Despliega el menú
Aragón

Las riadas del Ebro suponen una pérdida de casi 20 millones de euros a Aragón

Apuntan que la solución consistiría en limpiar el río, reestructurarlo y controlarlo.

El Ebro revienta la mota de contención en Quinto, en una imagen de archivo.
El Ebro revienta la mota de contención en Quinto, en una imagen de archivo.

Los problemas y pérdidas agrarias que provocan las riadas anuales del río Ebro suponen un coste de entre 15 y 20 millones de euros al Gobierno de Aragón, según ha explicado el secretario provincial de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) en Zaragoza, Toño Romé, un problema que "no solo afecta a los agricultores" sino también "a toda la sociedad aragonesa".

Por ello, para denunciar las pérdidas económicas y reclamar la limpieza del río Ebro, el sindicato agrario UAGA ha convocado una concentración este viernes a partir de las 9.00 en la entrada del polígono de Quinto (Zaragoza) que continuará con una marcha de tractores y la lectura de un manifiesto.

El principal objetivo de la movilización, ha explicado el secretario provincial de UAGA, Toño Romé, es apoyar y dar un pequeño "impulso" a la limpieza del río Ebro, dado que "año tras año" se están produciendo riadas que "ponen en riesgo" a los cascos urbanos de los pueblos cercanos a los cauces y a las explotaciones agrarias de la zona.

El alcalde de Villafranca, Roberto González, ha puntualizado que durante los años 2003, 2007, 2013, 2015 y 2018 se produjeron "grandes riadas" donde todos los pueblos de la zona "fueron inundados" y ha subrayado que si no se comienza a poner medidas las zonas rurales "acabarán desapareciendo".

De esta forma, el representante de los sindicatos de riegos de la acequia de Quinto, José Miguel Avenia, ha ejemplificado que, anualmente se anegan en el entorno "15.000 hectáreas" debido a las riadas, lo que supone una "puesta en peligro" de las explotaciones de la zona y de la denominación de origen de la cebolla de fuentes.

Por su parte, Romé ha añadido que las riadas también provocan daños en las deshidratadoras de alfalfa, en la agroindustria que genera dinero para el territorio y en las producciones agrarias del valle del Ebro, perdiendo "riqueza y valor añadido".

La solución, ha subrayado el alcalde de Novillas, José Ayesa, consistiría en "limpiar el río, reestructurarlo y controlarlo" por parte de los habitantes de los pueblos cercanos al río. Además, Romé ha añadido que estas actuaciones no deberán ser puntuales, sino que se ha de hablar de una "solución general" desde la cabecera del Ebro hasta su desembocadura.

Por ello, el alcalde de Pradilla de Ebro, Eduardo Moncín, exige que tanto el Gobierno de Aragón como a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) que "pongan en práctica" las actuaciones que han solicitado para "minimizar los daños" de las riadas.

Etiquetas
Comentarios