Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Oliete: ruta por los poblados íberos y la sima de San Pedro

Este recorrido senderista por el entorno de Oliete visita dos yacimientos íberos, el de El Palomar y el de San Pedro; y nos conduce hasta a una formación geológica excepcional como es la sima de San Pedro.

La localidad de Oliete, en la comarca turolense de Andorra-Sierra de Arcos.
La localidad de Oliete, en la comarca turolense de Andorra-Sierra de Arcos.
Laura Uranga

La localidad turolense de Oliete cuenta en su entorno con algunos atractivos que la hacen única. Situada en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, forma parte del Parque Cultural Río Martín. Proponemos esta ruta que sigue el curso del río y aprovecha parte del recorrido del sendero GR 262. Se trata de un recorrido lineal que visita dos yacimientos íberos, el de El Palomar y el de San Pedro; y nos conduce hasta a una formación geológica excepcional como es la sima de San Pedro.

El recorrido parte del Centro de Interpretación de Cultura Ibérica de Oliete. El centro forma parte de la Ruta Íberos en el Bajo Aragón y como espacio expositivo está especializado en mostrar las actividades económicas que se desarrollaban en la sociedad íbera. Se explica cómo era la agricultura, la ganadería, la artesanía textil o los trabajos de madera y la cerámica de esa época con audiovisuales y se exponen arados y otras herramientas de labranza, así como algunas piezas cerámicas originales procedentes de los cercanos yacimientos de El Palomar y San Pedro, que se visitan posteriormente en la ruta.

Desde el centro nos encaminaremos hacia la salida de la población en dirección norte, siguiendo las marcas que aparecen ya dentro del casco urbano dirigiéndonos al yacimiento de El Palomar. A poco más de un kilómetro desde el inicio, encontraremos ya los restos de este poblado íbero cuyo origen data del siglo III a.C. y que fue destruido en las Guerras Sertorianas, en el año 74 a. C. Tras visitar los restos conservados de este antiguo asentamiento, la ruta regresa al cruce señalizado y toma el camino de la izquierda, dirección este.

El recorrido está bien señalizado, hacia la sima de San Pedro y hacia el poblado del mismo nombre. Así, el itinerario marcha sobre pista asfaltada,  guiado por el cauce del río Martín, que queda a la derecha. En este tramo nos acompañarán los campos y pequeñas huertas que luego darán paso a olivos. Tras haber cubierto 4,3 km, la ruta se desvía a la izquierda para ir en busca de la fuente del Piejo, fechada en 1894. De nuevo en el camino principal, el recorrido continúa unos metros por la pista rodada y poco después, siguiendo la señalización, toma una senda que termina junto a un poste de direcciones.

Continúa de frente y a los pocos metros aparece el desvío que lleva a la sima de San Pedro. Tras acometer una ligera subida, aparece enorme pozo de 108 metros de profundidad y unos 100 m de diámetro en su abertura superior. Por su estructura geológica esta sima está considerada única en Europa. En el fondo aparece un lago, de 25 m de profundidad y todo el espacio que se crea en esta gran gruta abierta al cielo es un valioso refugio de biodiversidad, que es hábitat para unas 25 especies de vertebrados, desde aves, a murciélagos, anfibios y reptiles.

De regreso a la senda principal, el camino pasa junto a la ermita de San Pedro de los Griegos, deja a la derecha el desvío que lleva a la vecina localidad de Ariño y continúa por pista de tierra. Desde la vía, se ve en lo alto otra curiosa formación geológica, La Calapetra. A unos 9,3 km desde el inicio, el recorrido llega a su colofón, el poblado íbero de San Pedro, del siglo III a. C. 

Etiquetas
Comentarios