Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

bicicleta de montaña

Rutas en BTT desde Zaragoza para todos los públicos

La ubicación y orografía del municipio de Zaragoza lo convierten en un territorio muy propicio para la práctica de la bicicleta de montaña 

La bicicleta de montaña es un buen medio para conocer los sotos y galachos del Ebro.
La bicicleta de montaña es un buen medio para conocer los sotos y galachos del Ebro.
Diego Mallén-Prames

Desde la ciudad pueden realizarse numerosas rutas para todo tipo de públicos y diferentes grados de dificultad, desde el paseo familiar a las rutas de nivel experto. Itinerarios casi llanos junto al Ebro y vertiginosos recorridos por La Plana y los esteparios barrancos al sur de Zaragoza.

Las posibilidades son casi infinitas y en internet muchos aficionados cuelgan sus recorridos. Siguiendo la guía con cartografía ‘Zaragoza Espacio BTT’ (Diego Mallén, Prames, 2017), podemos agrupar en tres sectores las rutas de BTT, buena parte de ellas señalizadas, en el municipio de Zaragoza. En el sector del ‘azud del Ebro’ tienen su punto de salida un grupo de rutas de iniciación, más orientadas a familias, concretamente en la margen izquierda, kilómetro cero del Camino Natural de La Alfranca. Son rutas circulares en dirección a la Ribera Baja, de escaso desnivel y con muchos atractivos, donde el agua es la protagonista.

Un segundo sector tiene como punto de partida la ‘pasarela del Voluntariado’ en su margen derecha, con inicio por el carril bici y retorno por el canal Imperial de Aragón. Son también rutas circulares, de diferente dificultad, que combinan en muchos casos la pista con tramos asfaltados y pequeñas sendas, pasando junto a sotos y escarpes, acercándonos a la riqueza natural y patrimonial de la depresión del Ebro. Las rutas del tercer sector comienzan en el ‘parque José Antonio Labordeta o parque Grande’, junto a la fuente bajo el monumento a El Batallador. Son itinerarios largos, extremos, en ocasiones técnicos, por paisaje estepario, cerros, barrancos, multitud de variantes y bucles circulares también.

Arco natural en el barranco de los Fantasmas, que cruza el barranco de las Almunias.
Arco natural en el barranco de los Fantasmas, que cruza el barranco de las Almunias.
Diego Mallén-Prames

Corredor del Gállego

Ideal para hacer en familia, la ruta del ‘corredor verde del Gállego’ empieza junto al azud del Ebro, en la margen izquierda. Es una ruta fácil, de 24,5 km y solo 30 m de desnivel, que discurre casi en su totalidad por pista y puede hacerse en un tiempo de entre 1 h 30 min y 2 h 30 min, sin paradas. Un carril bici nos lleva hasta el parque de las Garzas y el mirador del río Gállego en su desembocadura en el Ebro, pedaleando entre flora y fauna muy variadas. Remontamos por su margen derecha el Gállego, atravesando sotos y bosques de galería, con algún tramo muy próximo al cauce en el que podemos apearnos para recorrerlo a pie y evitar caídas. Sobrepasamos el barrio de San Juan de Mozarrifar para llegar hasta el magnífico azud de Urdán, frente a la cartuja del Aula Dei. Retornamos por el mismo camino hasta la pedanía de San Juan y cruzamos por una pasarela a la margen izquierda para seguir el curso del río, bien por un sendero o bien por una pista de tierra, más cómoda. Esta doble opción la tenemos también tras pasar bajo el puente del Cuarto Cinturón (Z-40 y A-23), donde una senda más estrecha y cercana al río ofrece mayor emoción. En el barrio de Santa Isabel, cruzamos otra pasarela que nos devuelve a la margen derecha y al camino ya recorrido de inicio.

Mudéjar del Ebro

Nos vamos ahora a la pasarela del Voluntariado para hacer la ‘ruta mudéjar del Ebro’, de dificultad moderada, 32,6 km (casi la mitad de ellos sobre asfalto), 90 m de desnivel y entre 2 y 3 horas de recorrido, sin paradas. El carril bici en dirección norte nos conduce al barrio de Juslibol, el exuberante espacio natural de los galachos y su centro de visitantes. Cruzamos el puente de Alfocea y llegamos a Monzalbarba y su hermosa torre mudéjar. Seguimos por el Camino Natural del Ebro GR 99, salvamos la autopista A-68 y llegamos a Utebo y su parroquial de la Asunción, otro bello ejemplo del mudéjar zaragozano.

Pedaleando junto al canal Imperial de Aragón.
Pedaleando junto al canal Imperial de Aragón.
Diego Mallén-Prames

Dejamos el GR 99 y por la calle Miguel Hernández llegamos a una urbanización y una gran plaza, un túnel bajo las vías del tren y la carretera N-232, donde extremaremos precauciones con el tráfico rodado, al igual que en el tramo siguiente de vía asfaltada que lleva al barrio de Garrapinillos. Allí el carril bici nos conduce al Canal Imperial. Circularemos por su margen izquierda, con la interesante opción de cruzar la pasarela que nos acerca al parque Lineal de Plaza, su laberinto, torre... Salvamos la autovía A-2 y seguimos junto al canal Imperial pasando junto a Rosales del Canal y la depuradora para finalizar ruta en las esclusas de Casablanca.

Barranco de las Almunias

Toca ahora afrontar un clásico de los aficionados a la BTT en Zaragoza, ‘el barranco de las Almunias’, ruta para expertos que desde el parque José Antonio Labordeta suma 38,6 km y 450 m de desnivel (2 h 30 min a 4 h). Tomamos el carril bici del canal Imperial en dirección a la Fuente de La Junquera, atravesamos Cuarte de Huerva y llegamos hasta la urbanización de Santa Fe, donde desemboca el barranco de las Almunias, que recorreremos en vuelta circular. Se trata de un espacio estepario muy interesante por no ser un barranco de fondo plano y por tener más de 8 km de recorrido. Tendremos en cuenta que es un lugar frecuentado por ciclistas y senderistas, donde no tendremos cobertura de móvil. El acceso (mojón de piedras) se realiza por una finca privada que atravesaremos con el máximo respeto y a pie si está cultivada.

El primer tramo es de fuerte pendiente y a mitad del descenso nos cruzamos con el barranco de los Fantasmas y su arco natural. En ambos barrancos confluyen varias rutas de BTT y, ya en la explanada, pistas de tierra y la ruta del barranco de las Cabras. Enlazando con el camino asfaltado que bordea la urbanización de Santa Fe por el sur, retornamos a Zaragoza por el mismo camino de la ida.

Etiquetas
Comentarios