Despliega el menú
Aragón

Los olivos milenarios del Sénia, declarados patrimonio mundial agrícola

Se trata del tercer cultivo español que recibe este reconocimiento y el primero aragonés. Además de en Aragón, este sistema agrícola también está presente en Cataluña y Comunidad Valenciana.

Uno de los más de 5.000 olivos milenarios. Este se ubica en el municipio de Valderrobres. Mancomunidad de la Taula del Sénia.
Uno de los más de 5.000 olivos milenarios. Este se ubica en el municipio de Valderrobres. Mancomunidad de la Taula del Sénia.
Heraldo.es

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha reconocido oficialmente como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (Sipam) los Olivos Milenarios del Territorio Sénia.  De esta forma, este sistema agrícola, presente en Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana, se une a un exclusivo grupo al que tan solo hay reconocidos en el mundo alrededor de 60. Se trata del primer cultivo aragonés con esta distinción y el tercero español, dado que ya contaban con ello la producción de la uva pasa de la comarca de la Axarquía en Andalucía y la producción de sal del Valle Salado de Añana, en la provincia de Álava,

El SIPAM es una figura que identifica y salvaguarda paisajes con biodiversidad agrícola y sistemas de conocimiento que aportan de forma sostenible múltiples bienes y servicios, alimentos y unos medios de subsistencia seguros para millones de pequeños agricultores. Y es que, “se trata de un patrimonio que no solo es importantísimo para los agricultores, sino que a su vez ayuda a dinamizar el territorio”, explica María Teresa Adell, gerente de la mancomunidad de la Taula del Sénia.

Compuesta por 27 municipios de tres comunidades, entre ellos tres localidades aragonesas pertenecientes a la comarca turolense del Matarraña: Valderrobres, Peñarroya de Tastavins y Beceite, la Taula del Sénia es una mancomunidad que pone en valor un importante patrimonio arbóreo único en el mundo: los más de 5.000 olivos milenarios o monumentales (para ser considerados como milenarios deben superar los 3,5 metros de perímetro de tronco y los 1,3 metros del suelo). “Consideramos que la mejor forma de conservarlos es que sigan produciendo aceite”, apunta Adell. Es por este motivo por el que este conjunto suele tener una producción anual que ronda los 8.000 litros. “Aunque este suele ser el dato habitual, las condiciones meteorológicas que se dieron el año pasado, una fuerte sequía seguida de unas lluvias abundantes en el momento de la cosecha, lastraron la producción y tan solo se consiguieron 1.500 litros”, señala la gerente de la mancomunidad de la Taula del Sénia, que a su vez asegura: “Esta distinción ayuda a los agricultores, ya que no solo ven reconocido el esfuerzo de mantener este cultivo, sino que el aceite que se produce mejore su ya buena valoración por parte del mercado”.

Asimismo, con este reconocimiento la mancomunidad, que se ha sentido apoyada durante todo el proceso por las tres administraciones locales, regionales y nacional, pretende seguir apostando por reforzar su apuesta por este cultivo, no solo a nivel agrícola, sino también turístico. “Están surgiendo nuevas ideas de negocio, como packs turísticos o visitas guiadas, que ayudan a dinamizar la zona”, anota Adell. Así, ya se pueden encontrar no solo rutas a pie, sino también a caballo o en bici.

Etiquetas
Comentarios