Despliega el menú
Aragón

Muchas incógnitas abiertas del triple crimen de Andorra cuando está a punto de cumplirse su aniversario

La Plataforma Amigos de Iranzo sigue cuestionando el operativo y que no se alertara a la población del peligro. No se han unido las causas para estudiar juntos todos los delitos de Feher en España, como ocurre en Italia.

Manifestación multitudinaria en Andorra. La Plataforma Amigos de Iranzo convocó una gran manifestación en la localidad bajoaragonesa el 23 de diciembre de 2017 que congregó a 4.000 personas para denunciar la falta de información y en recuerdos de las víctimas (el ganadero José Luis Iranzo  y los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Caballero). Las calles de Andorra estuvieron abarrotadas y acabó en un encendido de luces en la plaza.
Manifestación multitudinaria en Andorra. La Plataforma Amigos de Iranzo convocó una gran manifestación en la localidad bajoaragonesa el 23 de diciembre de 2017 que congregó a 4.000 personas para denunciar la falta de información y en recuerdos de las víct

El triple crimen de Andorra continúa con muchas incógnitas abiertas cuando está a punto de cumplirse el primer aniversario. El 14 de diciembre de 2017 un criminal con al menos tres asesinatos y robos en zonas rurales de Italia, Norbert Feher, mató al ganadero José Luis Iranzo y a los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Caballero. Diez días antes, el día 5 de diciembre, ya había disparado a matar a otros dos hombres en Albalate del Arzobispo.

Lo que sucedió entre las dos fechas arroja numerosas cuestiones cuya respuesta sigue pendiente de los juzgados y de los detalles que puedan aportar las fuerzas de seguridad. La investigación de los tres asesinatos se está instruyendo desde hace meses y no se prevé que se juzgue hasta dentro de un año aproximadamente.

No hay ninguna discusión de que Feher es el autor de los hechos, por lo que todas las miradas están puestas en conocer y derivar otras responsabilidades como si el operativo fue procedente, si se valoró suficientemente por parte de los altos mandos que el día 5 una persona disparó a matar sin mediar palabra a dos hombres en un masico de Albalate o los posibles cómplices de Feher. Ejercen la acusación los familiares de las víctimas, el sindicato UAGA y las asociaciones de Guardia Civil AUGC y AEGC.

Debido a cambios de destino profesional, ya han pasado tres juezas por la causa. La última se incorporó unas semanas. La instrucción sigue los cauces ordinarios pero se está limitando al enjuiciamiento de los tres asesinatos: en la misma causa no se tienen en cuenta ni los robos ni la doble tentativa de homicidio de los vecinos de Albalate. Se trata de una opción distinta a la de Italia, donde Igor el Ruso cometió asesinatos y robos que se instruyen conjuntamente. En estos momentos, se está pendiente de las resoluciones de la Audiencia de Teruel sobre cuestiones que fueron desestimadas por la jueza de Instrucción y las acusaciones recurrieron.

Nueva línea de investigación

Asimismo, se abre una nueva línea de investigación en cuanto a la responsabilidad del Estado vinculada a la descoordinación entre la Policía Nacional y la Guardia Civil. Jorge Piedrafita, abogado de la AEGC y de la viuda e hija de Romero, ha solicitado una prueba, tras la información recibida de Italia, para identificar a los agentes de la UDYCO que junto a los Carabinieri estuvieron buscando a Feher en Málaga por segunda vez unos pocos días antes del tiroteo mortal.

Quiere que se les tome declaración sobre la información que había de El Ruso y porqué no fue transmitida a la Guardia Civil, y en caso de haberse hecho, a quién y de qué forma. Esta acusación busca esclarecer un elemento importante sobre la eventual responsabilidad civil subsidiaria del Estado, para dilucidar una de las razones por las que no se cotejó con los heridos de Albalate la imagen de Feher. De la misma forma, se busca la responsabilidad del Estado por omisión y por las medidas de prevención. Varias acusaciones ponen sobre la mesa que faltaron medios o no se utilizaron todos los que tenían a su alcance.

"Después de dos intentos de asesinato se rastreó la zona y poco más. Un detalle que explica bien la situación, es que lo que pasó en Albalate es exactamente lo mismo que lo de Andorra, salvo que ese día acertó y el 5, no. Si en ocho horas lo atraparon porque vinieron cuerpos especializados, ¿por qué no se llamaron antes para capturarlo antes? Algo tan sencillo aún no ha sido capaz de respondérnoslo nadie", critica Luisma Alquézar, miembro de la plataforma Amigos de Iranzo.

Esta asociación denuncia que ni que el hecho de que una persona disparara a matar en Albalate y que lo hiciera con una munición italiana (poco habitual), así como las 13 denuncias por robos y los 11 avisos en un espacio determinado de la carretera que une Albalate con Andorra, fueron suficientes para organizar un dispositivo importante ni para advertir a la población del riesgo.

En esos días hubo denuncias de robos en un perímetro de cinco kilómetros y el propio Iranzo avisó en el cuartel la misma mañana del crimen de que habían entrado en su finca. Se realizó una inspección ocular, pero no en profundidad. El ganadero se ofreció a acompañar a la Guardia Civil ese mediodía a un cañón de difícil acceso llamado cuevas de Valdoria, donde creía que podía esconderse el fugitivo. El operativo, dirigido por el capitán de Alcañiz y formado también por los agentes ROCA asesinados, empezó a primera hora de la tarde, guiado por el civil, y terminó entrada la noche. Iranzo no llegó al cuartel, se despidió antes para ir a buscar a su padre a la finca familiar, donde Feher estaba de nuevo y le mató.

Nadie valoró que hubiese riesgo, pero el día después del triple crimen estaba prevista la llegada de fuerzas especiales a la zona que estaba perimetrada por las denuncias de robos y en la que esperaban dar caza al fugitivo. Según el sumario, otro civil guió con su vehículo a la Guardia Civil hasta el lugar del tiroteo mortal, sin ser advertido del peligro, y le pidieron que abandonase la zona a 500 metros. "Si hay alguna sospecha que pueda esclarecer el caso debería investigarse. Es algo que no entiendo. Me ofrecería voluntario a investigar lo que sea, si fuera por falta de interés o de medios", afirma Kike Caballero, hermano de uno de los guardias asesinados.

Una de las cuestiones que está en el aire es la incorporación de informes sobre los cómplices de Feher. Se trata de un estudio de la Policía italiana que valora que El Ruso pertenecía a una banda dedicada al tráfico ilegal de personas que introducía yihadistas en Europa desde África. La juez denegó la petición y su decisión se recurrió. "Pedimos que se incorporen", apunta Mariano Tafalla, abogado de la mujer de Caballero.

Etiquetas
Comentarios