Despliega el menú
Aragón

"La democracia se ganó con la Constitución de 1978, pero se debe construir día a día"

Miquel Roca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón atribuyen al pacto y al consenso el éxito de la Carta Magna. Confían en que los problemas actuales puedan encontrar en esta norma el marco más eficaz para lograr una solución.

Los padres de la Constitución reciben la Medalla de Aragón
Los padres de la Constitución reciben la Medalla de Aragón

Aragón rindió este lunes homenaje a los padres de la Constitución de 1978, un merecido reconocimiento a unas personas comprometidas que fueron capaces de hacer de España "un país más libre y mejor". Dos de los ponentes que participaron en su elaboración, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Miquel Roca Junyent, defendieron este lunes, en Zaragoza, la vigencia de la Carta Magna, que nació del consenso y del pactismo. Pero, como Roca señaló, "la democracia, aunque se ganó en aquella época, se debe construir día a día", y expresó también su confianza en que los problemas que se dan en nuestro presente "puedan encontrar en aquella Constitución el marco más eficaz para su solución".

Visiblemente emocionados recibieron Herrero y Roca la Medalla de Aragón, el máximo galardón de la Comunidad, que se hizo extensivo a los difuntos Gregorio Peces-Barba, Jordi Solé Tura, Manuel Fraga Iribarne y el turiasonense Gabriel Cisneros. Y a José Pedro Pérez Llorca, que no pudo desplazarse a la capital aragonesa por motivos personales.

Herrero destacó la importancia que tuvo Aragón en aquel proyecto constituyente: "Es especialmente oportuno que esta celebración tenga lugar en Zaragoza, porque lo que caracterizó e hizo fecundo nuestro trabajo fue el espíritu de consenso". E hizo alusión a la vieja Corona de Aragón, cuya línea jurídico-política no se basó en el "decisionismo", sino en normas de origen pactista. Insistió, por ello, en que los constituyentes recibieron "el espíritu aragonés", y añadió que el objetivo entonces, que debe seguir vigente ahora, es que "la Constitución esté abierta a todos los españoles".

También Roca se refirió a Aragón, "tierra de libertad que sabe mucho de historia", y se comprometió a guardar como obligación principal "servir fielmente" a los valores que la medalla que recibió lleva incorporados. Advirtió de que el homenaje, más que a ellos como padres de la Constitución, debería ser "a toda la sociedad española, protagonista de una de las historias más exitosas que la democracia y la libertad han conocido" como fue la Transición, que fue impulsada por la Carta Magna.

La Constitución definió un marco de libertad y de progreso, de convivencia apoyada en el respeto al pluralismo, a la tolerancia que, en opinión de Roca, "sigue siendo una experiencia ejemplar en el mundo" y que sigue teniendo vigencia. Por eso confió en que "los anhelos legítimos que se puedan producir en su reforma" se amparen en este mismo texto.

Los presidentes de Aragón, Javier Lambán; del Congreso, Ana Pastor; y del Senado, Pío García-Escudero, acompañaron a los padres de la Constitución en el homenaje en Zaragoza, el acto central de la programación con la que el Ejecutivo PSOE-CHA quiere conmemorar el 40 aniversario de la Carta Magna.

Porque, como señaló Lambán, hay que celebrar que "tras una historia complicada", España produjo "la mejor versión de sí misma". El presidente de la DGA lo describió como "un momento epifánico de nuestras principales potencialidades cívicas, culturales, intelectuales y políticas, alineadas para impulsar un proceso de transición de la dictadura a una democracia ejemplar".

Ana Pastor se sumó al reconocimiento a los padres de la Constitución, porque su legado es "la mejor expresión de un generoso propósito que fue contraponer el consenso al disenso, la concordia a la discordia, para lograr la victoria de la democracia y la convivencia en paz". Citó la presidenta del Congreso, uno a uno, a los 26 aragoneses que, además de Gabriel Cisneros, participaron en el proceso constituyente, catorce diputados y doce senadores. Y también insistió en la necesidad de que aquel espíritu de 1978 perdure recordando, además, que en España "los éxitos siempre llegan cuando avanzamos juntos y construimos el futuro sobre la base de aquello que es compartido".

Lo valioso de la Constitución, según quiso destacar el presidente del Senado, Pío García-Escudero, es que "nos sirve para reivindicar la validez de los valores y principios democráticos que consagra y para refrescar la memoria". Pues el gran mérito de los políticos de la Transición fue que "estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos".

Su tarea, recordó, no era fácil, si bien la Constitución, "que sigue siendo el mejor marco", ha generado cuatro décadas de estabilidad. García-Escudero hizo un paralelismo con la política actual al expresar que "el problema no está en que las ideas estén polarizadas, sino en que las posturas lo estén y eso degenere en una confrontación".

Los siete ponentes elaboraron una Carta Marga que "reconciliaba a las dos Españas que cantaban los poetas", y ahí estaba buena parte de su valor para Alfonso Guerra, que presidía en 1978 la Comisión Institucional donde se trabajó la norma. El resultado fue una "buena Constitución" que propició una "transición que asombró al mundo más que a los españoles". Y cuya vigencia se defendió este lunes en la entrega de las Medallas de Aragón, en un Auditorio Eduardo del Pueyo repleto.

Etiquetas
Comentarios