Despliega el menú
Aragón

Más de 4.000 aragoneses reciben atención individual a través del plan de crónicos

La implantación del programa comenzó a finales del año pasado. Unos 11.000 enfermos complejos podrían beneficiarse en una primera fase.

A través del plan de crónicos, Maite Clarés, enfermera del centro de salud Actur Norte, ofrece una atención individualizada a 20 pacientes
Más de 4.000 aragoneses reciben atención individual a través del plan de crónicos
A. Navarro

Más de 4.000 ciudadanos forman parte del plan de crónicos complejos de la Comunidad aragonesa. Estos pacientes con más de tres patologías, polimedicados o con una situación social peculiar se incluyen en un circuito especial de atención, cuyo objetivo es intentar mejorar su calidad de vida, disminuir sus complicaciones y evitar ingresos y largas estancias hospitalarias.

Aunque Aragón ya contaba con las bases de un plan de atención a la dependencia desde el año 2006, la implantación del proyecto de crónicos complejos comenzó oficialmente hace un año en Barbastro y, desde entonces, se ha ido extendiendo a diferentes puntos de la Comunidad. El proyecto pivota sobre Atención Primaria, ya que son los equipos de los centros de salud, médicos y enfermeras, los encargados de detectar, por medio de unos criterios clínicos de inclusión, las posibles personas susceptibles a participar en este plan.

Pero, ¿en qué consiste la atención que se ofrece a estos enfermos? Después de una valoración clínica y social, el personal del centro de salud, normalmente la profesional de enfermería, habla con el paciente crónico para valorar su situación y diseñar con él y su familia un plan individualizado de atención. "Así se tiene en cuenta su estado global y se detectan sus necesidades concretas. Cada persona es diferente", explica la coordinadora asistencial de Enfermería del Salud, Carmen Chaverri, que recuerda que, además, se facilita al enfermo un "canal de comunicación directo", habitualmente telefónico, con la enfermera.

La ventaja de este plan, según precisa Chaverri, es que los profesionales de Primaria tienen en cuenta las necesidades del paciente en su día a día y son ellos los que deciden si es preciso en algún momento, por una descompensación o agravamiento de su estado, una valoración o diagnóstico por parte de una enfermera hospitalaria o un especialista. Así, existe una comunicación directa entre Atención Primaria y Especializada.

Este plan, de hecho, se complementa con las Unidades de Continuidad Asistencial (UCA), que se han puesto en marcha en los servicios de Medicina Interna hospitalarios. Estos recursos ofrecen consultas programadas, hospital de día y camas para ingresar. En estos momentos, están en funcionamiento en todos los hospitales salvo en el Clínico de Zaragoza que, según anunció el viernes en el pleno de las Cortes la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, se "habilitará próximamente". Además, hay unidades en el centro de Ejea, el hospital General de la Defensa (Militar) y San Juan de Dios.

Comunicación directa

La puesta en marcha de las UCA posibilita que los profesionales de Atención Primaria se comuniquen directamente con los especialistas sin necesidad de que el enfermo pase por las Urgencias. Uno de los objetivos del programa de crónicos es precisamente aliviar la presión asistencial de estos servicios, saturados en muchas ocasiones por las atenciones e ingresos que requieren estos pacientes, normalmente mayores y multipatológicos complejos.

A través de este plan, reciben atención individualizada 4.024 pacientes crónicos complejos, con una edad media de 80,5 años. De ellos, 1.463 pertenecen a los sectores I, II y III de Zaragoza capital, 458 al de Teruel, 449 al de Huesca, 741 a Barbastro, 525 a Calatayud y 388 a Alcañiz.

Los responsables del programa destacan el alto nivel de satisfacción tanto por parte de la Administración como de los pacientes. Reconocen que la intención del Salud es poder ir ampliando el nivel de implantación, ya que se son conscientes de que todavía se podría atender a más enfermos con estas características.

Las primeras estimaciones apuntan a que la primera fase del plan podría beneficiar a unos 11.000 aragoneses crónicos complejos. Una cifra que se ha calculado a través de unos "criterios clínicos de inclusión" aprobados, en los que se hace una valoración integral del paciente (incluyendo su situación sociofamiliar y si vive solo). Salud trabaja, además, en poder atender en un futuro a pacientes de "baja intensidad terapéutica".

Etiquetas
Comentarios