Despliega el menú
Aragón

Vicente Jiménez: "La Iglesia no debe ser nacionalista. El virus del nacionalismo perjudica la fe"

El arzobispo critica que algunos miembros del clero en Cataluña se hayan posicionado a favor del independentismo.

El arzobispo de Zaragoza durante la entrevista.
El arzobispo de Zaragoza durante la entrevista.
Francisco Jiménez

¿La Iglesia tiene futuro en esta sociedad de consumo?

La Iglesia y la fe tienen mucho futuro porque la Iglesia es Jesucristo y Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre. No hay persona más actual. Ahora está celebrando el Papa la jornada mundial de la juventud en Panamá y allí se han concentrado muchos jóvenes. Más que en unos Juegos Olímpicos. Tienen que desplazarse a muchos kilómetros, con pocos medios. Les arrastra y les mueve la fe en nuestro Señor Jesucristo. Por eso siempre tendrá futuro la Iglesia.

¿Cómo encaja una institución tan antigua como la Iglesia en plena revolución tecnológica?

La Iglesia está hecha de siglos. Se adapta porque evangeliza y comunica con los medios actuales. La Iglesia es mensaje, es coloquio, es comunicación. En cada momento, la Iglesia ha usado los medios, desde el papel, la radio, la televisión y ahora la red y los medios digitales.

Su etapa al frente de la archidiócesis ha ido casi en paralelo a la del Papa Francisco, que inició su pontificado en 2013. ¿Qué balance hace de este periodo?

Es un Papa que viene de América Latina, de Argentina, viene con una mentalidad distinta a la de Europa. Conocía bien los problemas que tenía la Iglesia. Es un Papa que quiere que la Iglesia muestre a Jesucristo en el mundo de hoy, siendo una Iglesia de puertas abiertas. Es un gran referente moral. Ama a Jesucristo, a la Iglesia y a la humanidad. Y él es valiente en las reformas que está emprendiendo.

Una de sus batallas ha sido contra los casos de pederastia en el seno de la Iglesia.

Aunque hubiera solo un caso habría que condenarlo. Hay que estar cerca de las víctimas. Ahora el Papa quiere reunirse el próximo mes de febrero con los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo para buscar las medidas más eficaces. Ahora, siendo objetivos y reconociendo los fallos la Iglesia, hay que decir que son una mínima parte. En España, de todos los casos de pederastia juzgados por tribunales civiles o canónicos, ha habido 45.135 condenas, de las cuales 33 han sido a sacerdotes. Se centra el foco en la Iglesia católica, cuando es la mínima parte de los abusos. Repito, aunque hubiera uno, hay que condenarlo y estar a favor de las víctimas. Pero no pongamos solo el foco en la Iglesia.

¿Los protocolos son los adecuados?

Se ha tomado más conciencia, la Iglesia está poniendo los protocolos legales, jurídicos que aconsejan las circunstancias. Creo que en este momento la Iglesia está actuando correctamente y cuando se produce un caso aplica los protocolos establecidos, que en muchos casos son más rigurosos que los civiles.

Durante su etapa, se ha producido el conflicto independentista en Cataluña.

Como pastor de la Iglesia universal, la Iglesia es católica y universal. Y ahí caben todas las razas, credos, pueblos y por tanto no se puede unir Iglesia y nacionalismo. La Iglesia no debe ser nacionalista. El virus del nacionalismo perjudica la fe y a la Iglesia.

Parte de la Iglesia catalana se ha posicionado con los independentistas. ¿Cómo lo valora?

Una Iglesia que se posiciona con el nacionalismo está tergiversando el mismo concepto de Iglesia, que es universal y católica.

El arzobispo de Barcelona, el aragonés Juan José Omella, intentó mediar, pero finalmente no se pudo reconducir la situación.

No, porque ya estaba en vías políticas. La Iglesia, si es llamada para mediar, ofrece su mediación, porque es vínculo de reconciliación. La Iglesia ofrece un mensaje de unidad y reconciliación, que creo que es importante para solucionar los problemas.

En los últimos meses se ha suscitado debate sobre la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos. ¿Cómo se puede resolver este conflicto que también afecta a la Iglesia?

Ni la Iglesia mandó inhumarlo, ni manda exhumarlo. Fue el Gobierno de entonces el que mandó que fuera Franco al Valle de los Caídos y es el Gobierno de ahora el que quiere que lo saquen. La Iglesia dirá si da permiso o no para que entren las autoridades a exhumarlo. Pero eso será cuando lo digan los jueces, porque el asunto está en los tribunales.

¿Deberían enterrarse en la catedral de la Almudena?

Eso es cuestión de oportunidad, por razones de seguridad y otras cosas. Pero en principio la Iglesia a todo cristiano lo acoge en los cementerios católicos.

Etiquetas
Comentarios