Despliega el menú
Aragón

Los huérfanos de la violencia de género podrán recibir 600 euros de pensión con efecto retroactivo a 2004

Por apenas unos meses, quedan al margen de esta nueva ayuda los tres hijos de la asesinada Patricia Maurel en La Puebla de Híjar.

#AmorNOesControl, nuevo mensaje para los jóvenes contra la violencia de género
El Congreso aprueba subir a 600 euros las pensiones a los huérfanos por violencia de género
Pixabay

El Congreso de los Diputados aprobó este jueves, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, la mejora de la situación de orfandad de los hijos de víctimas de violencia de género. Así, en virtud a este acuerdo, los descendientes de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas pasarán a percibir una prestación de 600 euros -ahora eran 140- hasta que cumplan la mayoría de edad o, en caso de seguir estudiando, los 25 años.

Esta medida tiene carácter retroactivo desde 2004 -se aprobó la Ley Integral de Violencia de Género- para todos aquellos que en el momento del asesinato fuesen menores de 21 años o sufren una discapacidad que les impide trabajar. De esta forma, las familias que hasta ahora se hacían cargo de estos huérfanos con ayudas mínimas del Estado podrán reclamar la cantidad que les corresponda cuando el texto se publique en el Boletín Oficial del Estado.

“Todas las personas con las que tenemos contacto están encantadas con la aprobación de esta ley, que es completamente justa”, señaló este viernes Joaquín Tagar, promotor del Fondo de Becas Soledad Cazorla, que colabora con familiares e hijos de mujeres asesinadas por violencia de género. “Ha costado demasiado que esto se haga posible, pero prefiero olvidar la demora”, añadió quien, como viudo de la primera fiscal de Sala contra la violencia machista, emprendió su particular cruzada en febrero de 2016, con la creación de una fundación que lleva el nombre de la que fuera su esposa y ha tramitado ayudas por valor de más de 61.000 euros.

Los Maurel-Conte, de Híjar, son una de las familias que están siendo apoyadas por esta desinteresada iniciativa, que se nutre del apoyo solidario de particulares y empresas. “Por casualidades del destino, el año pasado nos llamó una representante de la asociación que tiene vínculo con nuestro pueblo. Al revisar los datos de víctimas, vio que éramos de aquí y nos llamó para decirnos que iban a empezar a colaborar con nosotros”, explica Teresa, madre de la fallecida Patricia Maurel y abuela de tres nietos que en mayo de 2003 quedaron huérfanos con ocho, seis y tres años, respectivamente.

“Desde entonces, la única ayuda que hemos recibido es la de la asistenta social. 150 euros mensuales; 50 por cada chico”, añade Teresa. Y es que la citada Ley Integral de Violencia de Género fue instaurada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en diciembre de 2004. De ahí que en su momento no se viesen beneficiados por aquella mejora.

El estremecedor discurso de Josua

En la batalla hacia la mejora de la situación de orfandad de los hijos de víctimas de violencia de género ha tenido un papel importante Josua, un joven gallego que en febrero de 2017 perdió a su madre en Chapela (Redondela) cuando su expareja hizo volar la casa con bombonas de butano.

Un año después de la tragedia y en unas jornadas promovidas por la Fundación Mujeres, Josua explicó a los parlamentarios del Senado cómo había cambiado su vida sin su madre, tratando de gestionar él solo a la familia y sacando adelante a su hermano pequeño.

"Seguro de casa a nombre de un asesino, impuesto de sucesiones, declaración de herederos, ningún testamento hecho. Toca cancelar deudas, una tutela, ocuparme de una casa. Mil y un trámites, con el desembolso económico que eso conlleva, que tengo 25 años", señaló. En ese arduo camino, solo encontraron el apoyo de los vecinos.

El discurso fue de lo más emotivo, y sirvió para reclamar a la Administración "apoyo específico para seguir adelante". Sus palabras provocaron más de una lágrima en la Cámara Alta.

Etiquetas
Comentarios