Despliega el menú
Aragón

Piden priorizar la conservación de la Margaritifera tras otras extinciones

Solicitan la construcción de las instalaciones para el estudio y reproducción de la especie.

Ejemplar vivo de Margaritifera auricalaria.
Hallan el ejemplar vivo de Margaritifera auricalaria más cercano a Zaragoza
CHE

La organización ecologista Amigos de la Tierra ha instado a las administraciones competentes a dar prioridad a la conservación de la almeja de agua dulce Margaritifera auricularia, en situación crítica tras la destrucción de su hábitat en el Canal Imperial de Aragón y la extinción del resto de náyades que lo poblaban.

En una nota de prensa, los ecologistas se hacen eco de los trabajos que se llevan a cabo desde el Gobierno de Aragón para trasladar los últimos reductos de esta especie del Canal Imperial al Ebro tras la elevada mortalidad que se ha registrado en los últimos años en el tramo medio de esa infraestructura hidráulica por contaminación del agua o por la competencia de la invasora almeja asiática.

Un traslado que, advierten, puede ser incompatible con las intervenciones que se llevan en el río Ebro con dragados, la construcción de motas o la petición de las autoridades locales y sindicales de la ribera de su limpieza.

En opinión de la organización, la situación de este bivalvo "sólo es una muestra más del deterioro creciente del medio ambiente, especialmente del medio acuático por la progresiva contaminación de las aguas: nitratos, plaguicidas, metales pesados derivados de sistemas productivos intensivos" o por la nula actuación frente especies invasoras.

Y ponen como ejemplo la pérdida de otras especies que habitaban en el canal como la Unio mancus, Anodontaanatina y Potomida littoralis que contaban con miles de individuos y que han perecido y por lo que creen que habría que pedir responsabilidades, además de hacer reflexionar sobre la calidad del agua del Canal Imperial, con la que se riegan las huertas y de las que se abastecen los zaragozanos.

No obstante, estos ecologistas apoyan las acciones del proyecto presentado por la Sociedad Española de Malacología y que van a llevar a cabo investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales para averiguar las causas de las mortandades masivas que afectan desde 2013 a las poblaciones españolas de la especie y que se localizan íntegramente en la cuenca hidrográfica del Ebro.

Pero además, demandan que las Comunidades Autónomas y la Confederación Hidrográfica del Ebro trabajen en la gestión del hábitat de la especie en el río mediante su naturalización para favorecer la evolución de sustratos favorables a las náyades, y la mejora de la calidad de las aguas como única medida para que la especie pueda sobrevivir en el río.

También solicitan la construcción de las instalaciones para el estudio y reproducción de la especie que tanto el Ministerio de Transición Ecológica y los gobiernos de Aragón y Navarra tienen previsto desarrollar en El Bocal y que está paralizado.

Etiquetas
Comentarios