Despliega el menú
Aragón

¿Qué tipos de cadenas de nieve existen?

Hay cuatro tipos de cadenas y todas ellas deben colocarse en las ruedas motrices del vehículo.

Imagen de archivo.
Es esencial llevar un juego de cadenas en el maletero.
Pixabay

Con la llegada del invierno, las temperaturas descienden considerablemente y hay que estar preparado para cualquier situación que se pueda dar en la carretera. Sobre todo, si se hacen escapadas al Pirineo para desconectar de la rutina o practicar deportes de invierno. Por esas zonas existe mayor riesgo de nevadas y de hielo sobre el asfalto, por lo tanto, el uso de cadenas o de neumáticos de invierno puede ser obligatorio.

En el mercado existen cuatro tipos de cadenas, pero las que son aptas para un coche puede que no sirvan para otro. Esto se debe a las diferentes tallas que existen en función del tamaño de la rueda.

Todos los tipos de cadenas se tienen que colocar en las ruedas motrices del vehículo. En un coche de tracción delantera las ruedas motrices son las situadas en el eje delantero, mientras que en uno de tracción trasera se montarán en los neumáticos traseros.

Tipos de cadenas de nieve para el coche

Cadenas de metal: son las cadenas de toda la vida, las más económicas, pero también las más difíciles de montar, sobre todo, si no se ha hecho nunca. De hecho, es recomendable practicar antes de encontrarse en una situación adversa. Su durabilidad es mayor que las de tela ya que en los caminos que no hay nieve no es necesario intercambiarlas.

Cadenas de tela o fundas: son más sencillas de colocar que las cadenas clásicas, pero también son más caras. Se trata de una funda de tela que recubre el neumático. Al no tener partes metálicas no degradan la rueda y, además, no producen vibraciones. La principal desventaja es que siempre hay que mirar dónde hay nieve y dónde no, ya que en el momento en que la nieve desaparece las fundas se pueden romper por el rozamiento con el asfalto. Como la lona se desgasta rápido son cadenas recomendadas para usos cortos y ocasionales.

Cadenas de araña o semiautomáticas: son cadenas metálicas, pero su principal ventaja frente a las tradicionales es que son muy sencillas de colocar. Tienen un sistema de enganche que facilita mucho su colocación. Otra de las ventajas es que su tracción está considerada como una de las mejores y más seguras del mercado. Eso sí, su precio es bastante superior a las clásicas.

Cadenas compuestas, híbridas o de tipo red: están formadas por pequeños eslabones metálicos y una funda que en lugar de ser de lona es una red elástica. Es una cadena duradera, se coloca con facilidad y, además, mantiene la tracción de las cadenas metálicas. Su precio es bastante más elevado que las tradicionales o las cadenas de fundas.

Metálicas, de tela, de araña o de red, las cadenas son un elemento imprescindible que no puede faltar en el maletero de un coche. Además de saber cómo ponerlas, también es importante saber cuándo hay que ponerlas, sobre todo si se viaja a zonas donde es posible que nieve o hiele.


Etiquetas
Comentarios