Despliega el menú
Aragón

entrevista

Ignacio Escanero: "Queda pendiente la verdadera inclusión laboral de los discapacitados"

Acaba de jubilarse tras 35 años en la ONCE, los últimos 16 como delegado territorial en Aragón

Ignacio Escanero Martínez
Ignacio Escanero entró en contacto con la ONCE cuando se presentó a las primeras oposiciones de maestro de apoyo y ha desarrollado su carrera profesional durante 35 años en esta organización.
Francisco Jiménez

Ignacio Escanero (Lanaja, 1956) se acaba de jubilar en la ONCE, organización a la que ha dedicado 35 años de su vida y en la que ha sido pionero

Media vida, 35 años, en la ONCE dan para mucho. ¿Cuándo llegó a la organización?

Desde niño he tenido problemas de visión y ha sido progresivo hasta la ceguera total. Mis padres decidieron que estudiara en los mismos colegios que mis hermanos, para que me apoyaran. Estuve en la escuela de mi pueblo y luego interno en Barbastro y en Cristo Rey de Zaragoza.

¿Cómo se las apañaba?

Mi mayor dificultad era que no veía la pizarra. En los recreos siempre me he dedicado a pedir los apuntes a los compañeros. Para desplazarme por los sitios aprendí mis propias técnicas y trucos. Luego estudié Magisterio en Huesca. Cuando la ONCE convocó en 1983 las primeras oposiciones para profesores de apoyo en educación de ciegos y deficientes visuales entré en contacto con ella. Fui maestro de apoyo entre 1984 y 1987, primero en Extremadura y luego en Aragón.

Durante sus estudios, ¿nunca se sintió discriminado?

Siempre intenté actuar con la mayor naturalidad. Me preparé las oposiciones normales y me presenté en 1980. Al ir a entregar el segundo ejercicio al tribunal me tropecé con una mesa y dije que no veía bien. Uno de los miembros me recordó que había un apartado en el que se decía que no podían optar personas que tuvieran una enfermedad infectocontagiosa o un defecto físico que les impidiera desarrollar su profesión con normalidad. Suspendí.

La educación es su pasión.

La experiencia de estudiar de niño en una clase ordinaria me hizo creer en la inclusión, por la que siempre he luchado. Hoy el 99,9% de los educandos de nuestro colectivo se forman en centros ordinarios.

Tiene algo de profesor inventor.

Durante los años que fui maestro tenía muchas inquietudes y elaboré material didáctico inédito. El más conocido es el prisma braille, que permite hacer todas las combinaciones de este alfabeto. ONCE lo usa en su ‘merchandising’.

¿Y su carrera como directivo?

En 1987 empecé como mando intermedio encargado de los servicios sociales en Aragón y entre 1990 y 1993 estuve de delegado territorial en La Rioja. De 1993 a 1997 tuve la gran suerte de ser jefe de la sección de educación a nivel nacional en Madrid. Me tocó el cupón, porque es el área que siempre me ha gustado más. Entre 1997 y 2000 estuve al frente del Centro Bibliográfico y Cultural de la ONCE, de 2000 a 2003 presidí la Federación Española de Deportes para Ciegos y, por fin, en 2004 volví a casa como delegado territorial en Aragón.

¿Algún proyecto especial?

Estoy orgulloso de haber ayudado a sentar las bases de la inclusión educativa y de ser el primer miembro de la organización que formó parte del Consejo Escolar del Estado. Hay vivencias únicas. Con Arquitectos sin Fronteras, en 2006, se construyó un centro de educación especial en Mostar.

¿Qué les diría a quienes les reprochan que promueven el juego?

Tenemos el certificado de juego responsable. La gente en los kioscos es exquisita vendiendo solo a los mayores de 18 años. El auténtico problema es el juego ‘online’.

¿Qué asignatura pendiente hay?

La verdadera inclusión laboral de los discapacitados en general. En la medida de lo posible, los centros especiales de empleo tendrían que ir desapareciendo.

¿Qué es para usted la ONCE?

He sido un privilegiado en la ONCE, primero como maestro y luego como directivo, porque siempre he contado con su respaldo.

El papel de su familia habrá sido fundamental.

Mi mujer siempre ha estado a mi lado y el compromiso que yo adquirí con la organización es común. La ONCE la hemos vivido todos en casa, también mis tres hijos, las 24 horas del día.

¿Va a poder parar ahora?

Siempre he sido una persona muy activa. Tengo algún proyecto personal que espero salga adelante.

Etiquetas
Comentarios