Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Aragón, la segunda comunidad con mayor tasa de ingresos hospitalarios de España

La elevada edad de los pacientes (una tercera parte de las altas son de mayores de 75 años) propicia esta situación.

Jorge Godoy, cirujano pediátrico chileno, participó en cuatro cirugías del hospital Infantil.
Jorge Godoy, cirujano pediátrico chileno, participó en cuatro cirugías del hospital Infantil.
Oliver Duch

Aragón sigue su escalada para posicionarse como la comunidad con mayor tasa de ingresos hospitalarios. Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2016 la comunidad aragonesa se situaba como la tercera con mayor volumen de ingresos por cada 100.000 habitantes, solo superada por las Islas Baleares y Cataluña. Un año después, en 2017, Aragón ya es la segunda comunidad con mayor tasa de pacientes ingresados. Las cifras publicadas por el INE evidencian que se registraron 11.867 altas por cada 100.000 habitantes. En Cataluña fueron 12.176 y en Baleares 11.737.

La cada vez más elevada edad de los residentes en la Comunidad provoca que progresivamente vayan creciendo las estancias en los hospitales. Aquellos que superan los 75 años de edad suponen un tercio de los ingresos en hospitales de Aragón; siendo entre los 75 y los 84 cuando hay un volumen más elevado: cerca del 18% de todas las estancias. Y, por tanto, el 15% superan los 84 años. Por el contrario, en las comunidades donde la tasa de ingresos hospitalarios es más reducida, el porcentaje de mayores de 75 años ingresados desciende de manera importante. En Andalucía la citada tasa es de 8.306 personas, mientras que los ingresos de enfermos con más de 75 años solo constituyen un 22% (frente a casi el 33% de Aragón).

Las dolencias que más atenciones precisan en la comunidad aragonesa son las correspondientes al aparato digestivo, con cerca de 20.000 durante el último año del que se tienen datos disponibles (2017). Dentro de este grupo, son las hernias inguinales (2.633) y las colelitiasis (3.201) las que aglutinan a más pacientes. En el lado opuesto, los trastornos dentales, la enfermedad de Crohn, aquellas relacionadas con el esófago o las úlceras gástricas, duodenales y pépticas implican un reducido número de altas hospitalarias. Todas ellas registraron menos de 400 en 2017. Una situación similar a la que se vivió un año antes.

Con un elevado número de altas hospitalarias también se encuentran  afecciones como las complicaciones del embarazo (6.456), la insuficiencia cardiaca (4.849), la neumonía (3.446), el EPOC (3.596) y las enfermedades cerebrovasculares (3.199). Por el contrario, las quemaduras (109), la asistencia anticonceptiva (120), los trastornos en la mestruación o menopausia (98), la dermatitis o los eccemas (66), la esclerosis múltiple (97) y el VIH (78) son los que provocan menos atenciones en los hospitales de Aragón.

Mayor estancia media

El volumen de ingresos que se registran en el sistema sanitario aragonés (tanto público como privado) ha crecido ligeramente en el último año. En concreto, se han contabilizado unas 40 atenciones más que en 2016. Este incremento también se percibe en la estancia media, que ha pasado de 7 días a casi 8. Por un lado, el envejecimiento de la población, aparte de suponer que más personas tienen que ser atendidas, provoca que sus estancias en los hospitales se vayan alargando. Mientras que los más jóvenes (de 0 a 65 años) están entre 3 y 7 días ingresados. Cuando se pasa de la edad de jubilación, las estancias medias varían entre 9 y 11,5 días. Es necesario destacar que el periodo medio que un paciente está en los hospitales de Huesca y Teruel (8,76 y 8,28 días respectivamente) es sensiblemente superior al de Zaragoza (7,35). La despoblación y el envejecimiento de la población provocan que los pacientes pasen más días en Huesca y Teruel.

Las patologías de salud mental son las que aglutinan mayores estancias. Por ejemplo, los pacientes con esquizofrenia están ingresados una media de 115 días y los que sufren trastornos afectivos están cerca de 25 jornadas. Es necesario destacar que solo 950 y 800 pacientes respectivamente fueron ingresados por estas causas en 2017. No obstante, se percibe un incremento en comparación con los casos registrados en años anteriores. En 2016 estas mismas patologías supusieron 744 y 663 ingresos.

La tuberculosis (17 días), el VIH (19), la demencia (19), la aterosclerosis (18), los trastornos relacionados con bebés prematuros (19) y las quemaduras (16) son las otras dolencias que más tiempo precisan para ser tratadas correctamente. Por el contrario, las atenciones por cataratas, amígdalas, dientes, carcinomas 'in situ' o la asistencia anticonceptiva tienen periodos de ingreso inferiores a dos jornadas.

Apuesta por la sanidad pública

Los aragoneses se decantan principalmente por la atención sanitaria que ofrece el sector público: con un 82,5% de las atenciones frente al 17,5% que contabilizan los hospitales privados. Sin embargo, no es la comunidad que más apuesta por esta fórmula. En Extremadura y Castilla-La Mancha, el volumen de población que acude a un centro privado para que lo hospitalicen es mínimo y ni siquiera llega al 10% del total de altas. Por el contrario, en Cataluña, la apuesta está claramente equilibrada: el 50% de los catalanes es atendido en un centro privado, mientras que el otro 50% acude al púbico.

Etiquetas
Comentarios