Aragón

aragón

La batalla por la dignidad de Mauthausen

Ramiro Santisteban, uno de los 7.000 presos del campo de concentración nazi, falleció esta semana en París con 97 años. Presidió la asociación de los supervivientes españoles.

Ramiro Santisteban falleció esta semana con 97 años en París.
Ramiro Santisteban falleció esta semana con 97 años en París.
EFE

Ramiro Santisteban fue enterrado el pasado viernes en un cementerio de París, donde falleció a sus 97 años. Natural de Laredo (Cantabria), su papel entre los más de 1.015 presos aragoneses que estuvieron en el campo de concentración de Mauthausen (Austria) fue fundamental. Santisteban fue el último presidente de la Federación Española de Deportados e Internados Políticos hasta que la organización se disolvió en 2004. Desde la sede en París ayudó a sus compañeros a recuperar la dignidad, después de vivir entre 1940 y 1945 el drama que marcó sus vidas.

"Lo peor que podía pasarte en un sitio como Mauthausen era estar allí con algún miembro de tu familia y ver cómo maltrataban a tu padre delante de ti sin poder hacer nada", explicó Santisteban en el documental ‘Adiós a la vida’, de la productora Factoría Plural para Aragón TV. 2Los españoles éramos la única nacionalidad respetada por los demás presos en el campo de Mauthausen por el comportamiento que teníamos entre nosotros", agregó.

Su liderazgo entre los españoles que se salvaron (de los 7.347 españoles –un millar eran de Aragón–, 4.761 murieron antes de la liberación el 5 de mayo de 1945) provocó que el equipo Nizkor (organismo de derechos humanos) llevara a Ramiro Santisteban con el aragonés Jesús Tello, un preso nacido en Épila, a prestar declaración en la Audiencia Nacional en 2009, tras interponer una querella sobre Mauthausen. Este proceso presentado en el Juzgado de Instrucción 2 acabó con un archivo decidido por el pleno de la Sala Penal con 17 magistrados, de los que cinco se opusieron.

"Estuvimos dos años preparando la querella2, reconoció el abogado Goyo Dionis, del equipo Nizkor. "Elegimos a Ramiro y Jesús para declarar como presos políticos. Fue un símbolo y salieron muy satisfechos porque nunca lo había aceptado un tribunal español. Era una forma de ser reconocidos en su país y con su historia", agregó el letrado desde su despacho en Charleroi (Bélgica). Aun así, el 15 de enero de 2015 la Audiencia Nacional acabó con este sueño. "El archivo fue una pena, de malas maneras. Los presos nazis que estaban esperando en Estados Unidos para su extradición nunca llegaron a España para celebrar el juicio", señaló el abogado de los españoles.

La decisión de los tribunales españoles llegó cuando Jesús Tello ya había muerto, pero otros presos aragoneses, como José Alcubierre, con 90 años, se prestaron a declarar ante el juez instructor, Ismael Moreno, para aportar más datos sobre el campo de concentración. Ya no hizo falta, porque la reforma legal que aprobó el Gobierno del PP impidió juzgar a criminales nazis que estaban procesados porque "se carecía de jurisdicción".

"La mayor parte de los españoles y los aragoneses que pasaron por Mauthausen han muerto, porque todos tenían más de 90 años", reconoció Juan Manuel Calvo, un aragonés miembro de la junta de Amical, quien recordó al grausino Román Egea Garcés, fallecido con 99 años el 10 de febrero. Se acordó también de la única superviviente del campo de Ravensbrük, Neus Catalá, que tiene 103 años y vive en una residencia.

Cuatro institutos aragoneses visitan el campo en mayo

Cuatro institutos de Zaragoza, Utebo y Huesca, con chavales de 17 años que cursan primero de bachillerato, irán en mayo al campo de concentración de Mauthausen con la asociación Amical, que organiza viajes anuales con estudiantes. El día 5 de ese mes se conmemora la liberación por las tropas de los Estados Unidos en 1945. "El fallecimiento de los presos era previsible y en Amical hicimos el cambio generacional con sus hijos. Por eso hemos pasado de los testimonios a las acciones de memoria", explicó Juan Manuel Calvo. En este trabajo han creado una red de unos 35 colegios que están interesados con conocer el pasado, pertenecientes de las comunidades de Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana. Asimismo, movilizan a otro grupo de unos 50 municipios (donde está integrado Utebo), con acciones en recuerdo de los más de 7.000 españoles que pasaron por este campo de concentración

Etiquetas
Comentarios