Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Aragón gana peso en las patentes: casi el 9% se registran en la Comunidad

La Comunidad ha conseguido mantener el número de patentes solicitadas, a pesar del cambio de legislación.

BSH es una de las empresas que más patentes presenta en Aragón.
BSH es una de las empresas que más patentes presenta en Aragón.
Aránzazu Navarro

La olla exprés, la jeringuilla hipodérmica desechable y hasta la fregona. Todos ellos son inventos aragoneses. La primera se patentó en 1919 por el zaragozano José Álix Martínez. Las otras dos fueron creadas en 1968 y 1975. Manuel Jalón, ingeniero aeronáutico y oficial del Ejército del Aire, se crió en Zaragoza y fue aquí donde patentó ambos productos. Ellos fueron los pioneros, pero hoy en día, según los datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas, un total de 133 artículos son patentados cada año en Aragón. “Somos una comunidad que cuenta con un gran volumen de centros de investigación y eso permite que vayamos teniendo más peso en las solicitudes de patentes nacionales”, puntualiza Jesús Sánchez, director general de Industria, Pymes, Comercio y Artesanía del Gobierno de Aragón.

Ejemplo de ello es que, mientras que hace cinco años las patentes aragonesas solo suponían el 6,5% de todas las solicitudes presentadas en España, en la actualidad se roza el 8,5%. Todo ello, teniendo en cuenta que en la comunidad aragonesa solo residen el 3% de los españoles. Además, esta aumento se produce en un momento de cambio, puesto que la legislación que controla las solicitud de patentes se modificó en abril de 2017, provocando un descenso geeneralizado de solicitudes.

“El proceso ahora es más riguroso. Anteriormente se hacían patentes a la carta, lo que conllevaba mayores riesgos a la hora de que otra persona reclamara que el producto ya existía o al revés. En estos momentos, con el control previo que se ha impuesto, es casi imposible que se produzcan demandas y que se tenga que terminar en juicio para decidir a quién corresponde la autoría de una patente”, explica Sánchez. De este modo, superar este primer test es más complicado y lleva más tiempo; pero una vez que se logra, el resto de los trámites son sencillos y seguros. “Si antes se tardaba unos dos años en obtener una patente, ahora este tiempo se ha reducido de manera importante. Además, quien pasa esta primera fase, consigue con casi total seguridad la patente”, puntualiza.

Sánchez recuerda que una patente no es solo una idea: “Cuando se nos ocurre algo y pensamos que puede funcionar. Eso no es una patente”. El director general explica que para ser aceptada es necesario que exista un invento creativo (la idea anteriormente nombrada), pero también que este suponga un salto de conocimiento importante y que tenga una aplicación industrial, es decir, un rendimiento económico. “Si no cumple estos requisitos, no será conceptuado como una patente”, recalca.

En Aragón, la empresa BSH es la que realiza la mayor parte de las solicitudes de patentes, “muchas de ellas en colaboración con la Universidad de Zaragoza”. La institución académica, en solitario, también es la protagonista de un volumen importante de nuevos inventos, al igual que lo es el grupo Valero. “Las patentes tecnológicas y relacionadas con la electrónica, la biotecnología, los alimentos y la automoción suelen ser las más repetidas”, puntualiza Sánchez.

Para adaptaciones o mejoras de productos ya existentes hay otro tipo reconocimiento: los modelos de utilidad. “Esta identificación se les da a aquellas novedades sobre algo ya existente”, explica. En esta cuestión, la comunidad aragonesa también está mejorando y ya ha recuperado buena parte de la capacidad innovadora que se perdió durante los años de la crisis. En 2018 se presentaron solicitudes para 90 modelos de utilidad, 1.021 marcas, 274 nombres comerciales y 41 diseños industriales.

Patentar: una cuestión de ¿1.100 euros?

Según la información facilitada por Sánchez, conseguir una patente en España tiene un coste aproximado de 1.100 euros. “Para mantenerla por el tiempo máximo permitido (20 años), se deben desembolsar entre 5.000 y 6.000 euros más”, recalca. El director general especifica que “no es un coste elevado”, ya que en algunos casos se encuentra bonificado. Por ejemplo, si el papeleo se realiza de manera electrónica hay un ahorro del 15% y “la Universidad de Zaragoza y las Pymes tiene un descuento de alrededor del 50%. De hecho, en la actualidad, el 85% de las solicitudes presentadas se han hecho por internet. “Lo que supone un descuento para el interesado y además agiliza los trámites”, explica Sánchez.

También el Gobierno de Aragón convoca cada año unas ayudas que se pueden utilizar para costear “la obtención, validación y defensa de patentes y otros derechos de propiedad industrial”. De hecho, esta línea, denominada PAIP, está todavía abierta, ya que se publicó en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) el pasado 17 de diciembre. En el apartado de innovación y propiedad industrial (que es el que incluye las patentes) se pueden conseguir una ayuda máxima de 25.000 euros, pero nunca deberá suponer más del 45% de la inversión que haga una empresa pequeña y del 35% en una mediana.

En el caso de patentes europeas, el coste medio asciende a 3.000 euros y su mantenimiento a 20 años alcanza los 30.000. “Además, toda la documentación hay que presentarla en cada uno de las 24 lenguas oficiales de la Unión Europea", sostiene Sánchez. Cuando la patente es mundial, el solicitante debe decidir en qué países la presenta, lo que “supone un coste de 7.000 euros por estado”. “Para agilizar y ayudar en todos estos trámites están los agentes de la propiedad industrial (API), que se encargan de investigar si existe un producto similar, realizan la documentación y la posterior vigilancia de que no se registra un producto similar. Su coste es de unos 5.000 o 7.000 euros”, explica Sánchez. El director general recuerda que estos costes son asumibles si tenemos en cuenta que el producto que se va a patentar supone una verdadera innovación y, por lo tanto, su venta a gran escala va a generar mayores beneficios.

Etiquetas
Comentarios