Aragón

Las aragonesas que tienen su primer hijo con 40 años ya son más que las que lo tienen con 26

Las mujeres primerizas con 40 casi se han triplicado en diez años y en 2017 fueron 146. La edad media de la maternidad ha aumentado de los 25 años en 1978 a los 32 en la actualidad.

Las aragonesas que tienen su primer hijo con 40 años ya son más que las que lo tienen con 26
onlyyouqj

Las mujeres cada vez retrasan más la maternidad, tanto que las aragonesas que tienen su primer hijo con 40 años son ya más que las que lo tienen con 25 o incluso 26. Los hospitales de la Comunidad registraron 146 alumbramientos de mujeres primerizas con esa edad en 2017, última estadística oficial, cuando hace diez años apenas eran 58. Un cambio social que también se refleja en los primeros partos de mujeres con 45 o más: de nueve en 2007 se ha pasado a 42.

Si la mayoría de aragonesas de 1978 decidían ser madres apenas cumplían los 25 años, actualmente la edad media está más cerca de los 32. De hecho, cada vez son más los partos registrados en la franja de edad de 40 a 45 (o más). En 2017, se llegó a los 957, de los que 368 fueron de madres primerizas. Mientras, con 25 años dieron a luz 219 (139 su primer hijo) y cumplidos los 26, 260 (144, el primero).

La realidad aragonesa se repite en el resto del país e incluso en Europa, donde el porcentaje de mujeres de más de 40 que dan a luz duplica casi al de las mujeres que tienen menos de 20 años. Los expertos coinciden en que las mujeres deciden retrasar su maternidad principalmente por cuestiones formativas y socioeconómicas, como la inestabilidad y las precariedad del mercado laboral, las elevadas tasas de desempleo, mayor en las féminas, o la inexistencia de ayudas sociales.

Los profesionales sanitarios son conscientes del cambio de mentalidad y de las consecuencias que esto entraña para la salud de la madre y del niño. El jefe de Obstetricia del hospital Miguel Servet de Zaragoza, Sergio Castán, recuerda que el primer escollo al que tienen que hacer frente es a la dificultad para quedarse embarazadas. "Aunque una mujer con 40 años es joven –señala Castán–, es mayor desde el punto de vista de la fertilidad". "En el año 1981, considerábamos una mujer de 28 años ya añosa", recuerda el especialista.

Además, a partir de los 40 la tasa de aborto durante el primer trimestre puede llegar a ser de entre un 35% y un 40%, cuando en madres más jóvenes oscila entre el 10% y 15%. Con la edad de la madre se incrementan las anomalías cromosómicas, la tasa de prematuriedad y el riesgo de sufrir patologías metabólicas, como diabetes, o hipertensivas, como la preeclampsia. "Asimismo, tienen más posibilidad de que el embarazo acabe en cesárea", explica el jefe de Obstetricia, que hace hincapié en la necesidad de impulsar medidas sociales para fomentar la natalidad de manera inmediata para que "den sus frutos dentro de 30 años".

Crece la reproducción asistida

El retraso de la maternidad y las dificultades para concebir han traído consigo un importante incremento de los ciclos de reproducción asistida. La edad media de las madres que recurren a estas técnicas ha aumentado en los últimos años. El director del Instituto de Reproducción Humana Asistida y responsable de la unidad de Quirónsalud Zaragoza, Antonio Urries, recuerda que mientras en los noventa la edad media de sus pacientes era de 34 años, actualmente ya se sitúa en 38,5. "Hasta un 30% de las mujeres que acudieron a nosotros en 2018 tenían más de 40 años", afirma el biólogo.

A pesar de la evolución de las técnicas, Urries subraya que a partir de los 35 años la calidad de los óvulos baja significativamente y, por lo tanto, la tasa de embarazo con ovocitos propios disminuye. Por ello, aconseja a las mujeres que quieran demorar su embarazo que se planteen cuanto antes, incluso sin cumplir los 30, la preservación de sus óvulos por medio de su vitrificación. Un procedimiento sencillo que, afirma Urries, aumenta en el futuro las posibilidades de embarazo.

Etiquetas
Comentarios