Despliega el menú
Aragón

Los partidos políticos se repartirán 2,1 millones según los escaños de las Cortes de Aragón que logren conquistar

Ya han recibido una subvención de 365.289 euros para preparar las elecciones autonómicas.

Salón de plenos de las Cortes de Aragón, en el Palacio de la Aljafería
Las Cortes de Aragón quieren activar la Oficina de control presupuestario esta legislatura
Oliver Duch

La carrera electoral no sale gratis; más bien, todo lo contrario. Mítines, envíos postales, dietas, publicidad y refuerzos de personal son herramientas imprescindibles para que los partidos puedan difundir sus mensajes y conquistar a su audiencia. El trabajo bien realizado tiene recompensa en forma de subvenciones por cada escaño y voto obtenido en las autonómicas. En total se juegan 2,1 millones.

Al estar prorrogado el presupuesto de Aragón de 2018, la Consejería de Hacienda se ha visto obligada a conceder un suplemento de crédito para afrontar el coste extra que conlleva celebrar elecciones. El gasto total no podrá superar los 3,9 millones de euros, y la partida más cuantiosa, 2,1 millones, es la destinada a gastos electorales, es decir, a las subvenciones que reciben los partidos en función de los resultados.

También reserva la DGA 1,4 millones de euros para financiar estudios pactados con el Ministerio del Interior sobre la captura, tratamiento y difusión de datos, la actualización del portal electoral, el logo y la escenografía, la campaña de televisión y dos vídeos web o cuñas de radio. Se incluyen, además, 230.000 euros para impresos electorales y kits de voto accesibles y 125.000 euros para cubrir las dietas y los gastos de locomoción de los jueces de paz, los miembros de las juntas electorales de Zaragoza, Huesca y Teruel y el personal colaborador.

365.289 euros de adelanto

Los partidos con representación en las Cortes de Aragón han recibido ya un primer anticipo para preparar las autonómicas del 26 de mayo, que corresponde al 30% de la subvención que recibieron en las elecciones de 2015. De los 365.289  euros repartidos en total, el PP ha recibido 124.492 euros; el PSOE, 157.096 euros; Podemos, 41.742; el PAR, 62.005; Ciudadanos, 7.593 euros; CHA, 13.145 e IU, 8.549.

Es solo una ayuda inicial para empezar a funcionar. La mayoría de los partidos obtienen los recursos para activar la campaña de los anticipos de la Administración y la aportación del partido, como el PP que, en 2015, según el informe del la Cámara de Cuentas, declaró 416.727 euros. También hay formaciones que recurren al endeudamiento, como fue el caso del PSOE que solicitó 326.400 euros, y elevó la cifra global a 521.000 euros. El PAR obtuvo un crédito de 111.000 euros, que se sumaron a 64.222 en anticipos y los 182.000 euros que aportó el partido; y CHA solicitó 83.801 euros, de los 221.679 euros que declaró. IU se ciñó exclusivamente a los anticipos de la Administración (11.700 euros) y a las aportaciones del partido (101.485).

Ni Podemos ni Ciudadanos pudieron acogerse entonces a los anticipos que concede la Administración. La formación morada se financió a través del crowfunding, con 440 microcréditos para alcanzar 140.000 euros, y los de Susana Gaspar solo gestionaron 25.630 euros de aportaciones del partido.

En su misma situación se encontrará este año Vox, que no percibirá ningún adelanto, aunque sí tendría subvenciones según los escaños y los votos que sea capaz de conquistar en las autonómicas.

Una subvención muy repartida

Con el auge de los partidos emergentes, los partidos tradicionales sufrieron un descalabro en los ingresos al verse obligados a repartir la tarta de la subvención institucional. El PP perdió 161.843 euros, al pasar de 576.818 euros en 2011 a 414.967 en 2015; el PAR, de 175.000; CHA, 111.656 e IU, 60.778. Solo el PSOE se libró del impacto, al recibir 523.654 euros, 179 menos que en 2011. Podemos y Cs se estrenaron con ayudas de 139.140 y 25.310 euros, respectivamente.

El reparto de las subvenciones viene determinado por tres parámetros fijos: 12.610 euros por escaño, 0,76 euros por voto y 0,19 euros de envío de correo por elector. Pero para acogerse a ellas las cuentas tienen que estar muy claras. Cada partido debe presentar la contabilidad electoral entre los 100 y los 125 días posteriores a las elecciones, nombrar a un administrador electoral, disponer de una cuenta electoral abierta y comunicada y remitir la documentación contable y justificativa. En los ingresos, es obligatorio identificar todos los recursos, con un máximo de 10.000 euros de aportación por persona. Solo se subvencionan los gastos comprendidos entre la convocatoria de las elecciones y la proclamación de candidatos, para asumir el coste de sobres, propaganda, remuneración de personal, dietas, correspondencia e intereses de los créditos.

Etiquetas
Comentarios