Despliega el menú
Aragón

La voz de la España interior

Por
  • Editorial
ACTUALIZADA 31/03/2019 A LAS 01:30
Miembros de la plataforma Teruel Existecon una de las pancartas quese miostraran en la manifestacion del Domingo 31 en Madrid. Foto AntonioGarcia/Bykofoto. 29/03/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Miembros de la plataforma Teruel Existe con una de las pancartas que se mostrarán en la manifestación de Madrid.
Antonio García / Bykofoto

Las provincias y comarcas de la España interior que sufren el fenómeno de la regresión demográfica, capitaneadas por Teruel y Soria, llevan hoy a Madrid su protesta y su reivindicación, en un movimiento que merece la atención del país entero y, muy especialmente, la solidaridad de todos los aragoneses. La despoblación de gran parte del territorio nacional no puede seguir siendo aceptada ni con indiferencia ni con resignación. Es hora de actuar con medidas efectivas.

Hasta hace muy poco, el grave desequilibrio demográfico que se originó en España durante las décadas de desarrollo del siglo XX y que se ha ido acentuando después pasaba políticamente inadvertido. Esa ceguera es hoy inaceptable. La perspectiva ha comenzado a cambiar gracias a la movilización de las gentes de los territorios que se despueblan, con la provincia de Teruel como pionera. La insistencia de Aragón y de otras comunidades llevó en 2017 al nombramiento de una ‘comisionada del Gobierno ante el reto demográfico’ y al compromiso de elaborar una estrategia nacional para hacer frente a la despoblación. Pero en estos dos años poco se ha avanzado, salvo las medidas de última hora, con aire electoral, aprobadas el viernes por el Gobierno, que son poco convincentes. Hay que hacer mucho más y con rapidez. La manifestación que hoy recorrerá Madrid agrupa a entidades de más de veinte provincias, que piden inversiones y facilidades fiscales para que sea posible vivir con dignidad en todos los pueblos y comarcas. Una voz que exige que las decisiones políticas dejen de potenciar la concentración de la población y tengan en cuenta a los ciudadanos del interior, de las zonas rurales y de las comarcas menos desarrolladas. Es una protesta cívica que tiene que ser atendida, porque la ‘España vaciada’ no va a resignarse a la emigración y su grito no se apagará. Para Aragón, la adopción de medidas que reviertan el retroceso demográfico es una reivindicación existencial.

Etiquetas