Aragón

“Durante 15 años, la única ayuda que hemos recibido es la de la asistenta social”

Teresa Conte, madre de Patricia Maurel -víctima de la violencia de género- y abuela de sus tres  hijos, que tenían 8, 6 y 3 años cuando se quedaron huérfanos, lamenta que la subida de la pensión de orfandad llegue "demasiado tarde".

#AmorNOesControl, nuevo mensaje para los jóvenes contra la violencia de género
Pixabay

El asesinato de Patricia Maurel, candidata del PP a la alcaldía de La Puebla de Híjar en 2003, se produjo en pleno periodo electoral. Los políticos acudieron en masa al entierro para mostrar sus condolencias y emitir promesas que jamás llegaron a cumplir. Las palabras de los altos cargos de la época se las llevó el viento, y en casa de la joven fallecida quedó un panorama desgarrador: tres hijos huérfanos de 8, 6 y 3 años y unos abuelos obligados a sobreponerse al dolor para sacar la familia adelante.

“Hemos pasado un auténtico calvario. La pensión de jubilado de mi marido (alrededor de 1.000 euros) no da para alimentar cinco bocas y comprar la ropa o los libros. Tenemos que agradecer el apoyo de amigos y vecinos”, señala Teresa Conte -madre de Patricia- acerca de 15 años en los que únicamente han percibido la ayuda de la asistenta social. “150 euros mensuales; 50 por cada chico”, subraya, antes de recordar que, por casualidades del destino, el año pasado les sobrevino otro pequeño soporte.

“Al revisar los datos de las víctimas de violencia de género y ver que había una familia de Híjar, una representante del Fondo de Becas Soledad Cazorla se puso en contacto con nosotros para ofrecernos asistencia. Le llamó la atención que fuésemos de este pueblo, puesto que una tía suya se casó con un Guardia Civil que conoció aquí, y gracias a eso nos llamó”, explica Teresa, sobre una concurrencia que permitió que la menor de sus nietos, Nayara, recibiera una beca para su formación académica.

“Se puede decir que ha tenido más suerte que sus hermanos. A Yerai (24 años) le hubiera gustado seguir con los estudios, pero era consciente de que tenía que ponerse a trabajar cuanto antes. Y Javier (22), que va para militar, vio cómo le denegaban otra beca por no aprobar todas las asignaturas”, lamenta Teresa, y concluye afirmando que la subida de la pensión de orfandad para los hijos de víctimas de violencia de género supondrá un respiro: “600 euros mensuales es algo digno. Esta ley llega demasiado tarde, pero nos alivia saber que la situación va a mejorar. Así como se conoció la noticia, el Fondo de Becas Soledad Cazorla se puso en contacto con nosotros para informarnos”.

Etiquetas
Comentarios