Despliega el menú
Aragón

Pleitas aboga por la vuelta al orden tras la marejada

El municipio tiene actualmente en José Luis Blanco a un alcalde gestor que se ha encargado de resolver los problemas administrativos más acuciantes y poner las cuentas al día.

Jornada de confraternización de la Peña el Pilón en Pleitas. El nuevo alcalde, José Luis Blanco, es el primero por la izquierda.
Jornada de confraternización de la Peña el Pilón en Pleitas. El nuevo alcalde, José Luis Blanco, es el primero por la izquierda.
Laura Uranga

José Luis Blanco lleva apenas medio año como alcalde de Pleitas, municipio al que no le unía previamente vinculación personal alguna. Su legislatura acabará en unos meses y no se presenta a la reelección porque, como Míster Wolf –inolvidable la actuación de Harvey Keitel en ‘Pulp Fiction’– solo vino a resolver problemas, aunque en un tono mucho más amable. Decía José Isbert en ‘Bienvenido, Míster Marshall’ aquello de ‘como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación; José Luis, que no la debe porque ha venido a hacer un servicio, la da gustoso. "En las elecciones del 2015 entró en la alcaldía una persona joven, Manuel Bolsa, que llegó con todas las ganas e ilusión del mundo, pero se topó con dos problemas importantes; el primero era una deuda histórica con el Estado por un tema del Real decreto de pago a proveedores, que derivó en la solicitud de un crédito grande, y el segundo era la ausencia de secretario. Había obstáculos insalvables y en junio del año pasado dimitió".

Ante el hecho consumado, el pueblo puso en marcha la búsqueda de soluciones. "Se intentó que alguien de Pleitas se hiciera cargo de la alcaldía, como dice la ley, pero nadie quería dar el paso; entonces, la Diputación Provincial de Zaragoza, por vía de un decreto y a propuesta del partido que había ganado las elecciones, designó un alcalde gestor. Pleitas se gobierna por concejo abierto, de ahí esa fórmula en vez de formar una comisión gestora. El Partido Popular me propuso, por mi formación en leyes; además, he trabajado mucho en temas de administración local y contrataciones, la DPZ nos aseguró un secretario y se entendió que ya había herramientas para poner las cosas en orden. En junio de este año tomé posesión y nos pusimos las pilas. Además, en el día a día el exalcalde ha sido un apoyo vital. Estamos al día con la Cámara de Cuentas, ya no estamos en la lista de municipios incumplidores y se han acabado las retenciones en las participaciones de los tributos del Estado, por lo que ya vamos teniendo algo de dinero, hemos pagado deudas a varios proveedores, aunque queda todavía uno… este año aún podremos renovar una calle con el Plus de la Diputación Provincial".

El pueblo recibió a José Luis con los brazos abiertos. "Me han tratado de maravilla; estaban decepcionados con la situación del pueblo y no veían salidas, pero la recepción no ha podido ser mejor".

Pasado y presente

En Pleitas se cultivan frutales y algo de olivo; ya no quedan ganaderos, pero antes también había ovejas, un número variable en cada casa, y se pagaba a un pastor para que las llevase; también vacas lecheras y de labor. Ya no hay ganaderos. El pueblo tiene encima la amenaza anual de las riadas del Jalón en primavera; dicen los vecinos más veteranos que antes eran peores, pero el año pasado hubo una considerable. Pleitas también buscó en su día soluciones alternativas de desarrollo; se pensó en recalificar como industrial suelo urbano residencial, pensando en la posible llegada de industria asistencial para la Opel, pero la idea no prosperó.

Además de la actual condesa de Bureta, que vive en el pueblo, Pleitas también tiene un ciudadano, Nicanor, que afirma haber sobrevivido al impacto de tres rayos. "No hay testigos, pero él lo cuenta y no tenemos motivo para dudarlo... pero parezcan muchos". Aunque hay muy poca gente residiendo en Pleitas todo el año, la cercanía con Zaragoza hace que muchos hijos del pueblo acudan con frecuencia a darse una vuelta.

En el pasado puente de la Constitución y la Inmaculada se reunió en el pueblo para una jornada de hermandad culinaria la peña el Pilón. Hubo hoguera en su local social, frente al pabellón; allí se reunió un buen puñado de la veintena de socios fijos, acompañados de sus familias. "Todos hijos del pueblo o apegados. Aquí solo hay una norma: trabajamos nosotros –apunta Iñaki en la cocina– tanto en la cocina como en la intendencia". Le acompañan Iñaki, Javier, Antonio... también Esteban Muñoz, charcutero, que trabajó muchos años en la zaragozana calle de Lasala Valdés y luego en Cuarte. "No hay secretos ahora con el que fue mi trabajo, el condimento se resuelve con preparados, pero no hay que desdeñar el toque del cocimiento con hinojo y tomillo, con una cáscara de naranja y un golpecico de anís".

La parroquia y la Torre de su Señoría

El patrimonio monumental de Pleitas está concentrado en la Plaza Mayor, donde se halla la iglesia parroquial (consagrada a San Juan Bautista) y el Torreón de Su Señoría. El templo es un edificio dispuesto entre medianerías y situado en la Plaza Mayor, hacia la que recae la fachada, único elemento visible del templo desde la calle: la fachada de ladrillo es sencilla y tiene una hornacina que alberga a una Virgen con Niño. Tiene una sola nave rectangular, de tres tramos más presbiterio, cubiertos todos ellos por bóvedas de cañón. A los pies se levanta un coro alto, y se adosa la torre en el lado del evangelio; tras la cabecera, dos estancias cuadrangulares cubiertas con techo plano e iluminadas por dos vanos albergan la sacristía y un almacén, y se disponen contiguas.

El interior de los muros se encuentra recorrido por una imposta abocelada de la que arrancan las bóvedas. La iluminación se logra a través de pequeñas ventanas abiertas en los muros, que se encuentran totalmente encalados. La torre es actual, y tiene en dos de sus caras huecos de medio punto.

El Torreón de su Señoría (también conocido como el castillo de los Condes de Bureta) es Bien de Interés Cultural desde 2006. En cuanto a la edificación, la DGA solicitó recientemente una licencia al ayuntamiento local para iniciar el proyecto de restauración, que se espera acometer de manera inminente. En los ochenta se derribaron los dos cuerpos superiores (del tercero se han conservado los muros de arranque) y se construyó una techumbre de emergencia para evitar un más que posible desplome. Data de mediados del siglo XIV y es uno de los pocos ejemplos de arquitectura mudéjar militar conservados en Aragón. La actual condesa de Bureta, por cierto, tiene su residencia en Pleitas.

Los imprescindibles

Senderismo

La ruta más transitada por los andariegos locales conecta Pleitas con Bárboles y Grisén por las riberas de Jalón; es el sendero R-6, con unos 6 kilómetros y medio de excursión en la que prima la caminata por la ribera del Jalón.

Ismael González

Este veterano periodista (imagen de 1960) se labró una gran reputación en la radio de San Sebastián, donde se casó y reside. No ha roto los lazos con sus raíces; en Pleitas lo quieren mucho, y sigue viniendo a menudo.

Las fiestas 

Se celebran dos a lo largo del año. La más importante y tradicional es la que honra a San Pedro Mártir de Verona el 29 de abril. En años más recientes cobró fuerza el festejo de San Juan Bautista, celebrado el 24 de junio.

-Ir al especial de 'Aragón, pueblo a pueblo'.

Etiquetas
Comentarios