Aragón

Aragón dispara la recaudación tributaria a 3.668 millones, un 25% más en cuatro años

Gimeno cree que la ejecución, del 101,2%, es "muy satisfactoria" y resulta "esencial" para las políticas sociales.

Fernando Gimeno, consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, en una comparecencia.
G. Mestre

Al consejero de Hacienda de la DGA, Fernando Gimeno, le salen las cuentas; sobre todo, en lo que a los ingresos tributarios se refiere. La Comunidad, una de las autonomías que más presión fiscal soporta, cerrará la recaudación tributaria de 2018 en 3.668 millones, 45 más de los presupuestados. No solo se obtendrán más recursos sino que el Ejecutivo PSOE-CHA ingresará, vía impuestos, 734 millones más que los 2.934 que se registraron en 2015, un aumento del 25% que el consejero atribuye a la mejora de la situación económica y a la subida impositiva aplicada en 2016.

De "muy satisfactoria" calificó Gimeno la ejecución tributaria de 2018, que se elevó al 101,2% con más de 3.654 millones de euros ya recaudados. Las cifras constatan una evolución al alza durante toda la legislatura con derechos reconocidos que han pasado de 2.934 millones en 2015 a 3.147 en 2016 y 3.159 en 2017, para llegar a 3.668 millones el año pasado. El volumen de ingresos ha crecido acompasado con la eficacia en el grado de ejecución, que ha sido del 94,5%, 97,9%, 101,6% y 101,2%, respectivamente.

Los tributos que se integran en la financiación autonómica, el IRPF, el IVA y el Impuesto de consumos específicos, aportan el 80% del total de recursos ingresados, y han tirado al alza en los últimos años gracias a la recuperación económica hasta alcanzar en 2018 los 3.047 millones. "Si hay menos gente en el paro, aumenta la recaudación por IRPF; y si hay más consumo, sube el IVA", detalló.

También recordó que el Ejecutivo PSOE-CHA decidió modificar al alza el tramo autonómico del IRPF a partir de 50.000 euros, desde que asumió la DGA. Varios informes revelan, además, que Aragón es, junto a Murcia, la segunda autonomía, solo superada por Cataluña, donde más pagan los aragonés solteros, sin hijos, menores de 65 años y con rentas medias de 20.000 euros anuales.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones se mantiene como el tributo cedido a la Comunidad que más ingresos reporta. En 2018, se alcanzaron los 154 millones de euros en derechos reconocidos, cinco más de los presupuestados pero 47 millones menos que el año anterior. Gimeno achacó este descenso a que no se registraron "ingresos extraordinarios" como ocurrió en 2017. En su opinión, no se verá la incidencia de la reforma que entró en vigor en noviembre, y que exime de tributación las herencias hasta 500.000 euros entre cónyuges y de padres a hijos, hasta este año. Es más, el consejero de Hacienda tiró de ironía para censurar "las medias mentiras" o "medias verdades" que se han contado sobre este controvertido tributo a lo largo de esta legislatura, y aseguró que en 2015, con el PP, se ingresó más que este año.

Pero como certeza queda que una de las primeras medidas que adoptó el Ejecutivo PSOE-CHA, con el apoyo de la izquierda, al asumir la presidencia de la DGA_fue aplicar una subida de impuestos para captar unos cien millones de euros extra y que entró en vigor en 2016. Los cambios se aplicaron en el IRPF, Hidrocarburos, Sucesiones, Patrimonio, Transmisiones y Actos Jurídicos, Embalses y Alta Tensión. Desde entonces, solo se han aplicado modificaciones a favor del contribuyente en Hidrocarburos y en Sucesiones, en este último caso a partir de un pacto del PSOE con el centroderecha.

Gimeno volvió a justificar ayer, una vez más, la subida de impuestos. "Si no hubiéramos hecho ese tipo de política, no se podrían haber incrementado los gastos en los servicios públicos. Eso formaba parte de la política del Gobierno, obtener mayores ingresos para las políticas sociales y para priorizar los servicios públicos", zanjó.

En los tributos cedidos se superaron ampliamente las previsiones en el Impuesto de Patrimonio, con 47 millones en derechos reconocidos (un 3,3% más que en 2017); Transmisiones Patrimoniales, con 131,2 millones (un 15,4% de aumento) y Actos Jurídicos Documentados, en el que se alcanzaron 70,7 millones, frente a los 57,10 millones que estaban presupuestados.

El balance de los impuestos cedidos es, a pesar de todo, negativo si se compara con 2017, con una caída del 1,8%, aunque los derechos reconocidos se elevan a 460,5 millones, 33 millones más de lo esperado.

Hasta un 8% aumentaron también el año pasado los ingresos por los tributos propios, que se ejecutaron al 98%. La principal variación de 2018 tuvo su origen en los ingresos extra que reportó a las arcas autonómicas el Impuesto sobre las grandes superficies, sobre todo después de que el Tribunal Supremo avalara su cobro. Así, de los 9 millones de 2017 se pasó a más de 20,7 millones.

También se ingresó más de lo previsto por el Impuesto de emisiones contaminantes, 1,7 millones en derechos reconocidos frente a 870.000 esperados; el tributo sobre los depósitos de entidades de crédito, con 11,4 millones de los 10,2 presupuestados, y el que grava los aprovechamientos hidroeléctricos, con 17,3 millones frente a los 15 millones previstos.

No tuvo la misma suerte el Gobierno de Aragón con el polémico Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA), que cerró 2018 con 67,7 millones en derechos reconocidos, frente a los 69,1 presupuestados, y una recaudación de 64,2 millones. Para Gimeno, se trata de un impuesto "bastante necesario", respecto al que "afortunadamente" todos los tribunales han dado la razón al Gobierno de Aragón. De hecho, el consejero de Hacienda aseguró que la recaudación del ICA va a permitir este año "nada más y nada menos" que licitar las obras de depuración en el Pirineo que dependen de la Comunidad y licitar obras de muchas depuradoras de municipios pequeños. También recordó Gimeno el notable incremento que se ha experimentado en los ingresos por el ICA_desde la incorporación de los contribuyentes zaragozanos.

Sin presupuesto de la DGA

Gimeno dio casi por hecho que la Comunidad no tendrá presupuestos hasta que pasen las elecciones. El consejero reiteró que el Gobierno tiene una previsión que es la que le permitirá funcionar. No perdió la ocasión de cuestionar la mano que tiende el centroderecha al Gobierno para negociarlo. "No me creo yo que el PP ayude a un gobierno socialista a aprobar los presupuestos", advirtió.

Sí mostró su preocupación por los presupuestos del Estado que, en caso de no salir adelante, implicarían pérdidas millonarias para la Comunidad de la financiación autonómica y las transferencias del Estado.

Etiquetas
Comentarios