Despliega el menú
Aragón

Los campos afectados por las riadas han perdido hasta un 50% de su valor en 15 años

Los alcaldes dicen que la situación es insoportable y piden proteger la agricultura.

Miguel Escudero, en la huerta de Villafranca de Ebro.
Los campos afectados por las riadas han perdido hasta un 50% de su valor en 15 años
Toni Galán

Los campos afectados por las avenidas ordinarias y extraordinarias del Ebro han perdido hasta un 50% de su valor en los últimos 15 años. Ocurre, por ejemplo, en Fuentes, donde las fincas que se inundan sistemáticamente valen ahora la mitad. En Villafranca, hectáreas que antes se pagaban a más de 16.000 euros se ofertan a apenas 11.000 (-31,2%), una situación "insoportable" según la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA-COAG) que "condena a la agricultura" y el relevo generacional.

"La pérdida de valor del suelo ha sido tremenda", confirma el alcalde de Quinto, Jesús Morales, que recuerda que en solo 15 años se han visto afectadas al menos cinco campañas por las crecidas. El problema, recalca, es que a esta devaluación se unen "repetidos daños en las infraestructuras" y una importante pérdida de competitividad. "Afecta especialmente al posicionamiento de mercado. Si un año no se puede recoger la alfalfa es probable que quien quiere comprarla busque a otro vendedor", razona. Esta situación, comenta Morales, ha hecho que gente joven que ha heredado campos de sus padres o abuelos esté buscando otras vías de trabajo y ni siquiera se plantee dedicarse a la agricultura.

José Miguel Abenia, agricultor y responsable de UAGA-COAG en la Ribera Baja, asegura que estos campos "se han convertido en una inversión de riesgo". "Los de mayor tamaño apenas se venden y los que lo hacen, es porque los han rebajado muchísimo. La gente sabe que están totalmente desprotegidos. A mí me han ofrecido dos y he dicho que no. No puedo invertir tanto dinero sin saber qué ocurrirá el año que viene", afirma. En su opinión, los graves efectos de las riadas "han hecho que se esté perdiendo un patrimonio que es de todos". "Cada vez somos menos agricultores. Hasta ahora nos han venido pagando los seguros, pero ¿y si dejan de hacerlo o endurecen las condiciones?", se pregunta. Los agricultores aseguran estar "cansados" de tantos años "en blanco". El problema, explica Abenia, es que la situación "se está complicando" por la frecuencia de las avenidas. "La sensación es de angustia. Así, ¿qué perspectivas puede tener nadie? El río amenaza nuestras vidas. Nos está bloqueando, y da igual que hablemos de Quinto que de Villafranca, Pina, Fuentes u Osera", dice. A su juicio, las administraciones "han utilizado a la agricultura para salvaguardar los cascos urbanos". Por este motivo, insta al Gobierno central a acometer tareas de limpieza y "las actuaciones que sean necesarias" para garantizar la economía de estos municipios.

Roberto González, alcalde de Villafranca, confirma que "hay campos que no quiere nadie". "No es que bajen de precio, es que directamente ya no lo tienen. Antes sobraban compradores e incluso se hacían subastas y ahora hay que buscarlos. Llevamos tres avenidas que han afectado prácticamente al 80% de la huerta", relata. Lo peor es que "se repiten cada dos años". "Si hubiera una cada 20 sería otra cosa, pero así no hay quien aguante", afirma.

María Pilar Palacín, alcaldesa de Fuentes de Ebro, asegura que las crecidas no solo perjudican a las fincas que se inundan. "Aquellas que se ven afectadas de una u otra manera, ya sea por daños en los sistemas de riego o por destrozos en los accesos, han perdido entre un 15% y un 20% de su valor en los últimos años", comenta. En 2018, la localidad perdió hasta el 25% de la cosecha de la Denominación de Origen. "Tuvimos los mismos daños que en 2003, pero con menos metros cúbicos", dice.

Problemas con 1.200 m3/s

La situación es similar en la Ribera Alta. "Ha llegado un punto en el que la tierra se va a devaluar completamente", cuenta José Ayesa, alcalde de Novillas. Este municipio sufre especialmente los picos de caudal. "Con apenas 1.200 metros cúbicos por segundo se han inundado este año cerca de 1.000 hectáreas. Veo bien que se prioricen los cascos urbanos, pero seguidamente se tendría que proteger la agricultura", manifiesta.

Etiquetas
Comentarios