los cofrades de la Oración del Huerto limitaron su marcha al entorno de Mercado Central pero, al menos, pudieron desquitarse con sus bombos y tambores.


Plácida mañana

Más suerte tuvieron la cofradías que acostumbran a salir por la mañana, dado que las temperaturas eran más primaverales y la amenaza de la lluvia se antojaba más lejana. La Exaltación de la Cruz protagonizó su tradicional vistosa salida de la Real Maestranza, en la que no faltaron los caballos. Las estampas más celebradas fueron su paso junto al paño mudéjar de la Seo y su predicación en Santa Cruz. La Coronación, que también se dejó ver por la tarde, completó por la mañana un viacrucis que finalizó en la Seo. Portaron un paso y una peana -ambos con chubasquero- y la famosa corona de espinas, todo ello acompañado de un afamado piquete. También la Verónica animó la mañana en el entorno de la puerta del Carmen y las capuchas franciscanas de la Crucifixión se dejaron ver por la zona de León XIII poco después del mediodía.

Muchas de las cofradías que vieron este jueves acortados sus recorridos tratarán de desquitarse este viernes con pequeñas marchas para incorporarse al Santo Entierro, que tiene previsto salir a las 18.00 desde Santa Isabel. Anoche la mayoría de los pasos ya velaban armas en el interior de la iglesia antes de la procesión general.

En Teruel, la lluvia obligó a suspender la procesión del Jueves Santo. Las peores previsiones se cumplieron y la lluvia hizo acto de presencia en la capital turolense a media tarde. La procesión tenía que salir a las 20.00 de la iglesia de San Martín, pero las cofradías y hermandades decidieron cancelarla ante el riesgo que supone el agua para las tallas.

Etiquetas
Comentarios