Despliega el menú
Aragón

Las primeras pruebas en la cantera caspolina de Huerta Roldán generan malestar

Los vecinos de la zona denuncian que la empresa leridana encargada de la obra está realizando trabajos sin licencia.

Algunos de los denunciantes de la Asociación de Vecinos, junto a la cantera de piedra arenisca
Las primeras pruebas en la cantera caspolina de Huerta Roldán generan malestar
Mª Carmen Ribó

Los primeros trabajos de la empresa leridana que se encarga de la construcción de la cantera de piedra arenisca en la zona de la Huerta de Roldán, en el término municipal de Caspe, ya han comenzado. Y con ellos, las reacciones de los vecinos, que no han dudado en mostrar su desacuerdo con el proyecto, aprobado en el año 2014.

Desde la Asociación de Vecinos de las Huertas de Miraflores y Zaragocetas denuncian las afecciones medioambientales y el malestar general que ya están provocando las pruebas de ruido y vibraciones que se están realizando para evaluar los efectos que producirán los futuros trabajos de extracción y transporte de la piedra. Además, también alegan que la empresa está transportando piedra fuera del perímetro sin licencia de actividad.

El alcalde de Caspe, Jesús Senante, confirma que no se ha concedido licencia de obras y que, por el momento, lo único que se está realizando en la zona son las pruebas previas a la ejecución de la cantera. Además, asegura que se está estudiando si la extracción de piedra forma parte de las pruebas previas a la construcción porque, de lo contrario, eso supondría una sanción económica para la empresa.

En cuanto a la explotación de la cantera, que tiene una dimensión de 1,45 hectáreas y una duración previsible de 22 años, Senante asegura que es un tema "en suspenso" ya que está esperando al dictamen de la sección de minas de la DGA y de las condiciones del Ayuntamiento del municipio, que la empresa debe cumplir.

Esta empresa inició los trámites para solicitar la licencia de actividad en 2014. En ese momento estaba vigente el Plan General de Ordenación Urbana, PGOU, de 1991 y según este era posible la actividad en la zona. Sin embargo, no consiguieron la licencia y actualmente con el PGOU vigente aprobado en 2015 no habría posibilidad de llevar a cabo la explotación ya que en el nuevo plan la protección medio ambiental de la zona ha cambiado. No obstante, desde el Ayuntamiento aseguran que hay que esperar.

Malestar desde 2015

Desde que los vecinos de la zona tuvieron constancia de la ejecución de la cantera en el año 2015, han expresado su malestar a través de recursos como el Justicia de Aragón o la plataforma de firmas virtual Change.org. Su principal queja reside en la ubicación de la cantera. La ‘Huerta de Roldán’ es una zona habitada de manera permanente y con una casa rural en activo a escasos metros. Por ello, desde la Asociación de Vecinos critican los posibles ruidos, vibraciones e incluso el peligro de desprendimientos cuando se explote la cantera, debido a que eso afecta directamente a sus negocios y vida personal.

Además de los vecinos, la Comunidad de Regantes de Civán es una de las principales afectadas. Esta administra los riegos y suministro de agua potable a Caspe y expresa su temor debido a que por el camino rural que se utiliza para el transporte de la piedra, pasa un túnel del canal de Civán. Esto podría producir derrumbes que dejarían sin agua a las huertas de la zona e incluso podría generar problemas de suministro de agua en Caspe.

Etiquetas
Comentarios