Despliega el menú
Aragón

Ana Betegón: "La directriz que recibí de Madrid es que el hospital no se cierra"

La nueva directora del hospital Militar de Zaragoza admite que el Salud y Defensa tendrán que trabajar para solventar algunas discrepancias respecto al convenio.

Ana Betegón, coronel médico, directora del Militar.
Ana Betegón, coronel médico, directora del Militar.
Aránzazu Navarro.

Llega como directora del hospital Militar de Zaragoza en un momento convulso tras el cese del anterior director, la adaptación del convenio con el Salud y el cierre temporal de servicios por la falta de personal. ¿Sabía lo que se iba a encontrar?

El pasado 24 de enero me notificaron que iba a ser la próxima directora de este hospital. No sabía nada de lo que pasaba. Me dijeron que se cesaba al anterior director y a los siete días, estaba aquí.

¿En su elección pesó ser zaragozana y su experiencia aquí?

En el Ejército somos oficiales, suboficiales y tropa. Han podido considerar que fuera de Zaragoza, tras cesar al director, pero además creo que fue por mi carrera profesional. Llevo una buena progresión.

¿Recibió alguna directriz desde Madrid?

Sí, la directriz es que este hospital no se cierra. No quieren cerrarlo. Si se ha firmado el convenio es para eso. Tiene 200 años de historia, es muy querido y apreciado en la ciudad de Zaragoza. Quieren que continúe durante el tiempo que sea factible.

Los trabajadores aseguran que Defensa prescindió del anterior director porque tuvo desencuentros con Madrid.

No puedo hablar del cese del director anterior porque no sé qué pasó. A mí me dijeron que había que colaborar con el Salud y continuar el camino del convenio.

¿Qué diferencia hay entre un hospital de Afganistán y este?

Dame el de Afganistán y las misiones antes que esto. Siempre he trabajado con militares y no con civiles. Me costará más tiempo aclimatarme. Es un mundo muy nuevo para mí. En Afganistán sabíamos los problemas que iba a tener antes de ir: explosivos, disparos, talibanes y alguno con estrés del combate. He estado seis veces allí. Aquí tienes un problema diferente cada día e incluso varios juntos. Hay que convencer a todos que vamos a una con el Salud.

En su discurso de toma de posesión aseguró que se enfrentaba a un gran reto, pero también que tendría que tomar decisiones duras. Unas horas después canceló citas y consultas.

En el discurso recordé mi trayectoria profesional para que me conocieran en el hospital. Pero sabía que cuando acabara el discurso, tenía que tomar una decisión dura. Era la primera orden como directora del hospital.

¿Y habrá más medidas así?

Se tendrán que plantear otras, que no sé cuáles, porque las decisiones las voy a ir tomando a medida que vea los problemas y en colaboración con el Salud para buscar una solución.

¿Era necesario suspender la actividad asistencial?

Era tal el problema que vi, que decidí parar. Pero solo los quirófanos y consultas programadas. Funcionan Urgencias, la uci, ingreso por Urgencias, radiología, rehabilitación... Había que asegurar una buena atención al paciente. Si no podemos complementar los dos sistemas (informáticos) y unirlos, tenemos un problema. En eso llevamos trabajando toda la semana.

¿Nos puede concretar qué pasó?

Tenemos dos sistemas, un programa de Defensa (Balmis) bueno y que manejamos desde hace años, y ahora nos han colocado uno distinto, el del Salud, que va fuera de la línea de Defensa. El sistema de Defensa es de alta protección y ha habido que montar una línea informática nueva paralela, con ordenadores e impresoras nuevos. El archivo estaba organizado con un programa y si le meto otro, duplicamos las historias. Tengo que sacar los historiales de los dos programas y comprobar que son del mismo paciente, mirar el DNI y las fechas de nacimiento, y unificarlos.

Algunos achacan que fue un problema de personal.

No fue por un problema de personal. En el archivo se trabaja muy bien, sino que ha sido un problema informático. Está originando tal sobrecarga de trabajo... Antes buscabas un historia en un minuto, ahora nos cuesta para cada paciente entre 15 y 20.

¿Qué cree que ha fallado?

La culpa ha sido de las dos partes:ha faltado formación por un lado y rapidez en implantar el sistema. Teníamos que haber ido más despacio. Lo primero es el paciente, pero en todos sus aspectos y todos van metidos en un programa informático.

¿Se va a citar de nuevo pronto?

Esta semana se ha adelantado en organización y ya no se va a descitar más. A partir del lunes veremos a los pacientes. Se seguirá trabajando en la adaptación de ambos programas, se tardará de dos a tres meses en que estén totalmente integrados.

¿A cuántos pacientes ha afectado este parón?

Creo que entre consultas y quirófanos fueron entre 500 y 600.

El general Alonso de Vega insistió en su discurso en que deben ofrecer una buena atención a los ciudadanos sin dejar de lado al Ejército. ¿Es difícil combinarlo?

La filosofía de las Fuerzas Armadas es estar siempre al servicio de los españoles y en la sanidad queremos dar una buena atención. Es cierto que pasar de 35.000 a 70.000 personas atendidas requerirá un gran esfuerzo. Me he reunido con los trabajadores militares y lo haré también con los civiles. Esto no va a ser coser y cantar. No puedo pasar de hacer dos a seis coches en un día. El tiempo dirá si la atención al paciente ha mejorado, sigue igual o ha empeorado. Sé dónde están los posibles fallos, estoy intentando que se apliquen todas las medidas necesarias por el Salud, por Madrid y por nosotros, todos a una, para que la atención al paciente sea la adecuada.

Habla de fallos, ¿habrá que modificar el convenio?

Tiene incidencias que tendremos que ir modificando en las comisiones de seguimiento.

¿De qué tipo, de personal?

El problema fundamental es la implantación del sistema informático y el de personal, pero la falta de médicos se ve en otros sitios y en todas las comunidades.

¿Hay discrepancias respecto al personal con el Salud?

Está lo que conocemos como el espíritu del convenio, que tienen todos los convenios, porque ninguno es perfecto. Esto lleva consigo a que en las comisiones permanentes y de seguimiento, que el Salud lee por un lado y Defensa por otro, tengamos que llegar a un punto intermedio.Siempre desde un punto de vista de colaboración y no de absorción.

"Nos tocaba a las mujeres los puestos de mando"

"Defensa tuvo más de veinte hospitales militares y al final los redujo para quedarse con dos, el Gómez Ulla y el de Zaragoza", recuerca la coronel Betegón, quien califica el centro aragonés como "un centro básico" frente al de Madrid, que tiene 22 plantas. "Tenemos que tener claras las necesidades en función del hospital, pero no somos el Servet", indica, y asegura que el personal está garantizado durante este año. "Se va a defender la plantilla", aclara, pero "somos dos estructuras administraciones distintas". Será en octubre cuando se hable del futuro. "Iremos viendo, tanto por Defensa como por el Salud, la sustitución del personal", subraya.

Respecto a su nombramiento como mujer, la coronel Betegón asegura que es "un honor" ser la primera directora del hospital militar de Zaragoza y cree que es el efecto de haber entrado en el Ejército hace 29 años. "Las mujeres vamos a llegar a los puestos de dirección porque ha llegado el momento", señaló. Puede convertirse en la primera general médico del Ejército en tres años. "Si lo hago bien, posiblemente me impulse", reconoce.

Etiquetas
Comentarios